Secciones
Concejo Deliberante de Paraná

Para la post pandemia, proponen horario límite en boliches para menores

El prohibición de venta de alcohol a menores de 18 años y evitar la convivencia, en el local, con mayores de edad, son algunos de los objetivos.

Lunes 08 de Junio de 2020

A la cuarta sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Paraná ingresarán hoy dos proyectos que proponen modificar la Ordenanza N° 8.615 de boliches bailables y espectáculos de distracciones diversas.

Uno de ellos refiere a resolver la conflictiva situación relacionada a la presencia de menores en estos locales, y el cumplimiento de la norma que impide la venta de alcohol a jóvenes menores de 18 años. Esa convivencia entre ambas franjas etarias viene siendo compleja desde hace tiempo.

En tal sentido, el edil Francisco Avero (UCR) propone fijar un horario límite para el ingreso de menores de 18 años a boliches, discotecas, pubs, bailes, donde conviven con personas a quienes la ley les permiten el consumo de esas bebidas.

En ese sentido, el articulado de la norma que será puesta a consideración del cuerpo legislativo, propone que los locales puedan instrumentar matinés o similares para menores entre 15 y hasta 18 años, sin venta de bebidas alcohólicas, y cuyo horario máximo de cierre deberá ser a las 2.

Por su parte, la concejala Claudia Acevedo (UCR) plantea la necesidad de incorporar la exigencia, a los locales, de instalar cámaras de vigilancia en todas las puertas de entrada y salida, incluida la salida de emergencia, con las características mínimas que se establezcan en la reglamentación, tomando en consideración las disposiciones de la Ley Provincial N°10.175 y a su decreto reglamentario N° 2.554.

Los locales ya habilitados contarán con un plazo de seis meses, desde publicada esta norma, para realizar la instalación, prorrogable, por única vez, por 3 meses.

Asimismo, se crea el Registro de prestadores habilitados dentro de la Dirección de Habilitaciones Comerciales donde deberán inscribirse los instaladores de cámaras que cumplan con los requisitos que establezca el decreto reglamentario.

El objetivo, en este caso, es que la legislación de la ciudad se haga eco de medidas que aseguran el bienestar común, disminuyan y prevengan el delito y respalden la seguridad de los ciudadanos colaborando con la función y obligación provincial en cuanto a estos objetivos.

Sesión

La sesión hoy arrancará a las 9, en el recinto ubicado en el Palacio Municipal. Y podrá seguirse en vivo a través de los canales oficiales del cuerpo legislativo.

Al igual que la sesión realizada el 7 de mayo, el plenario será presencial y se tomarán los recaudos sanitarios correspondientes. Por ello, se dispuso que se llevará a cabo sin la presencia de asesores, público en general, ni medios de comunicación, y con el mínimo de personal necesario, se apuntó.

Entre otros temas que tomarán estado parlamentario del cuerpo figura la modificación de la Ordenanza N° 9.728 que regula la actividad del servicio de cadetería en Paraná. La iniciativa de los concejales oficialistas Ana Ruberto y Sergio Granetto se fundamenta en pedido de trabajadores del sector, para mejorar las condiciones de trabajo.

Aborda aspectos tales como la seguridad, la higiene y la calidad de los vínculos laborales,

En tanto que el concejal Maximiliano Rodríguez Paulín (PRO) presentó un proyecto de comunicación en el Concejo Deliberante mediante el cual solicita al gobernador Gustavo Bordet, y al intendente Adán Bahl que autoricen el reinicio de prácticas y entrenamientos deportivos en gimnasios de la capital provincial.

En el articulado del proyecto también se solicita al Ejecutivo Municipal “que autorice y disponga los medios necesarios para la utilización, por parte de los gimnasios, de espacios públicos al aire libre, como plazas y parques”.

Al ser consultado por el proyecto que cuenta con el apoyo de los bloque de la UCR y Paraná Futura, Paulin explicó que su finalidad es acompañar “el pedido genuino de reapertura realizado por los dueños y profesores de los gimnasios que hace casi tres meses que, sin alumnos, tienen que pagar alquileres, la luz, el gas y los impuestos, y que dando clases en forma remota por medios digitales no logran juntar el dinero necesario para vivir”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario