Secciones
Producción

Más lluvias agravan la situación de los caminos rurales en la provincia

Constantes y abundantes precipitaciones no dan tiempo para recuperar la red de caminos; el 75% son de tierra. Tienen dificultades para sacar la producción.

Jueves 24 de Enero de 2019

Luego de una temporada anterior signada por la sequía, la llegada del fenómeno de El Niño ha dejada expuesta la debilidad de la red vial rural entrerriana, compuesta en un 75% por caminos de tierra. Las abundantes precipitaciones registradas sin pausa desde el mes de noviembre, y sus consecuencias en ríos y arroyos de toda la provincia han provocado distintos anegamientos, y también impiden el acceso a los campos. En prácticamente todos los departamentos entrerrianos, en poco menos de dos meses han caído casi la mitad de los milímetros de agua correspondientes a la media histórica anual. Tal situación, sumada a lluvias que se repiten sin dar tiempo a reducir la saturación de los suelos, dificulta la tarea de recuperar caminos.

Embed

La Bolsa de Cereales de Entre Ríos informó que el productor lechero posiblemente sea de los más afectados, ya que los excesos hídricos repercuten negativamente en los litros de leche por vaca; y además debe tener el desafío de poder sacar su producción todos los días hasta la ruta. Según destacó el organismo, Entre Ríos cuenta con una red vial que abarca 29.209 kilómetros: solo el 12 % (3.633 kilómetros) corresponden a caminos asfaltados, el 13% (3.767 kilómetros) a caminos mejorados y el 75%, es decir 21.809 kilómetros, son de tierra.


En la cuenca láctea entrerriana, la titular de la Sociedad Rural de Nogoyá, Guadalupe Vivanco, aportó que muchos caminos se encuentran cortados en el Departamento, tanto caminos secundarios como troncales. En medio de tantas dificultades, se mostró satisfecha por el reciente anuncio de dos obras muy esperadas: los puentes en la zona de Don Cristóbal 1°, sobre la ruta provincial 34; y también en el Distrito Sauce, sobre la ruta provincial 13. "Nuestro Departamento está complicado por el pronóstico sobre todo, de este Niño que se extendería hasta otoño. Si eso sucede va a ser un desastre en todas las producciones. Acá han caído unos 600 milímetros en lo que va de diciembre y mitad de enero, cuando el promedio anual es de 1.300 a 1.400 milímetros", sostuvo.

Justamente, la Bolsa de Cereales aportó que desde el 1º de noviembre de 2018 al 15 de enero de 2019, Entre Ríos recibió una precipitación promedio acumulada de 550 milímetros; se registró un incremento del 83%, ya que hubo un aporte extra de 250 milímetros, teniendo en cuenta que el valor esperado en estos 76 días era de aproximadamente 300 milímetros.

campo.jpeg
Los caminos son intransitables.
Los caminos son intransitables.


"Desde las 18 rurales se está haciendo un monitoreo de la situación de cada departamento, previendo las gestiones que se deben encarar ante los estados provincial y nacional. Al respecto, mencionó que la necesidad de actualizar la Ley de emergencia agropecuaria, redactar una nueva, o hacer una prolongación de la que se hizo por la sequía.

"Y hay que trabajar en seguros de multirriesgos para dar una solución real y concreto al sector. Las emergencia agropecuarias hoy son meros títulos, porque nos trasladan algunos impuestos para más adelante, que no sirven de nada para un productor que está en quebranto, que perdió la cosecha y que su economía o producción está con los números en rojo", sostuvo. Y sobre la carga tributaria, graficó: "En este contexto difícil estamos ahogados por el agua y por los impuestos. Es inviable producir así".


Por su parte, la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer) relevó que en el sur de la provincia, productores de Gualeguay e Islas del Ibicuy sufren pérdidas por el aguacero y por las crecidas del Río de la Plata que viene anegando campos en forma periódica. En Feliciano y La Paz se producen complicaciones en cultivos con pérdidas importantes; en el corredor del Gualeguay, el desborde del río ha afectado a lo largo de unos 375 kilómetros unas 200.000 hectáreas donde se realizan actividades ganaderas y agrícolas, que sufren las consecuencias de la inundación de áreas ribereñas.


Agrega que en Nogoyá se reportan caminos y puentes dañados, situación que se replica en distritos como Gualeguaychú, Villaguay, Concordia, Victoria, Federación, Federal, entre otros lugares, con el aislamiento de las familias que viven en el medio rural y un panorama incierto a futuro. La situación se agrava en zonas tamberas como las asentadas en parte de Nogoyá, Tala, Uruguay y Gualeguaychú.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario