Educación
Viernes 13 de Abril de 2018

Mientras ponen en valor su edificio, la escuela 25 de Mayo cumple 112 años

La obra podría estar lista en octubre. Mientras tanto, la comunidad educativa se acomoda a diario en la Asociación Israelita para dar clases

Avanzan los trabajos para la refuncionalización, restauración y puesta en valor del edificio de la escuela de nivel Inicial y Primaria N° 2 25 de Mayo, que comenzaron en diciembre de 2016 y podrían estar culminados en octubre.
Según informaron a UNO desde el Ministerio de Planeamiento, Infraestructura y Servicios de Entre Ríos, ya se concretó un 55% de la obra estipulada en el inmueble situado la intersección de 9 de Julio y Gualeguaychú, de Paraná, "que pertenece al grupo de monumentos con valor patrimonial y constituye un ícono de relevancia educacional y urbana, con más de 100 años de antigüedad". El presupuesto asignado es de 19.628.439 y los trabajos se financian con fondos del gobierno provincial.
Faltan todavía unos meses para que los alumnos regresen a sus aulas, con las mejoras que se están llevando adelante. Mientras tanto, la comunidad educativa se las arregla para dar clases en los turnos mañana y tarde en el inmueble de la Asociación Israelita, ubicado en 9 de Julio 391, un espacio que alquilan y donde además funcionan en el turno noche la escuela de nivel Primario para Adultos y la Secundaria de Jóvenes y Adultos Nº 26 Victoriano Montes. Con unas nueve aulas distribuidas en la planta baja y en el primero y segundo piso, algunas sin ventanas al exterior, los docentes se adaptaron para poder dar clases a un total 470 chicos que concurren desde diferentes barrios de la ciudad, y también brindarles la copa de leche a unos 150 alumnos.
María Luisa Silva, vicedirectora de la institución que fue fundada el 15 de abril de 1906 y cumplirá 112 años mañana, dijo a UNO: "La obra del edificio de la escuela podría estar terminada más cerca de fin de año. Si bien está avanzada, le falta mucho todavía".
A su vez, recordó: "Es el segundo año que estamos en la Asociación Israelita y se está trabajando de la manera que se puede en cuanto a la distribución de los espacios. Hay una muy buena predisposición de los docentes, e incluso en los papás, pero la realidad es que estamos desarrollando las actividades en un lugar que no es el adecuado para nosotros". En este marco, señaló: "Damos clases en ambientes que nosotros fuimos adecuando y acomodando para formar aulas, pero son muy chicos".
Al lugar lo comparó con un laberinto, y resaltó que el hecho de que haya tantas escaleras supone una dificultad en un contexto en el que asisten niños. En la parte de arriba están ubicadas algunas de las aulas y también los baños. La biblioteca se armó en un habitación estrecha que parece más un pasillo, por lo que no pudieron trasladar la totalidad del material cuando se mudaron. La Dirección, la Secretaría y el sector donde se llevan adelante las tareas pasivas se situaron en un solo sector, también reducido, separado por armarios que ofician de paredes, ya que no contaban con otra pieza para tal fin. "Los demás armarios están en el pasillo porque no tenemos más lugar", advirtió Silva, quien destacó: "El trabajo de los docentes es admirable, sobre todo por cómo dan lugar a que se produzca el proceso de enseñanza y aprendizaje con lo poco que tienen".
A la escuela 25 de Mayo concurren alumnos integrados, con necesidades educativas especiales. "Como la mayoría de las escuelas, tenemos muchos chicos con integraciones, con acompañantes pedagógicos y terapéuticos, que necesitan tener un espacio más adecuado", sostuvo.
Más allá de estas dificultades, Zoe Zamora, secretaria del turno tarde, contó que en términos generales la matrícula se mantuvo: "Las familias entendieron la situación e incluso hemos recibido alumnos nuevos. El lugar donde funciona actualmente la escuela es a la vuelta de la manzana, que es una ventaja. No obstante, estamos con ganas de volver a nuestro edificio original, de seguir avanzando y progresar".
Zamora rememoró que se definió la puesta en valor del edificio porque "a la escuela le faltaba mantenimiento", y explicó: "Es un inmueble que tiene buenos cimientos, pero era necesario restaurarla".
Por su parte Juan Carlos Neubert, el director, comentó: "De acuerdo al contrato, la obra culminaría en octubre, pero no sabemos si podremos mudarnos enseguida, dependerá si ese mes la Departamental de Escuelas va a disponer de movilidad para que podamos regresar al edificio, si el Consejo General de Educación (CGE) nos va a aprobar los elementos, si van a estar los pizarrones". En este marco, confió que esperan poder disponer de pizarrones nuevos y más modernos, que posibiliten escribir con fibrones, ya que los que tienen ahora son los antiguos de color negro que se utilizan con tizas y no solo ensucian sino que se desaconsejan en términos de salud por el polvillo que generan.
Neubert recordó que él tomó la Dirección en mayo de 2016, y en diciembre empezaron la mudanza para que puedan comenzar los trabajos de refuncionalización del inmueble, que incluyen la reubicación del nivel Inicial en la planta baja, en dos aulas comunes para salita de 4 y 5 años; también el traslado de los grupos sanitarios de planta baja y se proyectaron dos grupos más para atender la planta alta, incorporándose un baño para discapacitados en cada grupo y nivel.
Otros aspectos que contempla el proyecto es que en la medianera este se cuente con un depósito general y la provisión y colocación de un tanque cisterna para asegurar el abastecimiento permanente de agua; además, se dispuso la intervención de la sala de Informática en cuanto a su ubicación y disposición, para ofrecer un aula común de mayores dimensiones, y se estableció reubicar la cantina, la cocina y la sala de profesores.
Cada una de las 15 aulas está siendo pintada y en algunos sectores se están cambiando los pisos; se está reacondicionando el salón de actos, y se modificó parte de la estructura de la planta alta para unir los sectores y las distintas alas.
"El proyecto de restauración y puesta en valor tiene por objeto devolver al espacio y al edificio patrimonial su apariencia y condiciones de habitabilidad originales", indicaron desde el Ministerio de Planeamiento. Sobre los plazos, que excederán los 545 días corridos estipulados al inicio de la obra si se entrega en octubre, aclararon que "son plazos de ejecución ideales si todas las condiciones acompañan, pero siempre hay una posibilidad de que se estiren". Mientras tanto, los obreros de la empresa Cemyc, a cargo de las tareas, trabajan a ritmo constante y esperan poder cumplirlos o al menos que no se prorroguen demasiado.

Comentarios