Tendencia

Los precios de las verduras siguen en alza

Primero la ola de calor hizo estragos en los cultivos. Ahora los afecta mucha lluvia en poco tiempo y la elevada humedad. Esto hizo subir los precios

Jueves 27 de Enero de 2022

Esta semana subieron los precios de venta al público de las verduras en general, producto de la escasez en muchos de los cultivos debido a la ola de calor extrema y la sequía que sufrió la región este mes. Y si bien las últimas lluvias trajeron algo de alivio, que cayera tanta agua en tan poco tiempo y se generara mayor humedad fue contraproducente, ya que mucho de lo que no se alcanzó a cosechar se pudrió en la planta.

Hay quienes aseguran que en promedio los aumentos superaron el 100%. En algunos productos el incremento fue notorio, como en el caso del tomate, que llegó a costar en algunos puntos de venta 450 pesos. Afortunadamente para los consumidores, ahora empezó a bajar, ya que comenzó a haber mayor producción en otras provincias y entró bastante mercadería.

No es igual con la papa: en la zona en que se la cultiva, en la provincia de Buenos Aires, la falta de agua generó una pronunciada escasez y por este motivo su valor se duplicó: en algunos lugares se vendía al público a 50 pesos el kilo, y ahora está 90 o 100 pesos; en otros se remataban tres kilos por 100 pesos, y llegó a ofrecerse un kilo por 150 pesos.

Los precios de las verduras treparon al doble o más..jpg
Los precios de las verduras treparon al doble o más.

Los precios de las verduras treparon al doble o más.

Walter, propietario de una verdulería de calle Don Bosco al 1.800, en Paraná, confirmó a UNO que en el rubro “prácticamente todo ha aumentado” y precisó: “La papa, la zanahoria, el tomate, el morrón y otras cosas sufrieron aumentos de precios. Lo que más afectó la producción fueron los grandes calores que hubo este mes”.

“Lo que subió mucho fue la papa, porque hay poca. Pasa que las altas temperaturas afectan la calidad, y si por ejemplo hoy estás cargando papa en Mar del Plata, mañana llega a destino toda manchada; los mismos calores la van cocinando. También ha pasado con la cebolla”, lamentó.

Asimismo, aseguró: “Con la papa pasó que se estaba pagando 400 pesos la bolsa y hoy está entre 1.000 y 1.200 pesos una papa sin manchar. Hay lugares que la está vendiendo entre 1.100 y 1.300 pesos. Por ahí si uno compra por cantidad consigue mejor precio”.

A su vez, señaló: “Las verduras, en promedio, han aumentado más del 100%. Hay poca mercadería y la demanda es alta”.

También afirmó que la situación es complicada para las verduras de hoja, que se producen en la zona, ya que por el sol y las temperaturas sofocantes se quemaron o se secaron muchas plantas. En este contexto, productores hortícolas de Paraná habían advertido importantes pérdidas: “Son altísimas, rondan el 80%. Y no hay mucho que podamos hacer. En algunos lotes alcanzamos a regar, pero no nos alcanza para mucho. El 20% que está quedando de lo sembrado de lo que son verduras de hoja, como acelga, perejil y demás, se están quemando; los melones, típicos de esta época, también se están asoleando”, manifestó la semana pasada a UNO Daniel Brandolín, quintero de la capital entrerriana, quien tiene además un puesto de comercialización en el mercado concentrador El Charrúa.

Consultado ayer por el impacto en los cultivos que tuvieron las lluvias de estos días, evaluó: “En realidad está haciendo más daño a lo que ya estaba para cosechar, porque llovió mucho de golpe y hay bastante humedad; esto hace que se esté pudriendo lo que está en las plantas. Es poco lo que se puede cosechar en buen estado. Está quedando algo de acelga, pero en lo demás la pérdida es muy grande: se perdió entre un 80% y un 90% de la lechuga, y del zapallito un 90%”.

No obstante, destacó: “El beneficio que trajo la lluvia ahora es que se va a poder sembrar en los próximos días, porque cambia la superficie del suelo. En esta época se siembra de todo. Zanahoria ya casi no se hace en la zona, pero sí lo que es remolacha, chauchas, pepinos, acelga, lechuga, perejil. Esperamos que el tiempo nos ayude”.

Con respecto a cómo repercutió en los precios esta situación, refirió: “Algunas cosas han subido un montón, porque no hay mercadería o es poca, y hay mucha demanda. Lo que es verdura de hoja aumentó casi todo, en algunos casos más del doble”.

Sobre este punto, indicó: “Para poder comprar mercadería hoy en día, el verdulero tiene que ir temprano al mercado o encargarla. Sino, no consigue”.

Sobre el valor del tomate, mencionó: “Subió pero después empezó a bajar. No se cultiva mucho en la zona, sino que viene de afuera y ya entró mercadería. Tiene que ver mucho con el calor y el cambio de luna, que es cuando empieza a madurar más rápido y comienza a haber mayor cantidad”.

Impacto de la escasez

Walter, verdulero de calle Don Bosco, advirtió que no solo la verdura sufrió las inclemencias del tiempo, sino también las frutas, en sus zonas de producción. Esto genera escasez y sobre el tema, manifestó: “Calculamos que la temporada de lo que llega desde Mendoza se va a terminar el 25 de febrero, cuando siempre ha habido fruta hasta abril”.

Sobre los valores actuales del mercado de este tipo de mercadería, indicó que la ciruela y la uva cuestan entre 200 y 350 pesos, según la variedad y la calidad.

También observó: “El tomate hoy está entre 1.000 y 1.500 pesos el cajón y está bajando, porque está entrando de la zona de producción de Mendoza. Pero creemos que no va a haber mucho este año”.

Frutas verduras verduleria.jpg

Lo que llega de otras regiones del país también está teniendo modificaciones en sus costos: “La manzana también está aumentando: dos kilos de una manzana comercial están a 120 pesos de oferta, al igual que la banana de Bolivia”, dijo.

“Hoy lo más barato es la naranja, que está a 120 pesos los dos kilos. Nosotros, al comprar como mayoristas y traer directo de la zona de producción, podemos ofrecer mejores precios. Por ejemplo, el kilo de sandía a 25 pesos, cuando de costo habitualmente está a 50 pesos”, explicó, y agregó: “Tenemos el zapallo a 50 pesos el kilo, cuando por lo general de costo se consigue a 80 pesos. Y vendemos dos kilos de cebolla por 100 pesos”.

En otros casos, los valores del mercado van sujetos a la escasez de la oferta y sobre este punto analizó: “La zanahoria hoy está a 120 pesos el kilo, cuando se conseguían dos kilos por 100 pesos hasta hace poco. El zapallito de primera está a 150 pesos los dos kilos. Se perdió bastante por el calor, y para el productor el costo operativo es el mismo”.

“Hay que dejar en claro que todo lo que está pasando es por el factor clima, no es un capricho de los mercados. Cuando entra mercadería cuesta lo que realmente tiene que costar y a veces menos, pero cuando no hay, es más alto el precio. Hay gente que lo entiende y otra que no, y es lógico: venían pagando tres kilos de papa a 100 pesos y hoy un kilo vale 150 pesos”, dijo, y observó: “A nosotros se no cayó un 20% la venta, los clientes gastan menos y se cuidan más. Por ahí llevan menos, pero compran aunque esté más caro, porque no les queda otra”, sostuvo.

En esto coincidió Maximiliano, quien atiende un puesto de verduras en calle Perú: “La verdura siempre se vende, más allá del precio. Obvio que la crisis afecta y hoy la mayoría de la gente compra de a una o de a dos unidades de cada cosa. Es raro que compre de a kilo”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario