Secciones
Paraná

Los problemas de falta de agua potable se agravan con una bajante histórica

En Paraná, los sectores altos o periféricos tienen mayores dificultades en la provisión. Según el INA, el nivel del Paraná es el más bajo de la última década

Lunes 07 de Octubre de 2019

Desde hace varios días personal de la Subsecretaría de Saneamiento de la Municipalidad de Paraná lleva adelante distintos trabajos en los muelles de captación del agua cruda del río para potabilizar. La bajante histórica del río Paraná –frente al Puerto Nuevo midió ayer 1,42 metros–, ocasionó la salida de funcionamiento del muelle 1 de la Toma Nueva, que traslada el caudal para su potabilización en el planta del Cristo Redentor: una bomba se rompió y la otra sufrió la acumulación de sedimentos.

Con el muelle 2 aún funcionando a pleno, que toma y bombea el agua cruda para la planta potabilizadora Echeverría, el suministro no alcanza a abastecer a toda la ciudad con la presión adecuada. Por esa razón desde hace varios días vienen denunciando inconvenientes los barrios ubicados en las zonas más altas de la ciudad –como Hipódromo, Seminario– y las más alejadas –Kilómetro 5 y 1/2, San Agustín, Bajada Grande–, según se reconoció ayer desde el gobierno municipal.

El secretario de Servicios Ciudadanos, Roberto Sabbioni, consideró grave la situación, e informó acerca de distintos trabajos que se vienen realizando en la Toma Nueva, tanto de reparación de las bombas de extracción de agua cruda, la incorporación de una bomba más para enviar agua a Echeverría, como de un nuevo dragado o canalización del río para mejorar los caudales de agua que llegan hasta el muelle 1 para que pueda volver a operar y así transportar agua cruda hacia la planta del Cristo Redentor.

Por su parte, el subsecretario de Saneamiento municipal, José Borghello, estimó que estas tareas para aumentar la producción de agua demandará aún la jornada de hoy, y el servicio podría mejorar en unos dos días. Mientras tanto, dijo, se sectoriza la presión de agua por barrios para garantizar al menos durante algunas horas la llegada del servicio a todos los hogares.

Desde el municipio se solicitó a la ciudadanía que realice un uso racional del suministro evitando derroches; se pidió que no se laven veredas ni autos.

Los inconvenientes surgen en el marco de una bajante del río que ya alcanza niveles históricos. Ayer, desde el Instituto Nacional del Agua (INA), se informó que el Paraná está en su nivel más bajo de la última década.

Luis Dopazo, responsable de Hidrometeorología del INA en la región litoral, sostuvo ayer que hubo durante el siglo pasado registros menores, pero para tener marcas más bajas hay que remitirse una década atrás, dijo a UNO Santa Fe. “El histórico es el 30 de septiembre de 1944, que tenemos que hablar de números negativos, con 93 centímetros por debajo del cero. Se trata del siglo pasado, cuando la composición de la cuenca del río Paraná era totalmente distinta a lo que es ahora, porque estaba prácticamente virgen sin la intervención del ser humano. No era como ahora con represas, cultivos, selvas deforestadas. Así que no podemos comparar con ese momento, pero es la mínima histórica en nuestro puerto”, recordó el especialista. En ese momento, en la capital entrerriana había registros de -1,40 metros, que se extendieron entre septiembre y hasta noviembre.

En relación a las bajantes históricas del río Paraná en el puerto Santa Fe, según los registros del Centro de Informaciones Meteorológicas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), se destaca 2009 con 1,53 metros como la medida más baja de este siglo; y le sigue el 2001 con 1,60 metros; y el 2000 con 1,82 metros, al igual que hoy. En la última década, otros puntos bajos fueron en 2018 con 1,86 metros; 2012 con 1,99 metros; 2013 con 2 metros en la vecina localidad.

Según las explicaciones de Dopazo, el año hidrológico del río Paraná consiste en el comienzo de las crecidas a partir de septiembre, luego sube y alcanza su pico en marzo o abril y desciende hasta agosto, que vuelve a aumentar la cuenca. “A veces se corren unos meses los mínimos, como en octubre o en noviembre y los máximos en algunos años han sido en mayo o junio. El río es algo vivo y no matemático”, agregó.

Al ser consultado sobre si la baja puede afectar a la biodiversidad, Dopazo respondió: “No, la naturaleza es sabia. Los peces van buscando los cauces más profundos por instinto, saben cuando el río crece o decrece. Aunque algunos pueden quedar atrapados y se van a ver afectados. Pero lo que es la población ictícola busca el agua más profunda”.

Sobre el pronóstico para lo que resta del año, el especialista detalló a UNO: “Los pronósticos para el río Paraná no pueden exceder los 20 días como máximo. Más de eso sería arriesgado porque la cuenca del Río de la Plata, que compone el río Paraná, es muy grande. El INA pronostica solo a dos semanas. Se va a mantener, con niveles muy similares a los que tenemos ahora. Si se da un crecimiento será de algunos centímetros, lo mismo que si baja. Lo que pasa es que no ha llovido en la cuenca alta del río Paraná. Y si tenemos en cuenta que hay más de 60 represas en los afluentes del río, que están prácticamente vacías o con niveles muy bajos, cuando empiece a llover lo que van a hacer los brasileños es juntar el agua porque dependen de esas represas. Así que por más que comiencen las lluvias vamos a tener un período que no se va a ver reflejado en el Paraná”.

Pronóstico para el trimestre

El Servicio Meteorológico Nacional emitió su pronóstico trimestral para octubre, noviembre y diciembre. Allí informa que se mantendrán las condiciones neutras del fenómeno de El Niño en el país. Sin embargo, al analizar por regiones, se observa y espera mayor chance de lluvias superiores a las normales sobre la región del Litoral y sur de la Patagonia.

En cuanto a las temperaturas, es probable que sean superiores a las normales sobre el norte del Litoral, NOA y todo el centro del país. Y normal o superior a la normal sobre las provincias del norte del país y sur del Litoral. Por otro lado se esperan temperaturas normales o inferiores a las normales sobre la Patagonia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario