Informe

Nippur Disco, el boliche más longevo de Entre Ríos

La discoteca es la que más años ininterrumpidos tiene en las noches entrerrianas. Nippur Disco cumplió 44 años y se viene una mega fiesta.

Jueves 25 de Agosto de 2022

Al norte de la provincia de Entre Ríos, en el límite con la provincia de Corrientes, se ubica un pueblo denominado San Jaime de La Frontera, municipio del distrito Tatutí del Departamento Federación. El pueblo posee entre 8.000 y 10.000 habitantes y allí, ubicado frente a la ruta Nacional 127, entre avenida San Martín y Cuchilla de Montiel, está Nippur Disco. Para su dueño ¡El boliche más longevo de Entre Ríos!

Pero para hablar de la discoteca, primero vamos a repasar una breve historia junto a la descripción de los denominados "boliches"...

En Argentina un boliche, una discoteca, un antro, un club nocturno, una confitería, una disco, un bailable y un sin fin de sinónimos, es un lugar al que, por lo general de pago o con invitación, con horario preferentemente nocturno, los concurrentes se acercan a bailar, socializar o consumir bebidas alcohólicas y, en general, tienen el entretenimiento como objetivo.

Las primeras discotecas

En nuestro país no existe con exactitud el detalle del nacimiento de las primeras pistas de baile a lo largo y ancho del suelo argentino. Según informes periodísticos a través de los años, hay varias discotecas, preferentemente de Buenos Aires, que fueron las pioneras de las miles y miles que vendrían mucho más adelante.

Mau Mau, ubicado a unas cuadras del Río de La Plata, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, barrio Retiro, fue inaugurado en 1954 y una joven Susana Giménez participó de tal evento. La Catedral del ruido sólo permitía a hombres usando camisa, saco y corbata y a mujeres con vestidos largos sin excepción. Su historia duró 30 años, cerrando sus puertas en 1994.

Experiment, señalada por algunos como la primera discoteca de Buenos Aires. Ubicada en Carlos Pellegrini, entre Suipacha y Santa Fe. Lamentablemente cerró sus puertas en 1979.

En diciembre de 1969 abrió sus puertas una disco llamada a ser parte de la historia grande de Villa Carlos Paz: Keops. El boliche se constituyó en uno de los hitos de la villa turística y desde sus primeros años fue un imán para las celebridades que poblaban los teatros de la ciudad y los que llegaban para los shows programados para un público siempre exigente.

Como esos boliches mencionados anteriormente, todo tuvo un comienzo. Programas como el Club del Clan o Música en libertad fueron íconos y ejemplos a seguir de una juventud que rápidamente decidió vivir y disfrutar de la noche de una manera diferente y casi escandalosa para la época.

Como las diferentes modas que se han insertado a lo largo de los años en la sociedad, las “pistas de baile” empezaron a tomar cada vez más repercusión y auge entre los adolescentes argentinos que esperaban con ansias que llegue el fin de semana para poder ir a “bailar un rato” con sus amigos.

También, con el correr de los años, se fueron destrabando algunos “prejuicios” que había a la hora de poder ingresar a una discoteca.

Antes, en la mayoría de los lugares más populares solo podían ingresar con saco, camisa y corbata y, en el caso de las mujeres, con vestidos largos y a la moda. En la actualidad eso quedó obsoleto. Salvo algunas discotecas denominadas de alta gama, en las demás no hay inconvenientes en el tema de la vestimenta.

Nippur Disco, el boliche en actividad más longevo

Al norte de la provincia de Entre Ríos, en el límite con la provincia de Corrientes, se ubica un pueblo denominado San Jaime de La Frontera, municipio del distrito Tatutí del Departamento Federación. El pueblo posee entre 8.000 y 10.000 habitantes y allí, ubicado frente a la ruta Nacional 127, entre avenida San Martín y Cuchilla de Montiel, está Nippur Disco. Para su dueño ¡El boliche más longevo de Entre Ríos!

El 4 de agosto de 1978 es la fecha que marcaría el inicio de una de las discotecas más vigentes de la provincia. Para esa época, las discos no eran un lugar muy común y

no eran vistas de buena manera. Pensamiento que con el tiempo fue cambiando.

nippur1.jpg
Los inicios de Nippur Disco, allá por 1978.

Los inicios de Nippur Disco, allá por 1978.

UNO se contactó con Luis Vargas, dueño del boliche, quien narró los comienzos del bailable, contó las experiencias vividas a lo largo de los años, dejó en claro su aprecio por Nippur y brindó detalles de lo que será el aniversario número 44 de la disco. Un emblema.

“Recuerdo que estábamos con mi hermano (Gustavo) en 5º año de Secundaria, allá por 1977 y siempre hablábamos de crear un boliche. La idea llegó a nuestros amigos, compañeros de la escuela. Todos empezamos a tirar ideas, proyectos, sueños. En base a eso se fue diagramando con más fuerza”, rememoró uno de los precursores.

En un primer momento construimos un quincho de dos aguas. Era un quincho de paja, con paredes de mampostería. La construcción demoró alrededor de un año. Fue así que el 4 de agosto de 1978 surgió el boliche. En cuanto al nombre (Nippur Disco) salió de un amigo fanático de la historieta Nippur de Lagash”, dijo, y recordó: “Una de las primeras obras fue la pista de baile, que después de 44 años, con reformas, sigue vigente”.

Nippur6.jpg
Luis Vargas, dueño y uno de los pioneros de Nippur Disco.

Luis Vargas, dueño y uno de los pioneros de Nippur Disco.

En cuanto a los comienzos, las primeras escenas nocturnas de San Jaime y los alrededores, Luis Vargas aseguró que “los inicios fueron difíciles”.

“Un boliche bailable en los años 78 era una cosa rara. La gente decía que eran medios oscuros. Les parecía que podía ser peligroso. Los jóvenes iban acompañados de sus padres. Nos costó el comienzo hasta que nos ganamos la confianza de los vecinos. Siempre nos caracterizó el cuidar a los demás, brindar seguridad y, ante cualquier problema ocurrido, se suspendía a los involucrados. Primero tres meses, luego otra suspensión y a la tercera vez suspensión definitiva”, detalló Vargas.

Nippur Disco es palabra mayor en San Jaime de La Frontera. Por allí pasó aquella primera salida, el primer baile y, quizás, el primer beso. El boliche representa a la ciudad en la provincia y en los alrededores.

“Nippur es como un museo. Es algo histórico. Vamos por la tercera generación que llega a bailar. Empezaron los padres, siguieron los hijos y, en algunos casos están los nietos. Es decir, para el pueblo es una institución”, afirmó.

“Nippur perduró en el tiempo porque siempre trabajé con la misma pasión. Desde el minuto 1. Tener amor por lo que uno hace te lleva a mantener esa constancia. Claro que tuvimos épocas complicadas a lo largo de los años, pero siempre disfruté y trabajé con la misma pasión. Además, estuve rodeado de gente que ayudó a crecer este hermoso lugar. Seguiremos hasta que la salud de uno lo permita”, afirmó el dueño del boliche.

Nippur4.jpg
Nippur Disco es el boliche en actividad con más vigencia en Entre Ríos.

Nippur Disco es el boliche en actividad con más vigencia en Entre Ríos.

En marzo de 2020, la pandemia por el coronavirus sacudió al mundo entero. Absolutamente todo cerrado y sin poder realizar diversas actividades. Los boliches fueron de los que más sufrieron ya que estuvieron meses y meses sin abrir las puertas. Nippur fue parte de esto, sin embargo salió adelante.

“La pandemia fue una de las cosas que peor he vivido en el boliche. Nunca habíamos bajado las persianas por tanto tiempo. Fueron ocho meses terribles. Estaba el temor de no volver, mucho más aún con los tiempos difíciles de esta época. Por suerte, nos fuimos adaptando a los cambios. Tuvimos que abrir tipo un patio cervecero y a medida que se autorizaban diferentes horarios, nosotros nos fuimos amoldando”, recordó, un poco angustiado, Vargas.

DJ Cana, uno de los más queridos por la noche nippurera

Cristhian Canaglia, más conocido como Cana, supo hacer bailar a generaciones y generaciones por más de 20 años. UNO se contactó con él para rememorar sus comienzos, detallar que representa Nippur para él y cómo perduró durante tantos años. “Mis inicios fueron en septiembre de 1999. En un principio hacía todo lo que era mantención del lugar. Recibía a los proveedores, acomodaba los frezeer con las bebidas y los fines de semana estaba en la parte de guardarropa”, detalló.

Con respecto a sus primeras armas como DJ, el entrerriano recordó que empezó en 2002. “Antes podía pasar cualquiera, las cabinas eran altas, cerradas y la gente no le daba mucha importancia a quien era el encargado de hacer bailar a todos. Hoy en día, el DJ es parte de un show”.

Para permanecer vigente hay que adaptarse. Hay que saber qué le gusta bailar a las nuevas generaciones. Hay que estudiarlas. Cristian, con más de 20 años pasando música en Nippur lo supo y, así, se fue amoldando al pasar de los años. “Me fui adaptando porque nunca dejé. Puedo pasar música de los 80, de los 90 hasta lo que se baila en 2022”, dijo, y agregó: “Había empezado con CD y actualmente tengo un controlador que se conecta a una computadora”.

En relación a Nippur y su vigencia, Canaglia destacó que se debe “a la pasión de Luis (su dueño)”.

“Siempre cuidó el ambiente, a la gente que iba. Eso hizo que llegue a tantas generaciones. Hoy en día los padres, las madres, o también los abuelos saben a qué lugar envían a sus gurises. Eso lo hizo perdurar. El tema de seguridad y cuidar fue fundamental”, aseguró Cristhian.

“Para el pueblo y la región es un ícono. En todos lados te encontrás a alguien que fue o que sabe de Nippur. Es el lugar en donde muchos se conocieron. Para los que viven en el pueblo el boliche es su juventud, su adolescencia, su pasado, en donde encontraron a su primer amor”, destacó.

Como toda institución, Nippur tuvo sus momentos de auge pero también aquellas noches de poca gente. Cristian fue parte de ello y así lo recordó: “No sé con exactitud el año, pero era invierno. Nosotros abríamos e iban solamente 10 personas. Aquellos fieles a Nippur. Fueron meses malos y se pasó por la cabeza la idea de cerrar”.

nippur3.jpg
DJ Cana es parte de la historia del boliche de San Jaime de La Frontera.

DJ Cana es parte de la historia del boliche de San Jaime de La Frontera.

Otro de los momentos malos, no solo para el boliche, sino para el mundo entero fue la pandemia por el coronavirus. Fueron ocho meses con las puertas cerradas para Nippur. “Fue complicado. Nos cortaron las piernas. Recuerdo que yo, particularmente, tenía previsto pasar música en otros lugares y tuve que cancelar todo”, expresó.

Por último, el DJ no dejó pasar lo que más extraña de las noches nippureras: “Sin dudas lo que más se extraña son las noches de aniversario y los 31 que se bailaba hasta las 9 de la mañana”.

nippur2.jpg
DJ Cana en sus inicios junto a Nippur Disco.

DJ Cana en sus inicios junto a Nippur Disco.

Los DJ residentes

Como todo boliche, Nippur necesita de la habilidad de ciertas personas para hacer bailar a aquellos que ingresan a la discoteca con deseos de “dejar todo en la pista”.

Actualmente, el boliche posee 3 DJ: Rodrigo Ayrala, Guillermo Monzón y Joaquín Lugrín.

Rodrigo, alias El Tirry fue el primero en dialogar con UNO. “Hace ocho años estoy en la disco. Arranqué en la parte limpieza, pasé por la barra y, hoy en día soy animador y DJ”, recordó.

“En el tema de música soy muy variado. Si tengo que elegir, me quedo con la música retro, cumbias viejas, pero no tengo problemas en adaptarme a la nueva generación”, mencionó.

“Nippur es familia. Cambió mi vida. Tengo el placer de permanecer en esta hermosa familia. Todos quieren ser parte de Nippur y eso me llena de orgullo. Es un boliche que sigue haciendo historia, por la gente y por Luis, su dueño”, finalizó.

Guillermo Monzón, otro de los DJ, expresó sus emociones con respecto al boliche y su vigencia. “Nippur para mí es mi segunda casa. Disfruto todo lo que hago, disfruto de cada evento que se lleva a cabo en el boliche. Nippur es familia”, aseguró.

En base a lo que representa la discoteca para todos los habitantes de San Jaime de la Frontera, Guillermo no dudó en decir: “Para la ciudad es un ícono. Es el más vigente de la provincia de Entre Ríos. Una historia en la noche”.

“Siempre de chico miraba la cabina y pensaba ¿algún día pasaré música desde ahí? Y bueno, acá estoy. Agradecido a todos”, finalizó.

Por último, pero no menos importante, charló Joaquín Lugrín: “Arranqué en 2019, soy el más nuevo de todos”, dijo.

“Es un clima hermoso. Somos todos compañeros y nos damos la mano entre todos. Somos la familia Nippurera”.

Joaquín está ligado a la discoteca desde muy chico. “Recuerdo que en las semanas de los estudiantes yo miraba la cabina, veía cómo otros DJ pasaban música y, desde ese momento, tenía como un sueño poder hacer bailar a todos en Nippur”, mencionó.

“Para todos en la ciudad, Nippur es como un monumento viviente. Pasaron varias generaciones. Para mí es muy especial. Lamentablemente mi mamá falleció pero en los 80 supo bailar en la pista de Nippur. Me marca”, culminó.

Nippur5.jpg
El boliche ubicado en San Jaime De la Frontera vive noches inolvidables.

El boliche ubicado en San Jaime De la Frontera vive noches inolvidables.

El aniversario 44: megafiesta y diferentes ambientes

El dueño del boliche brindó detalles de lo que será el acontecimiento en San Jaime de La Frontera. Sábado 3 de diciembre fue la fecha elegida para celebrar un nuevo aniversario.

“Haremos una megafiesta, con diferentes ambientes. Adentro del boliche estará la parte de los 80 y 90. Y en el predio lindante haremos otro ambiente con la música que se escucha actualmente”, detalló.

Habrá una pista principal, fotógrafos durante toda la noche y varios DJ que animarán, con su música, la noche entrerriana durante el sábado cálido de diciembre.

El aniversario es en agosto, pero Luis Vargas vio potable realizar el evento en el último mes del año ya que “hay más movimiento por las cercanías de las Fiestas”.

Con respecto a la cantidad de personas esperadas en el pueblo del Departamento Federación, Vargas aseguró que “serán más de 1.000 personas”.

“En el preaniversario tuvimos la posibilidad de abrir las puertas y al boliche ingresaron un poco más de 600 personas”, dijo, y agregó: “Para diciembre tengo la seguridad de que serán más de 1.000”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario