Secciones
Para el año que comienza

Nuevos destinos pastorales en el Arzobispado de Paraná

Como sucede cada fin de año, se disponen cambios y nuevas misiones para sacerdotes de la Arquidiócesis de Paraná.

Viernes 07 de Enero de 2022

El arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari, dio a conocer modificaciones en los destinos pastorales de algunos sacerdotes para el año que comienza, en jurisdicción de la Arquidiócesis.

Designó como párroco de San Cipriano y San Francisco Javier, de Diamante, al presbítero Eduardo Jacob; como párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, en Paraná, al presbítero Miguel García; y como párroco de Nuestra Señora de Pompeya, en Paraná, al presbítero José María Zanuttini.

En la comunidad de Cristo Rey, en Sauce de Luna, se desempeñará como párroco el presbítero Ariel Parise; mientras que el presbítero Emanuel del Castillo será vicario de la parroquia Nuestra Señora de Luján, en Paraná.

Cambios

El presbítero Gustavo Olmo será vicario parroquial de Nuestra Señora de La Paz, en La Paz, y el presbítero Claudio Masutti será vicario de la parroquia San Cipriano y San Francisco Javier, en Diamante. El sacerdote deberá continuar sus estudios de la Licenciatura en Catequesis.

En tanto que el arzobispo fijó la residencia del presbítero Fabián Castro en la parroquia San Miguel Arcángel, en Paraná, y a cargo del proyecto de informatización de las parroquias, y del presbítero Ricardo López en la parroquia Santa Ana, en Viale.

Finalmente, el arzobispo ha adscrito al diácono Daniel Picoli a la parroquia Cristo Peregrino y Santo Domingo de Guzmán, en Paraná, con responsabilidades pastorales en la capilla San Martín de Porres, del barrio Anacleto Medina de la capital provincial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario