Secciones
Chile

Madre e hija varadas en una isla de Chile imploran clemencia

Diamela y Deyanira están en Chiloé en donde el frío y la lluvia castigan todos los días. Ruegan volver.

Martes 12 de Mayo de 2020

Diamela Santini y su hija Deyanira quedaron varadas por la pandemia del coronavirus a 2.250 kilómetros de Paraná y tienen miedo de que la situación empeore aún más. La madre viajó con su pequeña de 10 años para trabajar como estilista durante la temporada de verano hasta Castro, la capital de la isla de Chiloé, en la región de Los Lagos de Chile.

Venía todo muy bien hasta que cerraron las fronteras y quedaron a la espera del rescate junto a un grupo de 400 argentinos que se están gastando los ahorros sin poder trabajar porque necesitan un permiso del gobierno.

La travesía para volver es difícil y costosa porque al estar en una isla, tienen que tomar un ferry hasta Puerto Montt en donde el consulado argentino debería ayudarlos a cruzar por el paso fronterizo internacional Cardenal Antonio Samoré, que es un "puerto de montaña" a través de la Cordillera de los Andes.

La mamá está desesperada porque se viene el frío al sur de Chile, en estos momentos la mínima es de cinco grados y pronostican lluvias para los próximos siete días. Diamela confirmó a UNO que hace más de un mes están pidiendo la ayuda del gobierno nacional que ya repatrió a los compatriotas varados en el norte y centro de Chile.

Hoy un grupo de argentinos llegó para hablar con el personal que tarda en dar respuestas:

Embed

Chiloé es una isla que tiene 180 kilómetros de largo por unos 50 de ancho. Ancud es la primera ciudad al norte; Castro, la capital, y Quellón, la más austral. Es la segunda isla más grande de Chile y viven unas 150.000 personas. Desde que llegaron los conquistadores en 1567 hasta que se fundó Puerto Montt, en 1853, estaban aislados del continente.

"Creo que hay pocos lugares en el mundo donde llueva más", escribió Darwin en 1834, en su paso por la isla, relató el suplemento de Turismo de La Nación.

Diamela explicó a UNO que "se viene el invierno y es muy duro para los que no estamos acostumbrados, además ya no podemos seguir sobreviviendo imaginate que solo trabajé por la temporada hasta el 10 de marzo".

madre.jpeg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario