La Provincia
Domingo 24 de Junio de 2018

Niños internados en el hospital San Roque necesitan urgente dadores de sangre

Muchos chicos dependen de las transfusiones para su tratamiento. Frente a una faltante de donantes que generó alarma, lanzaron una cruzada

El hospital materno infantil San Roque, en Paraná, recibe y atiende a niños de toda la provincia, y es el único centro asistencial público en Entre Ríos al que son derivados chicos que padecen leucemia o linfomas. Muchos de ellos deben permanecer internados mientras realizan su tratamiento, y en numerosos casos requieren transfusiones de sangre para poder recuperarse o paliar alguna enfermedad, por lo que constantemente se necesitan dadores voluntarios.
La semana pasada en todo el nosocomio solo contaban con seis unidades de sangre, lo que llevó a los grupos de voluntarios a realizar una cruzada solidaria solicitando gente que pudiera ser donante. Arco iris, la asociación civil que acompaña a familia y pacientes del servicio de Oncohematología, fue una de las impulsoras para que los nenes internados, no solo en esta sala, sino en todas las que hiciera falta, pudiesen recibir su transfusión. Mirta Sotier, su presidenta, contó a UNO: "Lanzamos un pedido desesperado, porque seis unidades de sangre es muy poco para todas las salas del hospital y la situación fue muy angustiante. Por suerte hubo una respuesta positiva, pero la necesidad es muy grande y necesitamos más dadores voluntarios".
En este marco, comentó que tras hacer la convocatoria el jueves, al día siguiente fueron cinco dadores, y también se acercaron personas el sábado respondiendo a la solicitud de poder ayudar a los niños con este simple acto de extender el brazo para transformarse en donantes. "Esperamos que más gente venga al hospital y que se pueda solucionar esta faltante. Entre todos tenemos que tomar conciencia de que si estamos sanos, podemos hacer la diferencia", sostuvo Sotier, y aclaró: "Los chicos de Oncohematología necesitan muchísima sangre, constantemente; por eso que falte causa gran preocupación".
Por otra parte, explicó que una unidad de sangre puede llegar a alcanzar a salvarle la vida a unas cuatro personas: "No todos precisan una unidad para su tratamiento, sino algunos componentes de la sangre, como plaquetas, glóbulos blancos o glóbulos rojos".
Quienes quieran sumarse a esta iniciativa pueden concurrir con su documento de identidad a la sección Hemoterapia, situada en el Primer Piso del hospital San Roque, en La Paz 435, los lunes de 8 a 11; de martes a viernes de 7.30 a 11; y los sábados de 8 a 10. Se puede desayunar previamente, pero evitando el consumo de lácteos y grasas.
Lo que hay que tener en cuenta es que los donantes deben ser personas sanas; no estar tomando antibióticos; no tener dolor de garganta, tos ni síntomas de algún cuadro gripal o resfrío; no haber tenido en el último año alguna cirugía ni haberse realizado tatuajes o piercing; y tampoco pueden donar sangre las mujeres que hayan transitado un embarazo en los últimos 12 meses. "En esta época del año se complica un poco la donación de sangre, porque uno debe estar y sentirse sano, y no tiene que estar tomando antibióticos. En estos períodos en que hay gripes, resfríos u otras enfermedades estacionales, muchos donantes voluntarios asiduos no pueden concurrir", refirió Sotier, y agregó: "Por eso lo que necesitamos es que más gente pueda tomar conciencia, se pueda acercar y ser donante".
Sotier reiteró que la convocatoria sigue abierta, y recomendó: "Lo importante es que podamos hacerlo no todos el mismo día, sino durante toda la semana, que siempre hay gente para hacer las extracciones".

La Casita
Arco Iris cuenta con un espacio donde pueden permanecer durante el día las familias y también los niños mientras tienen que hacerles los controles en el hospital San Roque. Al lugar lo bautizaron La Casita y está situado en Uruguay 581, esquina San Luis. "Allí pueden quedarse las mamás y los papás mientras los chicos que vienen a un control son atendidos por un médico; prepararse un mate, compartir una charla con sus pares y hacer más ameno el duro momento que les toca atravesar", indicó Sotier.
Muchas veces se necesita también ayuda para seguir llevando adelante esta labor, que se sostiene gracias a la solidaridad de la gente. En este sentido, se pueden donar para las mamás alimentos no perecederos, como azúcar, yerba, galletitas, entre otros. En el caso de los niños que son pacientes de Oncohematología, a veces necesitan ropa y en esta época abrigos, pero por su enfermedad deben ser prendas nuevas y no pueden ser de lana, explicó la presidenta de Arco Iris.
Para colaborar, se puede ir personalmente a La Casita, de lunes a jueves por la mañana; o los martes y jueves desde las 18. También se puede escribir a la página de Facebook: Arco iris Paraná; o llamar al (0343) 154766118.

Comentarios