A un año del cierre de las exportaciones, solo hubo un freno entre junio y octubre

Los cortes de carne suben por encima de la inflación

En el último mes hubo un alza de precios de 8,4% en promedio; en el acumulado anual, los cortes se incrementaron un 70% en promedio.

Martes 17 de Mayo de 2022

A un año del conflictivo cierre de las exportaciones de carne, el precio para el mercado interno no se frenó y acumuló una suba del 70%, es decir por encima de la inflación anual que según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) acumula un 58% en 12 meses.

La medida mantuvo los precios de los distintos cortes prácticamente congelados entre junio y noviembre, cuando nuevamente –y por distintos factores– volvieron a empezar una escalada.

“Los aumentos son todos los meses”, confió el responsable de una sucursal de una de las cadenas más reconocidas de la ciudad.

Ante la consulta de UNO, dejó en claro que las circunstancias han llevado a un sensible cambio de hábitos de la población. Esas circunstancias son el aumento de precios, el bajo poder adquisitivo, y el reemplazo por otras carnes, por ejemplo, que tienen un mayor rendimiento y además, menor precio, como los cortes de pollo o cerdo.

Es que en el mismo período, la carne de pollo tuvo una variación levemente menor, del 65%, aunque con un fuerte ajuste también el mes pasado; en el caso del cerdo, en general hubo un alza de por encima del 55% en el acumulado anual.

Cambios

En cuanto a las variaciones, confirmó que hay variaciones todos los meses. Los nuevos precios de lista van siendo absorbidos en parte, para no hacer caer estrepitosamente las ventas.

“Hoy, la nalga de muy buen calidad tiene un precio de 1.250 pesos el kilogramo”, graficó. Y habló que ponen a consideración de los consumidores diferentes promociones.

“Tenemos un kilo de carne picada, un kilo de pata muslo, un kilo de hamburguesas y un kilo de costeletas, a 2.000 pesos”, señaló.

En otro local consultado, coincidieron en una caída de consumo “que viene de hace rato”, al mencionar que en general, se mantiene una clientela, y que “las ventas varían mucho según la altura del mes”.

“Se ve más asado a principios de mes, cuando hay algo de plata”, indicó.

En el último mes, dijo que los precios de los proveedores llegaron con subas de 5%, un poco debajo de la inflación. “Lo que pasa es que todos los meses sube, y la plata alcanza cada vez menos”, apuntó.

Tendencia

En una carnicería barrial apuntaron, a modo de ejemplo, lo que cuesta hoy un asado.

“Una juntada entre amigos te sale arriba de 1.000 o 1.500 pesos, solo de carne y chorizo”, es demasiado.

Hace un año, el kilo de asado tenía un valor de 650 pesos, y hoy según la calidad, tiene un valor de 1.050 pesos.

“El primer salto fue en noviembre, que se fue a 750 pesos. A partir de ahí nunca dejó de crecer; solo mermó un poquito después de las fiestas, cuando se trata de una suba estacional”, reafirmó.

El kilo de nalga, en un año, pasó de 750 a 1.250 pesos; la carne picada, que en agosto valía 400 pesos el kilogramo, hoy cuesta 650 pesos, es decir que subió un 60% en solo seis meses.

Lo mismo sucedió, por ejemplo, con el vacío, que tenía un costo de 800 pesos al terminar octubre, y hoy ya supera los 1.250 pesos.

Estadísticas

Distintos informes oficiales dan cuenta de los aumentos y al mismo tiempo, la caída de consumo.

Por caso, la Cámara de la Industria y Comercio de la Carne (Ciccra) indicó que el consumo de carne vacuna fue de 47,7 kilos, un 2,6% menos en relación al mismo mes del año pasado. Y añade que en esos meses, los consumidores dejaron de comer 1,2 kilos.

Según los datos relevados por el Indec, la inflación mensual fue de 6% en abril: las carnes, como todos los alimentos, siguieron la misma tendencia: el asado subió un 5,2%; el kilo de cuadril registró una variación de 7,7%; 7,8% en nalga; mientras que la carne picada común se incrementó un 9%, uno de los cortes más populares y demandados.

En tanto que el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCV) sostuvo que en abril, la carne vacuna se encareció un 8,4% en promedio; y recordó que en enero, todos los distintos cortes tuvieron un incremento de 2,5%, luego un 3,1% en febrero y 8,5% en marzo.

El consumo se ubica en 47,7 kilogramos por habitante por año, lo que marca una caída interanual de 2,7%, es decir 1,3 kilogramos menos, por habitante por año.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario