Secciones
Tendencias

Pandemia y aislamiento dispararon el furor por el macramé

En los talleres de Paraná hay listas de espera para aprender la técnica. El macramé es terapéutico, creativo, sanador y también salida laboral ante la crisis

Sábado 02 de Octubre de 2021

La pandemia del coronavirus y el aislamiento obligatorio dictado por el Gobierno Nacional en 2020 dispararon el rescate de una práctica que parecía olvidada, aquella que vimos en los portamacetas o en las cortinas de la casa de las abuelas pero que hoy luce reeditada, con un plus de diseño que la convierte en tendencia: el macramé. Son muchas las publicidades en redes sociales que utilizan este tipo de elementos para decorar los espacios y también son largas las listas de espera para iniciar un taller que introduzca a las personas interesadas, la mayoría mujeres y de todas las edades, en un mundo fascinante para quienes utilizan las manos como terapia o vía de inspiración. Es que es una técnica en la que no se usan agujas y por eso se siente directamente el material en las manos, como cuando se amasa el pan: las manos están 'en la masa´.

macramé 1.mp4

Así es que, aunque en el día a día muchos tratan de ir deshaciendo los nudos que plantea la vida, cada vez más gente aprende a hacer nudos a través de la antigua técnica del macramé.

Mariela Cocco enseña en Eva Taller de Arte y Manualidades de calle Andrés Pazos 841, en Paraná, y en diálogo con UNO aseguró que la pandemia la obligó a reinventarse: “Me dedicaba a hacer bijouterie con piedras naturales y por la pandemia la materia prima dejó de ingresar, por eso decidí probar con esta técnica tan linda. Hacía tiempo veía páginas de Estados Unidos, Brasil y Rusia sobre el tema, en donde muestran trabajos espectaculares, además de los hilos que tienen, lograron captar mi atención", indicó. No sólo comenzó a realizar sus creaciones, sino que luego decidió compartir sus saberes con las asistentes al taller de Norma Pellegrini.

macramé.jpg

“Es terapéutico, requiere de mucha concentración y un momento para vos. Tengo alumnas de entre 12 y 81 años; la mayoría arrancaron de cero; sólo una de ellas, de 81 años, llegó al taller cuando supo por su vecina del dictado. Le comentó que ella hacía macramé cuando joven, que se lo habían enseñado en la escuela y sintió ganas de retomar”.

taller de macramé 2.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos, que se suman a la venta de telas, lanas y accesorios. Desde la esquina de Pellegrini y Perú, Patricia Acosta contó a UNO que desde el aislamiento la gente empezó a buscar videos y tutoriales en Youtube, por la necesidad de hacer algo para entretenerse y una vez que se iniciaron las flexibilizaciones de las medidas para frenar el avance del virus, las inscripciones fueron en aumento y, por ser cupos reducidos, quedaron las listas de espera. “Siempre tuvimos cursos de tejido, dos agujas, bordado chino; hindú y mejicano, telar de mesa y para bastidores, también el de macramé, pero éste último disparó un interés muy fuerte en los últimos años, también el curso de bordado y los muñecos tejidos. Creo que es tendencia. Las mujeres ven los videos, los comparten y se enganchan con aprender la técnica”, dijo.

taller de macramé patrylan 11.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

Jorgelina Ugalde tiene su cuenta de Instagram: Quiero Verte Brillar y desde allí ofrece sus producciones. “De esto vivo”, señaló orgullosa.

macramé 2.jpg

Antes de la aparición del virus a nivel mundial Jorgelina trabajaba en un jardín de infantes privado, pero cerró, como tantos otros negocios que se vieron imposibilitados de continuar sus tareas y mantener sus clientes. En su casa, y aún tratando de asimilar la situación, la paranaense comenzó un curso online con una mujer de Uruguay. “Sé tejer porque me enseñó mi abuela y siento que trabajar con manualidades, sea cual sea, me conecta con ella y con mi infancia. Veía el macramé y me encantaba. Aprendí, logré un stock considerable y me armé una cuenta en Instagram para ofrecer mis productos. Por ahora es mi trabajo y mi medio de vida. Cuando se fue flexibilizando me anoté en el grupo de emprendedores de la Municipalidad de Paraná y también participo de ferias como las de Semana Santa y la Feria de Invierno”, contó.

Nudos decorativos

Macramé es una palabra de origen francés que significa Nudo. Deriva de la palabra Makrama y ésta a su vez tiene origen en la palabra persa Mikrama. Históricamente el origen del macramé se remonta a Oriente (2.300 A.C.) a Mesopotamia, a los pueblos asirios y los persas. Ellos fueron los primeros en anudar solo con el fin de decorar con nudos los bordes de los tapetes. Se dice que es desde allí que probablemente surja la primera denominación de este arte, de la palabra árabe migramah (flecos anudados) que es anterior a la palabra turca makrama, y a la palabra francesa macramé.

taller de macramé patrylan 17.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

La pandemia y el aislamiento trajeron muchos cambios de hábitos. Algunas personas aprovecharon la oportunidad para rescatar prácticas que parecían olvidadas como el macramé. El "do it yourself" (hágalo usted mismo) vivió un fuerte impulso durante la cuarentena ya que, después de todo, los ciudadanos debían quedarse en casa. Para muchos el macramé se convirtió entonces en una forma de distenderse tras el trabajo en casa.

taller de macramé 7.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica

En los últimos años la artesanía en general regresó a las vidas cotidianas. Algunos atribuyen el regreso del gusto por decorar con macramé al retorno de la tendencia de las plantas de interior: con departamentos más pequeños, un jardín colgante ocupa menos espacio y permite una decoración más auténtica y natural.

Boom en el país

“En Argentina es el boom desde hace un tiempo. Explotó el gusto por esta técnica. De hecho, ahora que tengo el taller, mis alumnas me comentan sobre conocidas suyas que están haciendo trabajos en macramé”, contó Mariela Cocco, quien es además creadora del emprendimiento Lolita Accesorios.

taller de macramé 3.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica

Específicamente sobre la técnica dijo: “Pensé los proyectos en forma progresiva. Las chicas arrancan con los nudos más básicos y luego, en cada proyecto nuevo se mezclan los nudos que ya venían haciendo con los nudos nuevos. Ahora ya están muy avanzadas, aunque cada una tiene sus tiempos y maneras”, señaló. Entre las pautas para lograr un buen hilado destacó como fundamental la elección del hilo.

taller de macramé 6.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

Nudo a nudo se pueden crear y decorar distintos objetos de la vida cotidiana. La técnica consiste en hacer nudos con distintos tipos de hilos y cordones de algodón, aunque también se pueden usar hojas de plantas, cueros, sogas, lanas, es decir, todo lo que se pueda anudar y sea resistente. Estos nudos van formando la trama del tejido. Si bien se trata de hacer nudos, que es algo simple, hay que hacerlos con armonía, buen gusto y creatividad. Volver a lo de nuestras abuelas, pero con los estilos más modernos.

Los más habituales son el nudo de montaje, el nudo chato (o cuadrado), el medio nudo, el nudo espiral y el nudo festón. Aunque el hilo o cordón se vende habitualmente en color natural en las mercerías es posible conseguirlo en distintos tonos.

taller de macramé 10.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

“Macramé es la técnica de realizar nudos decorativos. Algunos se confunden y dicen dame hilo macramé, pero es hilo de algodón para macramé lo que se necesita. Lo fundamental es que el hilo a usar tenga cuerpo para que el nudo se note, no es el caso de la lana, por ejemplo. Ahora se está usando mucho el yute combinado con algodón”, detalló Cocco.

taller de macramé 9.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

Hay proyectos que llevan 15 minutos, otros muchos más, pero el denominador común es la paciencia. “En mi caso particular hice un camino de mesa que medía 1.70 metros, me llevó un mes pero no es dedicación full time porque soy mamá y tengo además otras actividades”.

“Comencé con dos hojitas con una piedrita natural, pase a los individuales, repisas, bolsos, clutchs, espejos, nidos para macetas y caminos de mesa. Es atrapante. Si te gustan las manualidades es maravilloso”, aseguró la emprendedora.

taller de macramé 4.jpg
En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

En Eva Taller de Arte y Manualidades se dan cita mujeres de todas las edades para aprender esta antigua técnica que hoy marca tendencia en diseño

En cuanto al costo del taller, que se realiza una vez por semana y tiene una duración de una hora y media, señaló que es de $1.700.

Volver a lo que hacían las abuelas

macramé 2.mp4

Los talleres en Patry-Lan

Tener un tapiz sobre una pared suma un toque rústico, las lámparas dan mucha calidez porque entre los nudos se refleja la luz y se puede así decorar todo un ambiente; almohadones de tela rayados, lisos y otros con dibujos en macramé y el ambiente cambia rotundamente.

taller de macramé patrylan 11.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

Los telares, los pies de cama o las mantas para poner sobre el sillón en yute, todo logra más presencia. Esto de volver a lo que hacían las abuelas, pero con un toque moderno adaptado a esta época, iba a pasar. Es infinito lo que se puede hacer y cada pieza es única porque cada una le pone su impronta.

Patricia Acosta aseguró que no hay edad promedio de asistentes a los talleres, que en su caso duran aproximadamente tres meses si quienes concurren no tienen aún una base sobre la técnica.

“El público es muy variado. Nos pasó de una abuela y su nieta que llegaron juntas a compartir una actividad y de un hombre que empezó, aunque después por motivos laborales tuvo que abandonar el taller. Ésto no es más una actividad de abuela, abarca todas las edades y hasta hay profesionales, médicos, psicólogos que lo hacen como terapia”, contó.

taller de macramé patrylan 4.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

En cuanto a los elementos necesarios, dijo que basta tener un ovillo de hilo y para empezar está bien. “Después viene un hilo especial que nosotros le llamamos 27 hebras o 27 cabos, es grueso, tiene 3 milímetros. Con eso se hacen pantallas de veladores, bolsitos, camino de mesa, cortinas, revestimiento de envases de vidrio o decoración de espejos. Un ovillito sale desde $30 y con eso aprenden a realizar los nudos, una vez aprendida la técnica después pueden comprar un cono de un kilo que cuesta $1.400 porque no tienen desperdicio”, explicó Patricia.

taller de macramé patrylan 15.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

También brindó otros precios: las agujas de crochet valen $140, las de tricot número 5 $200, la lana más económica $280 los 100 gramos (con 200 gramos alcanza para una bufanda).

taller de macramé patrylan 9.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados. También los muñecos de amigurumis

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados. También los muñecos de amigurumis

En el caso de Patry-Lan, el desarrollo del taller es libre, es decir que las chicas no siguen un programa y comienzan con lo que eligen. “El furor del macramé empezó en 2019 y se profundizó con la pandemia. Sirve para desestresarse y además se formaron grupos hermosos”, indicó la entrevistada.

taller de macramé patrylan 17.jpg

La moda del macramé

El macramé sintoniza con el espíritu de los tiempos que corren y el tema de la sostenibilidad. El macramé se hace con hilo de algodón, una materia prima que se puede conseguir de forma ecológica. Dos nudos básicos son suficientes para hacer una pieza colgante para decorar una pared.

macramé 1.mp4

taller de macramé patrylan 18.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

Además del hilo apropiado se necesitan unas tijeras y un anillo decorativo de madera. O incluso más simple: una rama. Si se quiere embellecer aún más el colgante de pared hecho en casa, se pueden añadir unas cuentas de colores, plumas u otros accesorios.

Cuanto más se domina la técnica, más elegante e interesante se vuelve este arte

taller de macramé patrylan 6.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

taller de macramé patrylan 8.jpg
Además de la materia prima Patry-Lan ofrece diferentes talleres

Además de la materia prima Patry-Lan ofrece diferentes talleres

taller de macramé patrylan 16.jpg
En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé  y bordado, los más buscados

En Patry-Lan hace más de 20 años que se dictan cursos y hay una larga lista de espera. Macramé y bordado, los más buscados

Venta en las redes

Para Jorgelina no sólo es un hobby, una terapia, es también hoy su trabajo. “Todo fue muy nuevo para mí. Una vez que tuve la cantidad necesaria volqué las fotos a las redes sociales para empezar a comercializar lo que hacía, algo que tampoco manejaba.

“Me hacen los pedidos a través de Instagram en Quiero Verte Brillar y entrego a domicilio o lo pasan a retirar por mi casa”, contó Jorgelina.

Entre lo más pedido se encuentran los espejos decorados, portamacetas y nidos para las plantas.

Costos: un espejo de 15 centímetros más el tejido cuesta entre $1.100 y $1.300. Jorgelina hace espejos de hasta 40 centímetros.

Portamacetas simples cuestan $350 y los más trabajados $800.

Nidos chiquitos desde $400, los más grandes $600.

“Trabajar con las manos me lleva a la época en que mi abuela me compartió su sabiduría, me da mucha emoción y además me gusta poder hacerlo desde mi casa. Mi sueño a futuro es un showroom y mi proyecto más ambicioso es instalar un local de decoración basado en el macramé”, confió la consultada.

Hobby, terapia, creatividad y entrenimiento, el macramé es un retorno a las raíces, con las manos y a través de nudos decorativos, es punto común entre abuelas y nietas y es belleza con un enfoque único. El macramé es hoy una tendencia que crece entre el buen gusto y el arte.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario