La Provincia
Sábado 04 de Agosto de 2018

Padres que pelean por ver a sus hijos dan cuenta de necesidades y desafíos

Reflotan la organización de ayuda para quienes están impedidos ilegal o ilícitamente de encontrarse con sus seres queridos

En Paraná funcionó hasta hace unos años un grupo de padres que daba pelea para poder ver a sus hijos, impedidos de hacerlo ante la separación de la pareja o el divorcio y con causas judiciales sostenidas por denuncias presuntamente falsas. En el último tiempo, desde la organización decidieron recuperar la tarea en la zona.
La mayoría de las separaciones y divorcios encuentran su forma de resolverse por acuerdos, instancias de mediación y también después de audiencias judiciales. Pero hay casos complejos, donde una de las partes utiliza artilugios legales como denuncias penales falsas, que no permiten que los hijos puedan ver a uno de sus padres; hay procesos que duran años. Ante el incremento de situaciones similares y el largo período de tiempo que le lleva a la Justicia resolverlos, en las principales ciudades argentinas se conformaron grupos que atienden esta problemática, contienen y asesoran. "Hace seis años que trabajamos en Rosario y tenemos relación con organizaciones de todo el país y con otras de distintas partes del mundo. En Paraná hubo una asociación que después se disolvió y queremos volver a reunir a los padres, y también a los abuelos y a las madres que pasan por esta situación", dijo a UNO Fernando Taborda, referente de Padres y Abuelos por los niños separados de su familia (Payab)
Contó que en Paraná, quien llevaba adelante la tarea era José Luis Pagani, quien fue entrevistado en varias oportunidades por UNO. "El año pasado este hombre se suicidó. Ese fue el detonante para retomar en Paraná esta actividad, la nobleza nos obliga, queremos honrar su memoria, nos interesa difundir esta situación", dijo Taborda, y nombró otros casos de integrantes de estas organizaciones que tuvieron desenlaces similares en el último período. "Queremos que se sepa y que haya un grupo que brinde contención en Paraná", destacó.
Contó que Pagani llevaba años en una situación de nunca terminar. "Resolvía su régimen de visita para ver a su hijo, pero se cumplía cuando la madre quería. También sufrió denuncias falsas y estaba en una condición laboral con una carpeta médica abierta, no se encontraba desocupado pero tampoco cesante y no podía retomar su trabajo", relató Taborda entre otros hechos, y agregó: "Nos volvió a contactar la mamá de Pagani tiempo atrás y nos dijo que estaba viendo a su nieto; desgracia de por medio, parece que la otra parte aflojó un poco, pero sabemos que son situaciones que van y vienen. Lo que sucede es que la Justicia no implementa medidas de solución".
La historia de Fernando Taborda y su hija también fue dura. "Mi situación mejoró muchísimo. Mi nena está en Paraná y la veo. Mi caso terminó con una guarda provisoria a favor de la abuela de mi hija porque demostré que lo que decía la madre no era algo veraz, no demostré que eran falsas, pero sí que no tenían sustento", dijo, y contó que ahora se encuentra con su hija todos los fines de semana. Taborda vive en Rosario. "Al principio la veía con intermitencia, hubo meses en que no sabía dónde estaba. Después cuando llegaron las primeras denuncias falsas estuve un año y medio sin verla y la segunda vez cuatro meses", relató.
Según Taborda el problema no es solo de la Justicia argentina, sino que se multiplican los casos en el mundo. En general, dijo que ante la ruptura de la pareja, hay hijos que quedan en el medio y son usados por una de las partes que no deja que se vea con la otra. Hasta incluso, y aquí es donde llegan los mayores problemas, se radican denuncias falsas por violencia, alcoholismo u otras drogas, o hasta acoso sexual que llevan a medidas de restricción. Hasta que se dilucida la situación pueden pasar dos años en que un padre –por lo general son padres, pero también hay madres y abuelos– no pueden ver a sus hijos.
"En Paraná hay una mamá que no puede ver al hijo porque se lo llevaron a Buenos Aires", dijo Taborda entre otros casos. "La bala de plata es la denuncia falsa por abuso sexual porque es muy difícil de dilucidar y se da en chicos de 2, 3, o 4 años a los que se les hace muy difícil exteriorizar con palabras la situación y donde todavía falta avanzar en la cuestión judicial con las cámaras Gesell del país", dijo, y contó que si bien existen profesionales idóneos, hay casos en donde ni siquiera se siguen los protocolos. "Entonces, la parte denunciada, sin estar imputada, vive procesos que duran dos años y puede estar impedido de ver a sus hijos durante ese tiempo. Eso es gravísimo porque lo que hay es un abuso emocional y se usa al niño", dijo, y señaló que desde la organización estiman que por lo menos hay unos 15.000 casos activos en paraná con distinto nivel de gravedad, algunos complejos y otros de simple resolución.
En Paraná llegaron a ser más de 10 las personas que conformaron este grupo de ayuda y asesoramiento. En Argentina, la ONG que coordina Taborda tiene seis años de desarrollo y en noviembre realizarán un encuentro con referentes de todo el país. "La gente se va animando a denunciar estas cosas", concluyó.

Acompañar, contener y asesorar, claves de la tarea

Payab es una organización que incluye a padres, madres y abuelos, y al conjunto de la familia. Se trata de una ONG cuya misión es ayudar a las personas que se encuentran impedidas ilegal o ilícitamente de ver a sus hijos, orientar las acciones que llevan a la búsqueda de justicia y acciones individuales que minimicen errores y conflictos. Se trata también de un grupo de contención para quienes atraviesan estas situaciones.
Entre los objetivos, ayudan y acompañan en el proceso legal de recuperación de las relaciones con los hijos. Asimismo explicaron que no se encargan de patrocinar casos, procuran compartir información y difundir los derechos y responsabilidades.
También trabajan, estudian y ofrecen soluciones a los organismos y autoridades judiciales.
Aquellos que quieran asesoramiento, tengan interés en sumarse desde Paraná y Entre Ríos, o simplemente necesiten ayuda ante estos tipos de problemas pueden comunicarse al (0341) 152549341 o también hay que ingresar a la página de facebook: Padres y abuelos por los niños separados de su familia.

Comentarios