Salud
Domingo 04 de Noviembre de 2018

Mauricio Vela explicará en Paraná el peligro que representa la inflamación crónica

El especialista remarca que la respuesta del organismo es la principal causa de las enfermedades crónicas y señala la mayor cantidad de estresores: cognitivos, sociales, ambientales y emocionales.

El doctor Mauricio Emanuel Vela presentará en Paraná durante el sábado 10 y el domingo 11 de noviembre un taller en donde contestará una serie de preguntas relacionadas con la inflamación crónica.


¿Por qué debemos preocuparnos por la inflamación crónica, y no por el colesterol?

¿Por qué la inflamación es un componente importante de cualquier enfermedad crónica?

¿Por qué el estrés psicológico, la dieta occidental, la exposición inadecuada al sol, la inactividad física, el ritmo circadiano inadecuado, el exceso de higiene, la microbiota alterada, determinan la expresión de genes y enfermamos?

¿Por qué son tan importantes los microorganismos que conviven con nosotros, y principalmente en nuestros intestinos?

¿Cómo regulan la inmunidad, hormonas y hasta nuestras emociones?

¿De qué se alimentan estos microorganismos?

¿Por qué es tan común el daño mitocondrial?

¿Cómo podemos reactivar estas centrales energéticas? ¿Podemos realizar una alimentación antiinflamatoria y una cocina terapéutica?

¿Sabías que independientemente de tu edad, tu cuerpo puede renovarse y regenerarse?


inflamación.jpeg



Este domingo consultado por UNO el doctor Vela explicó: "la inflamación aguda es necesaria para vivir, es un mecanismo del sistema inmunológico, cuando te golpeás, actúa y aparece: calor, dolor, rubor".



El médico que estará en Paraná el próximo fin de semana remarcó que la inflamación es buena pero un rato. "El problema es cuando el sistema inmune empieza a estar alerta más de 24 horas. La inflamación crónica es como un goteo permanente. Es la causa de las enfermedades crónicas. Por la mayor cantidad de estresores: cognitivos, sociales, ambientales, emocionales".



Es decir que cuando el estrés está fuera de control, es excesivo "se produce la inflamación crónica, de bajo grado" que también se genera por la poca exposición a la luz, el poco movimiento, el estado de alerta permanente al que estamos expuestos. "Analizar todos estos datos cambian el paradigma del abordaje de las enfermedades crónicas", detalló el especialista que disertará en Mainumbí.


doc adentro.jpg


La agenda


El sábado desde las 15 responderá los siguientes interrogantes y también realizará propuestas para encontrar alternativas para aliviar las dolencias.

¿Qué es la inflamación crónica? Su relación con la obesidad, diabetes, hipertensión arterial, depresión, enfermedades autoinmunes, cancer, etc.
Factores antropogénicos que determinan las patologías crónicas.
Pilares de sanación
¿Qué es la microbiota? ¿Como está constituida? Funciones
Diversidad y ecosistema intestinal: ¿Como lograr una gran diversidad intestinal?
Alimentación prebiótica: fibras fermentativas y polifenoles.
Alimentos fermentados: un auténtico banquete, cuales y cuando. Los mejores alimentos para la microbiota: como comenzar, recetas e ideas.



Mientras que el domingo 11 desde las 9 hablará de "la importancia del ayuno terapéutico",
"desayuno evolutivo", "grasas buenas: razones antropológicas para el consumo de grasas, concepto evolutivo", "la importancia de las vitaminas liposolubles", "grasas y su relación con la regulación hormonal, salud emocional, pérdida de peso, antiinflamatorias y anticancerígenas. Cetosis", "recetas y menú saludable ¿En qué alimentos encontramos grasas buenas?" y "Mitocondrias, ritmos circadianos, ejercicio y luz solar".


El taller intensivo tiene un cupo limitado y los interesados pueden escribir a casamainumbi@gmail.com



¿Dónde comienza la inflamación?
Tu intestino está hecho de un intrincado revestimiento increíblemente grande y semipermeable. La superficie de su intestino podría cubrir dos canchas de tenis, si lo estiráramos y aplanáramos.

Su grado de permeabilidad cambia en respuesta a una variedad de condiciones mediadas químicamente. Por ejemplo, cuando el cortisol se eleva debido al estrés o tus niveles de hormona tiroidea fluctúan debido a que te quedas de noche trabajando, tu revestimiento intestinal se vuelve más permeable en tiempo real.

Entonces, te sentás a comer y tanto los alimentos parcialmente digeridos, toxinas, los virus, las levaduras y las bacterias tienen la oportunidad de pasar a través del intestino y acceder al torrente sanguíneo, esto se conoce como síndrome de intestino permeable.

Cuando el revestimiento intestinal se daña en repetidas ocasiones debido al recurrente síndrome del intestino permeable, las células dañadas llamados microvilli se vuelven incapaces de hacer su trabajo correctamente. No pudiendo procesar y utilizar los nutrientes y enzimas que son vitales para una buena digestión. Eventualmente, la digestión se deteriora y la absorción de nutrientes se ve afectada de forma negativa. A medida que hay mayor exposición, el cuerpo inicia un ataque contra estos invasores externos. Responde con inflamación, reacciones alérgicas, y otros síntomas que relacionamos con una variedad de enfermedades.

Alergias, asma, espondilitis anquilosante, alzheimer, artritis, celiaquía, síndrome del túnel carpiano, enfermedad de crohn, eccema, fibromialgia, tiroiditis de Hashimoto, infarto agudo de miocardio, lupus, esclerosis múltiple, psoriasis, artritis reumatoide, pancreatitis, accidente cerebro vascular, reflujo gastroesofágico, y sigue la lista, son algunas de las enfermedades relacionadas con la inflamación crónica de bajo grado.

Dado que la inflamación es comúnmente mediada por el intestino es un punto de partida lógico en el proceso de evaluación de cualquier paciente. Existen zonas comunes que deben ser consideradas cuando se buscan los factores que causan la disfunción gastrointestinal y crean el ambiente para la inflamación crónica. Vamos a ver algunos junto con los factores desencadenantes, siendo esto fundamental en el abordaje y evaluación:
• Medicamentos: Corticosteroides, Antibióticos, Antiácidos, Xenobióticos
• Infecciones: Tales como H-Pylori, Crecimiento Excesivo de Levaduras o Bacterias, Infección Viral o Parasitaria.
• Hormonal: Tiroides, Progesterona, Estradiol, Testosterona
• Neurológico: Traumatismo cerebral, Derrames, Neurodegeneración
• Metabólico: Productos Finales Glicosilados (productos finales inflamatorios del metabolismo del azúcar), Inflamación Intestinal, Autoinmunidad.
• Estrés: Aumento de Cortisol y Aumento de Catecolaminas.
• Alimentación: Alcohol, trigo moderno, Caseína, Alimentos Procesados, Azúcares, Comida Rápida.



Comentarios