Educación
Miércoles 21 de Noviembre de 2018

Motivados luego del 7° Encuentro Latinoamericano de Varones Antipatriarcales

Agustín Rodríguez, Ezequiel Ríos y Gastón Salomone participaron del ELVA que se realizó en Buenos Aires y registró un récord en la convocatoria. Los hombres que se deconstruyen para cambiar la sociedad heteropatriarcal.

El 7° Encuentro Latinoamericano de Varones Antipatriarcales (ELVA) se realizó durante el fin de semana largo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires bajo la consigna "Ni machos ni fachos, trabajando por masculinidades contrahegemónicas".

Agustín Rodríguez, tiene 20 años y se autopercibe como un varón cis, no milita en ninguna agrupación pero integra un espacio de discusión y reflexión en donde problematizan las masculinidades y los mandatos opresivos hacia varones y mujeres. Sobre su participación en el ELVA explicó: "tratamos de generar una reeducación porque somos sujetos políticos dentro de la lucha feminista pero no como protagonistas porque hoy nosotros no sufrimos lo que sufren las pibas día a día".

El estudiante de Ciencias de la Educación de la UNER, que viajó desde Paraná con el grupo Macho se Va, destacó que la experiencia, durante los tres días, fue muy enriquecedora.

Ezequiel Ríos militante del Movimiento Popular La Dignidad, que se reconoce como varón homosexual, que se replantea "el rol y el estereotipo con que nos criaron y que busco desnaturalizar el código social que nos impusieron".

En cuanto a la experiencia en el ELVA reflexionó: "pude ver, leer y descubrir cosas que estaban pasando y no teníamos en cuenta. No importa si somos maricas, varones trans o varones héteros, Lo necesario es que encaremos de forma organizada y colectiva la tarea de desaprendemos y reeducarnos. Porque individualmente estamos a merced de la sociedad heteropatriarcal. Fui en búsqueda de respuestas y me di cuenta que lo importante es volver con más preguntas sobre nuestros roles asignados. Lo más lindo fue saber que me puedo construir en un varón antipatriarcal", sentenció.

Gastón Salomone tiene 31 años y hace varios años que milita en La Dignidad, el Movimiento Popular que trabaja en los barrios de Paraná. Se considera un varón Cis y reconoce que el ELVA reflejó: "La necesidad de juntarnos para hacernos preguntas en relación a qué nueva masculinidad queremos. Es necesario construir por fuera de todo privilegio y concepción del varón hegemónico y patriarcal".

A nivel comunidad "quiero destacar la influencia del movimiento de las mujeres que cada días más nos muestra el camino y el horizonte".


La historia
Los ELVA tienen su nacimiento en el año 2012, en Haedo, Buenos Aires y pasaron por Mendoza (2013), La Plata (2014), Rosario (2015), Córdoba (2016) y Santiago de Chile (2017).

En esta oportunidad ATE Nacional y la Universidad de Avellaneda abrieron las puertas a cientos de militantes y organizaciones de toda la región.

Es innegable que el feminismo ocupa un lugar preponderante en la agenda pública, por esto, y por tratarse Buenos Aires de una ciudad cosmopolita y multicultural, fue el encuentro más masivo en la historia del los ELVA. Participaron más de 2.000 personas, ampliando en forma masiva las convocatorias de años anteriores.

Entre los múltiples temas de discusión durante ELVA se encontraron las disidencias sexuales, violencias machistas, educación sexual integral y los cuidados para nombrar algunas.
Durante la tarde compartieron sus experiencias de lucha y organización integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y la campaña contra la violencia a las mujeres.

En el panel central las disidencias tomaron protagonismo en las voces de Marlene Wayar, activista travesti y Say Sacayán, hermano de Diana, integrante del Frente Nacional por la Ley Nacional de Cupo Laboral Travesti/Trans. La noche del domingo finalizó con un festival callejero en el que abundaron expresiones artísticas queer y cerró con la música de BIFE.

El ELVA se caracterizó por ser un espacio para la problematización de la masculinidad hegemónica.

Matías y Joaquín militantes del Movimiento Popular La Dignidad y parte de la comisión organizadora del ELVA expresaron: "Esta discusión demanda buscar estrategias para incomodarnos garantizando espacios seguros y cuidados".

Asimismo explicaron que "la disidencia sexual se presentó como un eje que no pasó desapercibido y resulta urgente visibilizar otras formas de identificarse".

En esta edición se sumaron a la organización: La Dignidad, Mala Junta y Seamos Libres, entre otras.

"Nos vamos con el desafío de encontrar acciones articuladas para que el debate sobre las masculinidades se multiplique y alcance a las personas que viven en los barrios populares de la sociedad, sindicatos, facultades, organizaciones y partidos políticos" agregó Matías.

Esta nota se realizó con la producción de Maxi Laferrara.

Comentarios