Secciones
Tránsito

Los radares mejoraron 30% la seguridad en rutas entrerrianas

Es lo que bajó la siniestralidad. El flujo aumentó en vacaciones y se labraron 1.000 actas diarias. Conformidad con los operativos de seguridad.

Jueves 05 de Marzo de 2020

Las rutas entrerrianas mejoraron su seguridad. Registran un notable incremento del flujo vehicular durante las vacaciones y este verano no fue la excepción: miles de turistas circularon por los corredores que unen las distintas provincias del Litoral para llegar a Brasil o arribar a algún destino de la Mesopotamia.

Con más vehículos circulando, aumenta también la cantidad de multas que se efectúan en los diversos puntos de la provincia en los que están en funcionamiento 10 radares móviles para controlar que el cumplimiento de las normas de tránsito y prevenir accidentes: en los primeros meses del año se labraron unas 1.000 actas diarias en promedio.

Los dispositivos se implementaron a principios del año pasado, según contó a UNO el comisario mayor Mario Alberto Rivero, subdirector de Prevención y Seguridad Vial de la Policía de Entre Ríos, quien destacó que desde entonces se redujo en un 30% la siniestrabilidad en las rutas del territorio provincial. “Los radares captan la velocidad del vehículo y dentro del radio de los 10 kilómetros, como establece la ley Nacional de Tránsito, se procede a la identificación y a la notificación de su conductor. Ahí se labra el acta y se le hace saber o se le muestra que cometió la infracción”, dijo el funcionario, y explicó: “Las infracciones más comunes durante este verano fueron no llevar cinturón de seguridad puesto, no tener encendidas las luces bajas, cuyo uso es obligatorio las 24 horas del día cuando se transita por ruta y por ahí la gente se olvida; y el exceso de velocidad en algunos casos”.

Rivero recordó que al medir los límites de velocidad permitidos –110 o 120 kilómetros por hora (Km/h) como máximo, según el tipo de ruta, y 60 Km/h como mínimo– se concede un margen de 10 Km/h “porque pueden estar mal calibrado el velocímetro”, y explicó: “El radar capta la velocidad máxima, por ejemplo en la Autovía 14 es 120 Km/h, y se hace un acta dentro del radio donde está ubicado el radar cuando pasa los 130 Km/h: es decir, si va a 131 Km/h o a 140. Al conductor se le hace saber a qué velocidad venía y en qué kilometraje”.

Respecto al importe actual de las multas, señaló que corresponde a 300 Unidades Fijas, que equivalen a 9.000 pesos. No obstante, recordó que se aplica una bonificación del 50% ante el pago voluntario, que puede efectuarse en el lugar con tarjeta de débito o crédito a través de los medios electrónicos disponibles. Sino, se puede recurrir a hacer un descargo y luego pagar la multa. “La mayoría de la gente que viene con exceso de velocidad lo reconoce, nos dice que venían apurados por alguna causa, y abonan las multas con el 50% de descuento que está establecido en la Ley, o sea que pagan 4.500 pesos con nuestro sistema electrónico”, mencionó, y observó: “Solo una minoría se queja y aduce que no cometió infracción, o que no era su vehículo, pero nosotros le mostramos que sí y le hacemos saber que los radares tienen un GPS automático y no hay forma de saltearlo, ya que están avalados por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)”, agregó el funcionario.

Asimismo, destacó: “Si bien este año se han labrado varias actas, fueron en menor cantidad que años anteriores, ya que advertimos que se conduce con mayor conciencia y prudencia, llevando todos los elementos requeridos y a la velocidad indicada. El balance es positivo y se redujeron significativamente los siniestros viales por cumplir con las normas. Al respetar la velocidad y hay menos riesgo de que haya despistes por este motivo”.

En este marco, aconsejó: “Lo mejor es salir con tiempo al irse de viaje. Cuando la gente carga el bolso en el vehículo debe concientizarse y respetar las normas de tránsito, llevando los elementos necesarios, ya sea de seguridad, como ser balizas, matafuegos, carné de conductor, tarjeta verde, seguro”.

Tecnología moderna

El comisario mayor Rivero indicó que los radares móviles que utiliza la Policía de Entre Ríos están apostados en diversos puntos de la provincia, aunque van variando su ubicación: “Estamos en distintos puntos, como la como Ruta Nacional (RN) 174, que une Rosario con Victoria, en la RN 12, en la RN 14, que es donde hay mayor cantidad de radares. También en la Ruta Provincial 11 y la 127”.

“Los radares están correctamente señalizados en la misma ruta. Uno cuando saca el carné de conductor tiene que saber cuál es la velocidad con la que se puede circular en la ruta, pero además las rutas están señalizadas y se advierte con cartelería que están controladas por radares, que hay un radar a 1.000 metros y que hay un control con este dispositivo”, subrayó.

También comentó que utilizan radares modernos, homologados por el INTI y otorgados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial: “Con su posicionamiento de GPS ubican automáticamente donde se está trabajando y, más allá de la foto, filma un pequeño video con el cual se indica cuál es el exceso de velocidad”, sostuvo.

Por otra parte, recordó que hace dos años ya que no se utilizan las fotomultas: “Era un sistema muy cuestionado, que no cumplía con lo que establece la Ley Nacional de Tránsito y no tenía el espíritu de prevenir los siniestros viales”, dijo al respecto.

Si bien en algún momento se cuestionó el uso de radares, argumentando que desalientan al turista, el subdirector de Prevención y Seguridad Vial concluyó: “Nosotros en realidad lo que estamos haciendo es cuidar las rutas para evitar siniestros viales, para que no haya que lamentar víctimas fatales. Eso es lo más importante, pero además el personal policial que está en los puestos fue instruido por la Secretaría de Turismo para que asistan a los visitantes, ya sea con información que necesitan para ir a algún hotel, a alguna playa o un lugar en particular de la costa del Uruguay o la del Paraná”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario