La Provincia
Miércoles 08 de Noviembre de 2017

Madres protestaron frente al Iosper por el atraso en el pago de prestaciones para sus hijos

Reclaman ser atendidas por las autoridades de la obra social provincial a fin de encontrar una solución al atraso en los pagos de las prestaciones que deben realizar sus hijos. Andrea Brandan, una de las madres que se movilizó este miércoles, dijo que muchos de los niños quedan sin atención por este incumplimiento.


"Somos un grupo de padres que decidimos pedir una audiencia con algún directivo que tenga un poder de decisión en Iosper porque nos adeudan las prestaciones que hacen nuestros hijos. El sistema que ellos tienen es de reintegro, pero el problema es que no tenemos un fondo como para solventar ese gasto", sostuvo Andrea Brandan, cuyo hijo de 10 años con Síndrome de Down, requiere de cuidadora domiciliaria, acompañante pedagógico, y terapias en psicopedagogía, fonoaudiología, terapia ocupacional, y psicología, y todos los pagos se encuentran adeudados.

Otro de los problemas que enfrentan las familias con niños con discapacidad es que "tardan meses en autorizar las prestaciones y el peligro que corren nuestros hijos es que los profesionales nos hacen el reclamo del pago, y en algunos casos dejan de atenderlos por este tema, entonces creo que es vulnerarle el derecho a nuestros hijos a la salud", afirmó Brandan.

Explicó además que el objetivo de los padres es "que respeten los pagos porque queremos que nuestros hijos se superen, porque necesitan realmente de estas prestaciones", parta ser "lo más autónomos posible cuando sean grandes, porque sus madres no van a estar toda la vida. Apostamos a eso los padres que tenemos hijos con discapacidad", agregó.

El periplo de los padres es permanente en las obras sociales y pese a que la Ley de Discapacidad fija la cobertura del ciento por ciento de las prestaciones, en muchos de los casos deben acudir a amparos para garantizar el derecho a la salud de sus hijos.

El caso de Andrea es un ejemplo. "A mí y a mi marido nos descuentan religiosamente todos los meses la obra social, y este es recién el primer año que no hago un recurso de amparo, porque no quieren autorizar la cantidad de sesiones que los profesionales pasan, o no querían autorizar la maestra de apoyo". Reconoció que es "un desgaste emocional y físico para los padres".

También recién el año pasado lograron, mediante amparo que se cubrieran las terapias de forma anual, y no cada seis meses, como se venía haciendo, pese a que el Síndrome de Down "no es una enfermedad, es una condición que va a tener toda su vida", explicó.



Fuente: APFDigital

Comentarios