pandemia

Pandemia: aún hoy los velatorios son con grupos reducidos y horario restringido

La situación sanitaria de la pandemia mejoró, pero los servicios de sepelio siguen con férreos protocolos: los velorios solo duran entre cuatro y ocho horas

Domingo 28 de Agosto de 2022

La pandemia del coronavirus trajo cambios sustanciales en la vida de las personas y algunos de ellos llegaron para quedarse, más allá de las flexibilizaciones actuales. Al menos eso ocurre en los velorios en Paraná y otras localidades de la provincia.

Si bien hay diferentes políticas en las empresas que ofrecen el servicio de sepelio, desde que se restableció la posibilidad de velar a un ser que partió los horarios son más reducidos en relación a la prepandemia, al igual que los grupos de allegados que pueden ingresar a la sala de velatorio.

En algunos sitios el velorio dura solo cuatro horas como máximo, y se realiza únicamente durante el día. La puerta de la sala se cierra a las 19 y se vuelve a abrir a las 7, y se va organizando el servicio para que le quede cómodo a los deudos, en base al horario de la sepultura. En otros lugares se permite velar al fallecido en horario nocturno, y esta instancia se extiende hasta ocho horas, pero en todos los casos coinciden en que el ingreso a la sala puede ser solo de 15 o 20 peronas a la sala; a medida que van saliendo, pueden entrar otros, respetando este número, para evitar aglomeraciones.

pandemia velatorios.jpg
La situación sanitaria de la pandemia mejoró, pero los servicios de sepelio siguen con férreos protocolos: los velorios solo duran entre cuatro y ocho horas

La situación sanitaria de la pandemia mejoró, pero los servicios de sepelio siguen con férreos protocolos: los velorios solo duran entre cuatro y ocho horas

Actualmente en la casa de servicios de sepelios de calle Echagüe, en la capital entrerriana, los velorios duran hasta ocho horas, pero esta cuestión fue variando según la situación sanitaria. “De parte de Salud de la provincia no nos llegaron directivas sobre cómo cuidarnos en la actualidad. A los cuidados los hemos implementado consultando con el médico de la empresa, y los horarios de velatorio los hemos ido regulando en base a cantidad de servicios mensuales que había: por ahí eran cuatro horas, por ahí dos o seis. Desde hace tres meses aproximadamente el velorio es de ocho horas de corrido y de noche la sala está abierta”, contó a UNO el encargado, Paulo Otero.

En este marco, señaló: “Fue chocante pasar de velorios que duraban 24 horas antes de la pandemia, a dos solamente. Las familias al principio no lo entendían y se quejaban por el poco el tiempo que dura el velatorio, pero ahora ya se han ido acostumbrando. Sería importante que Salud lo divulgue para que la gente ya sepa esto, así no los toma por sorpresa esta reducción de las horas de velorio, porque muchos aún no lo saben”.

No obstante, observó que existen casos en que prefieren que esto sea así, e inclusive observó: “Si bien para el cuidado de los deudos nosotros podemos poner un horario máximo, ellos deciden si prefieren un velatorio más corto: algunos optan por cuatro, tres, dos horas; otros eligen no velar al familiar fallecido y llevarlo directamente al cementerio o al crematorio, por más que no haya fallecido por Covid”.

Sobre este punto, aclaró que en los casos en que la muerte haya sido por esta causa “no hay velatorio”, y precisó: “Se sigue activando el protocolo de Covid y esto rige para todas las casas de sepelio: se busca al fallecido; se lo suelda o cierra al cajón en el nosocomio en el que se haya producido el deceso, ante la presencia del personal de salud y certificando que ese es el cuerpo, y luego lo traemos acá hasta la partida del cortejo, o bien va al cementerio directamente”.

“Actualmente tenemos unos 20 fallecidos al mes por Covid, en un total de 60 o 70 servicios”, aseguró.

A su vez, mencionó que en un velorio hoy en día a la sala pueden ingresar hasta 15 personas.

En cuanto a los trabajadores de la casa de sepelio, sostuvo que siguen usando barbijo, por más que estén vacunados, y comentó otro cambio en el servicio que llegó para quedarse: “Antes teníamos un muchacho que servía café a cada uno de los deudos que estaban acompañando en el velatorio, pero a partir de la pandemia eso ya no se hace más; se deja una canastita con sobres de café cerrados, vasos descartables y demás”.

Carlos Falcón, referente de la casa de sepelios de calle Urquiza, sostuvo que siguen con las directivas implementadas por el Estado, y que las mismas que no sufrieron modificaciones ni tuvieron mayores flexibilizaciones, como en otros sectores. “Pueden ingresar solo grupos de 15 a 20 personas”, dijo, y explicó: “Otras empresas trabajan distinto, pero en nuestro caso los velatorios son de cuatro horas y de día, de noche no se está velando y a la mayoría le parece bien esto. Cerramos a las 19 y si hay alguien que fallece cerca de esa hora, se lo deja en una sala hasta las 7 del otro día, que abrimos, para hacer el velorio; o se acomoda el horario según cuándo esté estipulado el entierro. Por ejemplo, si la hora en que lo sepultan es a las 15, sería de 10 a 14 el velatorio”.

Al igual que Otero, Falcón observó: “Por ahí han ido cambiando las costumbres en los velorios y hay quienes no quieren velar al fallecido, esto se viene dando incluso antes de la pandemia. O quieren hacerlo menos horas. Tampoco se envían ya tantas coronas y flores, y hay mucha más cremación que años anteriores. También se han acostumbrado a los entierros en tierra, que se dan generalmente en los cementerios privados”.

Jonathan De Kimpe, director del servicio fúnebre para personas sin recursos que ofrece la Municipalidad, concordó: “Quedó vigente del protocolo anterior por Covid, ya que nunca se presentó uno nuevo que nos dé la orden de volver a la normalidad”.

El funcionario mencionó que también trabajan con velorios que duran cuatro horas en promedio, dependiendo de la decisión de la familia: hay quienes prefieren un tiempo menor. “A veces tenemos entre tres y cinco velorios por jornada y debe darnos el horario para sepultar a quien se estuvo velando e ingresar al siguiente fallecido, ya que tenemos dos salas: la Sala Cielo, que está en el cementerio, y la Zabala, en Anacleto Medina. Si bien la mayoría son de día, ha habido casos que estuvieron hasta las 21 por este motivo”, manifestó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario