Secciones
Transporte público

Nuevo aumento del boleto y menos frecuencias, medidas inminentes en el transporte

Otro ajuste de la tarifa ya está en estudio, y no se descartan más quitas de subsidios en los boletos diferenciados, como obrero o jubilado.

Jueves 18 de Julio de 2019

A poco más de un año de haberse puesto en vigencia un marco regulatorio para el funcionamiento del transporte público en Paraná, junto a una nueva concesión por ocho años –con la posibilidad de una prórroga por otros cuatro años más–, todo parece indicar que habrá que barajar y dar de nuevo.

Con incumplimientos de todos, desde las empresas para mejorar el servicio, hasta el Ejecutivo municipal para controlar el esquema operativo y el Concejo Deliberante para pensar la sustentabilidad del sistema sin intereses políticos, el lunes en audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Provincia empezará a rediscutirse la modalidad que tendrá la prestación pública en Paraná, en un contexto de severa crisis e incierto futuro.

Bajo la presentación del Procedimiento Preventivo de Crisis se abre un paraguas legal para modificar distintos aspectos de la concesión. Las empresas solicitaron menor cantidad de coches en circulación, frecuencias mayores para el paso entre cada unidad de la misma línea, quita de servicios –como en horario nocturno– llevando a un ajuste del 40% del actual esquema de prestación. En materia laboral, pretenden abonar el 70% de los salarios a los trabajadores, pagar hasta en cuatro cuotas el medio aguinaldo, pagar solo el 50% de lo correspondiente de indemnizaciones por despidos, y justamente, un plan de cesantías de 94 puestos, y otra cifra similar por suspensiones.

Estos aspectos están contemplados en la presentación formulada en la cartera de Trabajo, según se informó a UNO.

La propuesta se da en un marco también de creciente déficit en la prestación. Tal como indicó el edil Juan Enrique Ríos (FPV), de más de 160 coches que deben recorrer la ciudad a diario, se observan solo el 80%, en el mejor de los casos. Mientras la Unión Tranviarios Automotor (UTA) ya alertó que se han llevado de Paraná nueve coches, pertenecientes a Mariano Moreno pero que asistían a las líneas a cargo de ERSA.

Las empresas concesionarias sostienen que con la actual estructura de subsidios y tarifas, solo puede atender unos 600.000 kilómetros mensuales, sobre un total estipulado en el contrato de concesión, de 930.000 kilómetros.

“Nosotros rechazamos de plano esta solicitud. Es tan perjudicial para el trabajador como para los pasajeros; si la empresa lleva adelante todo lo que pretende, se termina el transporte en la ciudad, los pasajeros no tienen más servicio, y claro está, los trabajadores no tendrán trabajo”, afirmó en diálogo con UNO. Y acotó: “Acá el gran problema que tenemos está en manos del Ejecutivo municipal, que desde las elecciones en adelante dejaron de gestionar. Alguien tiene que tomar cartas en el asunto, con subsidios para que el pasajero no pague más el boleto. Ya desde agosto va a tener que pagar 2,80 pesos porque el municipio retiró un subsidio”, y se refirió también al atraso de la tarifa.

Hace poco más de un mes, la concesionaria Buses Paraná –Unión Transitoria de Empresas (UTE) integrada por Mariano Moreno y ERSA– elevaron la solicitud de incremento del boleto. La suba a 22,80 pesos, con un plazo ahora recortado de un subsidio de 2,80 pesos para los paranaenses –vigente hasta el 1º de agosto– se puso en vigencia en abril, pero con costos evaluados en septiembre y octubre, en el Órgano de Control del Sistema Integrado de Transporte Urbano (SITU).

Empresas, funcionarios municipales y gremiales coinciden que la tarifa técnica estará en el orden de los 35 pesos –a fin de año había dado 27 pesos–.

Más allá de una inminente nueva suba del boleto urbano, deberá estar acompañada por subsidios para que los pasajeros no afronten todo el costo real del servicio. Actualmente, el esquema de subsidios está compuesto por un aporte del 17% de Nación –a través de la tarjeta SUBE–, un 50% de la Provincia, y aportes del municipio que no se han venido cumpliendo, como los pagos del Boleto Estudiantil Gratuito Universal (BEGU) o del subsidio de 2,80 pesos vigente desde abril.

Desde el Ejecutivo se confió ayer a UNO que es probable que en la mesa de negociación con las empresas y el gremio –en la audiencia en Trabajo– se evalúe el retiro o reducción de subsidios de boletos con tarifa diferenciada: son los casos del boleto estudiantil primario actualmente en 2,28 pesos; el secundario en 5,71 pesos; el terciario y universitario en 6,84 pesos; el obrero a 14,83 pesos; y el jubilado en 10,26 pesos. El BEGU parecería estar algo más a salvo, al estar vigente por ordenanza.

Protesta

Para hoy se lanzó una convocatoria con el fin de rechazar el aumento del boleto a los usuarios paranaenses, como consecuencia de la quita del subsidio de 2,80 pesos, por lo que pasará de 20 a 22,80 pesos. Se movilizarán la Asamblea Ciudadana de Paraná, el Sindicato de Trabajadores Jubilados de la Provincia y organizaciones gremiales.

Sin paro en Paraná

La negociación paritaria para los choferes de colectivos del interior del país no avanzó, por lo que ayer UTA ratificó un paro hoy y mañana en los servicios urbanos. En Paraná, por el PPC de las empresas, no habrá medida de fuerza y el servicio será normal.

Dicen que no se pueden cambiar las condiciones de la concesión

Las medidas que se evaluarán como alternativas para enfrentar el estado de crisis del transporte constituyen una modificación de las condiciones del contrato de concesión.

Ante esa posibilidad como consecuencia del Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) que presentaron las empresas, el edil Ríos sostuvo: “Es importante tener en cuenta que esta instancia administrativa prevista en los artículos 98 y subsiguientes de la Ley Nº 24.013, fue establecida en la década del 90, con la intención de que hubiera un ámbito distinto al ‘Concurso Preventivo o Quiebra’ donde se pudiera dialogar entre las partes en pos de encontrar alguna forma de proceder sin la necesidad de recurrir a despidos masivos y cierres de establecimientos”, recordó.

“En el caso paranaense y fundamentalmente por tratarse el transporte de pasajeros de un servicio público concedido, debe garantizarse a través del estricto cumplimiento del contrato de concesión que fue otorgado y regulado por ordenanzas municipales conforme a las facultades conferidas por el ordenamiento jurídico vigente”, apuntó el edil.

Mencionó además que “otro elemento a tener en cuenta es quién tutela, defiende y protege los derechos de los usuarios en este conflicto entre la patronal y los trabajadores, ya que son los pobladores de la ciudad los más perjudicados, quienes ya sufren las consecuencias de un servicio ineficaz e ineficiente y padecen el incumplimiento unilateral por parte de la prestataria del contrato de concesión”.

En este marco, el concejal Ríos puso de relieve que “toda modificación que signifique una disminución en los kilómetros recorridos, en las frecuencias y en la cantidad de coches afectados al sistema incide directamente en la prestación del servicio en detrimento de los usuarios y por eso –acotó– si se sugirieran modificaciones en la prestación del servicio, esos cambios deberían ser ratificados por ordenanza”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario