Secciones
Canasta Básica

Para no ser pobre una familia necesitó casi 34.800 pesos

Así lo establece el Indec en la medición de septiembre de la Canasta Básica Total. El costo de la Canasta Básica Alimentaria llegó a los 13.913,90 pesos.

Jueves 24 de Octubre de 2019

La Canasta Básica Total (CBT), que define el nivel de pobreza, aumentó un 5,4% en septiembre respecto de agosto, y alcanzó un costo de 34.784,75 pesos para una familia tipo, informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec). En tanto, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que define el nivel de indigencia, aumentó un 4,9% y su costo llegó a los 13.913,90 pesos en septiembre.

La CBA se define como el conjunto de diversos alimentos expresados en cantidades suficientes para satisfacer las necesidades de calorías de un hogar promedio. La CBT, en tanto, incluye bienes y servicios no alimentarios, como vestimenta, transporte, educación y salud. Ambas canastas treparon en septiembre por encima del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que escaló un 5,9% con importantes aumentos en los rubros de indumentaria y de medicamentos, consignó Infobae.

Según la valoración oficial, las canastas Total y Alimentaria subieron igual, un 36,4%, por debajo del aumento de precios minoristas en ese período, que fue del 37,7%, según el organismo oficial. En los últimos 12 meses, la Total aumentó un 54,2% y la Alimentaria un 53,6%, y ambas se encuentran casi en línea con el nivel de inflación en ese período, que fue del 53,5%.

En el caso de la ciudad de Buenos Aires, la Dirección General de Estadística y Censos informó que en agosto la canasta de pobreza para una familia integrada por dos adultos y dos menores de 9 años se incrementó un 3,8%, levemente por debajo de la tasa de inflación, y la valuó en 32.823,32 pesos.

Caída de la economía

Otro de los datos que se conocieron durante la jornada involucró al nivel de actividad económica. Según el relevamiento del Indec se profundizó al contraerse un 3,8% en agosto, respecto del mismo mes del año pasado, y puso fin a la tibia recuperación que registró en los tres meses previos.

“Respecto de julio, la serie original con estacionalidad experimentó un nivel un 3,9% más bajo. El indicador desestacionalizado decreció el 1% y la tendencia-ciclo creció el 0,1% respecto del mes anterior”, detalló la repartición.

En julio, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) sumó su tercera suba interanual, al saltar un 0,6%, impulsado fundamentalmente por la actividad de los sectores agroexportadores. El avance de mayo fue del 2,7%; y el de junio, del 0,4%. Y antes de ese ciclo con resultados positivos la actividad económica transitó 12 meses consecutivos con caídas que tocaron su pico en septiembre de 2018, cuando el guarismo se desplomó al 7,2%.

La crisis cambiaria que se desató el año pasado impactó rápidamente en la actividad económica. Los números de mayo de 2018 no sólo reflejaron la grave situación del campo tras la sequía que frustró aquella campaña, sino que además representaron la primera muestra del impacto de la devaluación. Por sequía y la crisis en la balanza de pagos, el EMAE revirtió la senda alcista que mantuvo desde el primer trimestre de 2017 hasta abril del año pasado, y en mayo registró una contracción (-4,7%) que determinó el rumbo hacia la recesión

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario