Secciones
La Provincia

"Nunca hubo una red de monitoreo de la situación vial de la ciudad"

El secretario de Planeamiento e Infraestructura de la Municipalidad, Guillermo Federik, habló con 97.1 La Red Paraná sobre los alcances de la flamante Unidad Ejecutora Vial. El funcionario sostuvo que "en seis meses el área central de la ciudad y los principales barrios deberían tener su trama vial en condiciones de transitabilidad".

Lunes 05 de Noviembre de 2012

El secretario de Planeamiento e Infraestructura de la Municipalidad de Paraná, Guillermo Federik, explicó a 97.1 La Red Paraná los alcances de la recientemente creada Unidad Ejecuto Vial.
 

En diálogo con el programa Maldición, va a ser un día hermoso, y en relación a la red de agua potable, el funcionario sostuvo que “el problema de Paraná está en su red obsoleta y vetusta, y muchas veces sin suplementos técnicos, como las válvulas de presión que regulan su funcionamiento y que vienen fallando sistemáticamente. Esto requiere un plan de recambio y sustitución”.
 

Al respecto, explicó que “estamos completando los estudios para hacerlo racionalmente, ya que sustituir la red en su conjunto no está al alcance de la renta de la ciudad, porque es una obra que supera los 100.000 pesos. Es tan costoso como la misma planta (potabilizadora de agua), pero hay que hacerlo. Para eso vamos a pedir el auxilio económico de la Nación. El primer paso lo estamos dando con este proyecto en etapas”.
 

Federik señaló que “lo que hay que tener en claro es que ante cualquier arreglo de pavimeinto o de calle, si no solucionamos el arreglo de los caños que hay por debajo, es plata tirada a la calle”.

  

Baches y caños
“Mas allá de que en esta gestión hemos arreglado algunos baches producidos por roturas de caños, y que hemos reparado esas roturas, la base donde se asienta el caño y los caños en sí estaban tan obsoletos que se han vuelto a romper, quizá no en el mismo lugar donde se reparó, pero sí a escasos centímetros o metros. Por lo tanto el problema del bache volvió a originarse. Y es una cuestión a tener muy en cuenta, por eso tenemos un mapeo de los sectores de mayor riesgo de caños y estamos comenzando a hacer esa reparación sistemática”, graficó Federik.
 

El secretario de Planeamiento e Infraetsructura dijo que “nuestra cuadrilla de la nueva Unidad Ejecutora va a tener incorporada un área de mantenimiento de redes, que es la que va a ir en forma previa evaluando la situación de las redes subterráneas previo a las reparaciones. Es la primera vez, y aunque parezca inaudito, que las áreas de Obras Sanitarias y de Planeamiento trabajan en conjunto con la de Conservación Vial. Con anterioridad eran organismos estancos, por lo que la unidad permitirá trabajar en conjunto”. Luego añadió: “Aunque parezca mentira, esta situación estanca de la administración hacía que los organismos técnicos actuaran por separado, sin ningún esquema de solidaridad y de trabajo en conjunto, lo cual es una barbaridad no sólo desde el punto de vista institucional, sino también técnico”.

El funcionario indicó que “recuperar la ciudad de los baches que hoy tiene es un objetivo de corto plazo. Mantenerla es un trabajo permanete”. Por eso uno de los trabajos de la Unidad Ejecutora Vial será “el recambio integral de la red de agua potable más algunas cañerías de desagües cloacales y el completamiento de la red de desagües pluviales, que es una tarea que a la ciudad le va a llevar 20 o 30 años completar, por lo tanto es un servicio básico urbano que tiene que continuar en el tiempo”.

Federik consideró que “con esta nueva organización, con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) colaborando permanentemente y la producción de la planta asfáltica como la tenemos ahora, en seis meses el área central de la ciudad y los principales barrios deberían tener recuperada su trama vial en condiciones de transitabilidad, lo que no quiere decir que no vuelvan a aparecer baches, porque la realidad es que los baches aparecen por varias condiciones que van a seguir ocurriendo en el transcurso del tiempo. Por eso hay que ir reparándolos con un plan sistemático”.

El secretario de Planeamiento e Infraestructura cuestionó que en la gestión anterior “ni siquiera había un plan de mantenimiento, que es lo que nosotros queremos instrumentar. Una cosa es recuperar los baches que ya existen porducto del abandono y la desinversión, y otra cosa es mantener preventivamente la red vial de modo que no se produzcan grandes baches, y cuando se produzcan los primeros síntomas se pueda actuar antes de que el daño sea mayor”.

“Nunca hubo un manual de gestión y de procedimiento para Conservación Vial para alentar esta situación, nunca hubo una red de monitoreo de la situación vial de la ciudad. Todas esas cuestiones hay que hacerlas, porque cuando ocurren los colapsos, son integrales”, sostuvo.

El problema del suelo
Federik reconoció que “nuestro diagnóstico inicial con GPS de los 2.000 baches que visualizamos al inicio de la gestión fue quizá algo ingenuo, porque esa situación fue como una fotografía del momento. En el transcurso del tiempo esos 2.000 baches se transformaron en muchos más, y en la medida que algunos se iban recuperando otros aparecían, porque la situación de fondo era persistente”.

El funcionario explicó: “Tenemos una ciudad con un suelo muy malo en relación a otras ciudades, porque la arcilla que predomina en nuestra base superficial tiene la capacidad de saturarse de agua cuando llueve mucho, hasta que colapsa porque no absorbe más, y esto genera grandes posibilidades de baches. En nuestra ciudad, la arcilla y las napas freáticas que son superficiales, porque estamos rodeados de arroyos generan esta situación de inestabilidad, y en tanto no haya un método sistemático para atenderlo, vamos a seguir teniendo estos problemas. Por eso en esta emergencia vial vamos a generar un plan maestro de drenajes urbanos”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario