Secciones
Coronavirus

Los tradicionales platos de Lola Valentina llegan a toda la ciudad

La pandemía los encontró a punto de cumplir 18 años repartiendo las exquisiteces hogareñas con un sistema de cadetería que funciona a la perfección.

Viernes 15 de Mayo de 2020

El restaurante Lola Valentina logró adaptarse rápido a la situación y si bien algunos días son más difíciles que otros, vienen trabajando muy bien durante toda la cuarentena. Una semana antes del aislamiento social, preventivo y obligatorio decidieron cerrar las puertas del salón ubicado en Mitre y Miranda, en la zona alta del Parque Urquiza de Paraná.

La decisión fue para cuidar al personal y a los clientes porque era evidente que el coronavirus llegaba para cambiar los hábitos de todos. Corrieron con varias ventajas, una de ellas fue la de tener aceitado el sistema de reparto por delivery que lo realizan desde el día de la inauguración.

Mientras se preparan para festejar, el 3 de octubre, los 18 años de vida en la gastronomía entrerriana, aprovecharon Instagram, Facebook y WhatsApp (343 4069314) para llegar a nuevos clientes.

Los de toda la vida, que muchos los siguen desde Los Pipos, llaman al teléfono fijo (4235234) y encargan como ya estaban acostumbrados.

Embed

Ahora, en la nueva fase de la cuarentena los vecinos del barrio o los trabajadores del centro cívico, pasan y encargan los platos de comida y las bebidas para acompañarlos. Como es una costumbre de la casa, el pedido llega acompañado por una picadita, pan, malteadas y en el caso que sean pastas, con el toque justo de queso rayado para la porción.

El objetivo es cumplir con todos los paladares por lo que, salvo los martes (cuando respetan el histórico día libre) sirven platos a base de carne de vaca, cerdo, pollo, pescado, las tradicionales pastas y cada tanto sorprenden con un suculento guiso, un añorado puchero o una cazuela de mondongo.

“La carta de platos es tradicional, abundante y hogareña”, le contó a UNO Anabella Matteoda que está al frente de la empresa familiar y cuenta con el apoyo constante de su madre, Nilda Fernández y su hermana Paola.

lola 14.jpg
Milanesa a la pizza con papas fritas.

Milanesa a la pizza con papas fritas.

Con la calidad de los platos intacta, el valor agregado que los dejó bien parados de cara a la pandemia, fue conocer como pocos la logística necesaria para entregar las porciones calientes, en condiciones y poder acompañarlas de algunos de los 17 postres que aparecen en la carta.

Las 15 personas que forman parte del equipo de trabajo,cumpliendo todas las medidas de seguridad, fueron fundamentales en la nueva etapa del emprendimiento gastronómico que nació con los hermanos Ramón, Spirito (Pipo) y Horacio Matteoda. En un mediodía agitado, Anabella y su mamá, aseguran con franqueza que la fidelidad de los clientes las determinó a enfrentar la situación que, para el sector, es crítica.

lola 12.jpg
Carne roja con papas a la crema.

Carne roja con papas a la crema.

La responsable de Lola Valentina reconoció que se “amigó” con la tecnología y demás de manejar las redes, declaró en una conferencia vía Zoom con empresarios gastronómicos locales que “apoyan la apertura de los salones pero que (ellos) seguirán trabajando con el sistema de delivery”.

“Esta crisis pasará como pasaron tantas”, declaró firme, Nilda que vivió los vaivenes de la economía argentina junto a su esposo Ramón y ahora es el pilar de Anabella, la mujer que dejó en el camino la carrera de ingeniera agrónoma para continuar, con éxito, el negocio familiar.

lola 8.jpg
El pescado de Paraná

El pescado de Paraná

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario