Secciones
Salud

Médicos y médicas celebran hoy su día con vocación y compromiso

La fecha se conmemora en honor al natalicio del médico cubano Carlos Finaly Barrés, quien realizó un valioso aporte en materia de salud.

Lunes 02 de Diciembre de 2019

El Día del Médico se conmemora hoy en la Argentina y otros países de Latinoamérica en honor al galeno cubano Carlos Juan Finlay Barrés, quien había nacido un 3 de diciembre de 1833. La fecha fue establecida en 1955 por la Confederación Médica Panamericana (CMP) para homenajear al destacado profesional caribeño, quien era hijo de un médico británico. Su máximo descubrimiento fue haber confirmado la teoría sobre que la propagación de la fiebre amarilla ocurría a través del mosquito aedes aegypti.

Finlay comenzó a ocuparse de la enfermedad en 1865, y sus estudios dieron lugar a una hipótesis que presentó en 1881 ante la Academia de Ciencias de La Habana. El trabajo se titulaba “El mosquito hipotéticamente considerado como agente transmisor de la fiebre amarilla”, en el cual describía las características y hábitos del mismo y anunciaba el invaluable descubrimiento del contagio en seres humanos.

En el informe exponía cinco casos donde se verificaba la propagación de la enfermedad por la picadura del mosquito, y aunque inicialmente su hipótesis fue totalmente descartada, porque en la época la teoría médica dominante consideraba que la fiebre amarilla se transmitía por la ropa u objetos con los que tenía contacto el enfermo, hoy se reconoce su valioso aporte a la medicina, que derivaron en medidas para lograr la prevención de la enfermedad.

Vocación

Quienes siguen su vocación y se dedican a la medicina conocen que las satisfacciones y el esfuerzo para ejercerla forman dos caras de la misma moneda en el país, sobre todo cuando golpean las adversidades económicas en el ámbito de los prestadores de salud.

Más allá de este aspecto, la dedicación es un requisito para ser un buen médico, y la mayoría lo cumple sobradamente.

Víctor Lozze, presidente de la Asociación de Clínicas de Entre Ríos (Acler), quien lleva más de 30 años dedicado a la profesión –principalmente vinculado a la Pediatría–, reflexionó: “Ser profesional de la medicina es un sacerdocio muy especial, es estar al servicio de la gente, de la atención de su enfermedad y la restitución de su salud. Es una labor muy distinta a cualquier otra, y cuando se está en actividad hay que estar abocado las 24 horas del día”.

Por otra parte, recordó que el profesional médico se dedica en muchos casos a traer gente al mundo, y a veces también acompaña en el momento de la despedida. Sobre su labor, sostuvo con orgullo: “Es una profesión que requiere mucho sacrificio por parte de la persona que la ejerce. Pero a la vez, uno tiene satisfacciones permanentes. En lo personal, en la Pediatría he trabajado principalmente en el Sanatorio del Niño, y tengo la satisfacción de que cuando voy por la calle un montón de gente me saluda, porque ellos o sus hijos fueron mis pacientes, y se acuerdan y agradecen. Esa es una satisfacción que tenemos los médicos después de una vida de trabajo”. En esta fecha tan especial, expresó: “Como presidente de Acler quiero desearle un feliz día para todos los colegas”.

Estadísticas

En total, entre el servicio público y privado, hay alrededor de 172.500 médicos en Argentina. El promedio del país es de 3,96 profesionales cada 1.000 habitantes, y en Entre Ríos es de 3,10, según los últimos datos del Observatorio Federal de Recursos Humanos en Salud del Ministerio de Salud de la Nación correspondientes a mediados de 2016.

En provincias como Chaco y Misiones, con mayor déficit de profesionales de la medicina, las estadísticas descienden a 1,96 y 1,97 cada 1.000 habitantes.

En Entre Ríos los registros de 2015 dan cuenta de que, en líneas generales y sin contemplar las especialidades, hay un médico cada 480 habitantes, y según estimaciones de quienes ejercen esta labor, es un número suficiente para atender a la población, aunque se observa que en localidades puede haber faltante de determinadas especialidades.

No obstante, hay una demanda creciente relacionada con el incremento de las expectativas de vida de la población, que actualmente es de 74 años en hombres y 78 en mujeres gracias al avance y el desarrollo de las especialidades que atienden los problemas de salud específicos de la población y de las posibilidades que brinda la tecnología.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario