Paraná - Santa Fe

Ofelia controló cada tuerca del túnel subfluvial

En la construcción del túnel subfluvial que une Entre Ríos y Santa Fe trabajaron 2.000 personas, una de ellas fue Ofelia Voltolini, quien rememora sus tareas

Jueves 19 de Agosto de 2021

El túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis, significó un antes y un después para Entre Ríos y Santa Fe. En su construcción trabajaron 2.000 personas y un equipo de buzos que realizó tareas a 30 metros debajo de la superficie del río Paraná para concretar una de las obras de ingeniería más importantes de América Latina. La vialense Ofelia Mercedes Voltolini, quien se desempeñó en la administración durante la obra, contó lo que significó ser parte del mayor desafío ingenieril en la historia de la provincia.

ofelia tunel subfluvial 1.jpg
Ofelia, la mujer que controló cada tuerca que se usó para construir el túnel

Ofelia, la mujer que controló cada tuerca que se usó para construir el túnel

Suma precisión

Ofelia Voltolini nació en el campo y cuando llegó a la adolescencia se mudó a Paraná. A los 26 años ingresó a trabajar en la obra del túnel, donde se desempeñó en el área administrativa, en una época donde la palabra computadora era una rareza y todo se llevaba a mano, birome y papel.

ofela tunel subfluvial 3.jpg
Ofelia, la mujer ubicada a la derecha de la foto

Ofelia, la mujer ubicada a la derecha de la foto

Primero trabajó en Contaduría; luego en Compras y Licitaciones. "Nosotros hacíamos licitaciones de todo lo que se importaba. Hacíamos cotejo de precios y luego se analizaban las distintas ofertas que provenían de Holanda, Alemania y Suiza", contó a Nueva Zona y agregó: “Se importaban muchísimas cosas, ya que los alemanes no le tenían demasiada confianza a la industria argentina. Sin embargo, había algunas cosas nacionales que ellos aceptaban porque las consideraban de buena calidad; pero eran las menos”.

Todo se llevaba en planillas, donde se inventariaba todo lo que había y se controlaba el stock. Cada tuerca o herramienta que ingresaba a la obra, se inventariaba en fichas hasta que ese material era dado de baja mediante un comprobante. “Todo se llevaba a mano, sin embargo, el último año que trabajé allí llegó una computadora de gran tamaño", recordó.

Embed

“La gente saltaba de alegría”

"Cuando se inauguró, la gente no podía creer estar pasando bajo del río. Al principio de la obra, nadie podía entender cómo iba a transitar en auto bajo del agua. Fue impresionante ver a la gente los primeros días; no salían de su asombro”, recordó la vialense y añadió: “El día que se inauguró el túnel, todos festejaban y saltaban de alegría. Fue hermoso haber vivido ese momento. Hasta el día de hoy, cuando viajo a Santa Fe, siento un gran orgullo al pasar por el túnel. Es como una parte de mí", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario