Despidos
Jueves 03 de Mayo de 2018

"Nos vamos a quedar acá pacíficamente hasta que haya una resolución", dijeron los empleados de Petra

Tras el fracaso de la audiencia de conciliación en Trabajo, los empleados despedidos seguirán "haciendo guardia" y esperan "una solución"

Este jueves por la mañana debía realizarse una audiencia de conciliación convocada por la Secretaría de Trabajo entre los titulares del comedor Petra y los 14 empleados despedidos tras el cierre del local gastronómico ubicado frente a plaza 1° de Mayo, pero fracasó. Ningún responsable de la firma o representante legal se presentó al diálogo.

UNO acudió al tenedor libre "Petra" que funcionaba sobre calle 25 de Mayo para conocer en detalle la situación por la que están atravesando los despedidos que permanecen de guardia frente a su antigua fuente laboral para evitar el vaciamiento.

Embed

En 22 de abril los responsables del negocio argumentaron que "no tenían dinero para hacerse cargo de las indemnizaciones". Al respecto, Iván Johnson, empleado del comedor explicó que, desde el sindicato, les recomendaron que hicieran guardia para evitar el vaciamiento del lugar y allí están.

Además, detalló que el día de la fecha se labró un acta con los nombres de los empleados que están ocupando el local e incluyeron los bienes del lugar para una posible resolución judicial. E hizo hincapié en que los "empelados afectados son 14".


LEE MÁS: Comedor de tenedor libre cerró sus puertas en Paraná y 14 empleados quedaron sin trabajo


Por otro lado, explicó que desde el Ministerio les platearon dos posibles salidas. "Una de ellas, es que nos demos por como despedidos y llegar a la instancia de un juicio laboral; a la que ven poco factible porque no tendría efecto ante un dueño que se dio a la fuga. Mientras que, la segunda iría por el camino de una cooperativa para intentar reabrir el negocio", contó y agregó que se están realizando gestiones al respecto.


TE PUEDE INTERESAR: Ya hay interesados en nuevos destinos para el emblemático edificio de la exsala Mayo


"Nosotros queremos seguir trabajando" describió Rodrigo Escobar, otro de los empleados que se encuentra ocupando el histórico edificio mientras reflexionaba sobre los precios y comidas que se servían en el lugar. Comer allí costaba "190 pesos" y las ventas "eran buenas" ya que "había fines de semana que la gente no podía sentarse en el lugar" contó haciendo alusión a un local lleno.


Comentarios