Temporal
Martes 13 de Noviembre de 2018

Lo que trajo la lluvia: Fuerte demanda de vecinos por ayuda social, cortes de calles y autoevacuados

Por la llegada de El Niño serán más frecuentes los temporales de lluvias. Anegamientos, pérdidas materiales, riesgo de derrumbes afectan a decenas de familias paranaenses. Se lanzan campañas solidarias

Para que tomen nota las autoridades locales de las distintas localidades, y también provinciales: el temporal desatado desde el domingo en la región constituye la presentación de El Niño, fenómeno meteorológico que trae aparejado lluvias intensas –además de altas temperaturas–, que se repetirán durante los próximos meses. Y que también hará incrementar los caudales de los ríos.

Embed

Decenas de familias afectadas en la capital entrerriana –una de las ciudades más castigada– y en otras localidades de los departamentos Paraná, Diamante, Victoria y Nogoyá, fueron el saldo de las abundantes lluvias. Para las primeras horas de hoy se aguardan nuevos eventos meteorológicos en la región, de alto impacto y abundante agua.

Durante la jornada de ayer se multiplicaron los pedidos de ayuda por viviendas y barrios anegados, con cuantiosas pérdidas materiales. En Paraná, los mayores inconvenientes se registraron en San Agustín Centro, El Radar, San Martín, Villa Mabel, Belgrano, El Trébol, Cáritas, Croacia Sur, Las Piedras, Los Hornos, Mosconi 1 y 3, Itatí, Los Berros, Papa Francisco, Puerto Sánchez, Antártida Argentina y Padre Kolbe, la zona sur de Paraná, barrio 98 Viviendas y la Villa 351. En la vecinal Mariano Moreno, viviendas a la vera del arroyo Antoñico quedaron en riesgo de derrumbes inminentes.

Hasta las últimas horas de la tarde de ayer –al cierre de esta edición–, se acumularon entre 180 y 220 milímetros de agua en el Departamento Paraná, un poco menos en Diamante, Victoria y Nogoyá, y entre 80 y 90 milímetros en el sur entrerriano.

Embed

Personal de organismos de Defensa Civil y de áreas sociales de la comuna y de la provincia desplegaron acciones y ayudas, que resultan casi siempre insuficientes. Por esa razón, organizaciones no gubernamentales iniciaron campañas solidarias para reunir materiales y elementos para los más necesitados.

Ante la consulta de UNO, el jefe del Departamento de Hidrología de la Dirección de Hidráulica de la Provincia, Oscar Duarte precisó a UNO que el temporal desatado desde el fin de semana marca los primeros indicios de la llegada de la corriente de El Niño. "Son los indicadores de que ya está presente. De hecho venimos con una temperatura ambiente muy elevada, y de humedad, y las lluvias empezaron a caer. Esto de alguna manera reúne las características de El Niño. Supuestamente habrá un pico para diciembre o enero, lo que significa que recién está creciendo El Niño", señaló.

Después de dos años de fase neutral o de La Niña –sequía–, el fenómeno de El Niño podría extenderse hasta el inicio del invierno, según los especialistas. "El Niño –recordó Duarte– ocurre cuando los vientos sobre la costa del continente, que actúan como sostén del vapor de agua, disminuyen y entonces esa humedad ingresa hacia el continente. Es decir, se da bajo dos condiciones: el aumento de la temperatura del mar en el Pacífico y la disminución de esos vientos".

Con este fenómeno llegan lluvias por encima de lo normal, intensas, alta humedad y temperaturas, y también de nubosidad.

corte Miguel David.jpg
Foto: Javier Aragón
Foto: Javier Aragón

"Son características y probabilidades que se pueden dar, no son certezas, pero ya se están dando esas condiciones", dijo Duarte. Y marcó que entre diciembre y enero, se va a dar un pico de El Niño. "Está recién comenzando el fenómeno; el día 5 de noviembre, la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) marcaron esos aumentos de las temperaturas y los vientos en el mar. De hecho, hace 15 días esto que pasó el fin de semana en la región, se había dado en el norte de Brasil y Paraguay, y por eso hubo precipitaciones similares a las registradas acá y más intensas aún. Eso hizo elevar y recuperar todas las cuencas", dijo.

Justamente, como consecuencia de ello, se prevé un aumento de los niveles de los ríos, lo que también constituye una advertencia por su impacto en la zona ribereña. "Vamos hacia una recuperación de los niveles, todavía estamos lejos del nivel de alerta o evacuación, pero seguramente en los próximos meses vamos a ingresar a esa etapa", amplió Duarte.

Embed

Al borde del Colorado
Aunque la comuna indicó que se mantiene una guardia las 24 horas fueron muchos los llamados a la Redacción de UNO para indicar que los teléfonos de Defensa Civil están colapsados y se quejaron por la falta de respuestas de la comuna.

En la vecinal Mariano Moreno, dos viviendas quedaron al borde de caer al arroyo Colorado, tras un desmoronamiento de la barranca que llegó hasta los cimientos de las edificaciones ubicadas en calles Cabeza de Vaca y Cabildo Abierto. La tierra se hundió unos 50 centímetros.

En diálogo con UNO, el presidente barrial Gabriel Massimino contó que en horas del mediodía asistió la comuna, Bomberos y Policía. "Las familias Sabre y Leguizamón son las afectadas. Acá hay un problema de larga data, por el que venimos reclamando una obra de contención, a lo largo de los 600 metros de la orilla del arroyo, desde el puente sobre Don Bosco hasta Monseñor Dobler". En esa zona, en dos décadas se perdieron hasta 90 metros de fondos de las viviendas, por el constante golpe que las aguas del arroyo propinan sobre esa costa. Allí, el cauce fluye a unos 30 metros debajo del nivel de las viviendas.

"El intendente Sergio Varisco y el ingeniero Ramos (Omar, secretario de Proyectos Estratégicos de la comuna) vinieron en agosto y nos prometieron una contención con pilotes y hormigón. Evaluaron las dificultades para el ingreso y movimiento de las maquinarias, porque no es un suelo compacto. Pero queremos la obra, antes que sea tarde", dijo. Vale recordar que en el marco del programa El Concejo va a tu barrio, en 2017 la vecinal pidió con urgencia los trabajos, que quedaron pendientes.

Reclamos
En Villa 351 varias familias pidieron ayuda porque perdieron sus pertenencias. Así lo indicó a UNO Sandra Mendoza, una vecina de la zona que está ayudando a las familias afectadas sobre calle avenida De las Américas y Pronunciamiento. "Estamos todos sobrepasados de agua pero hay cinco familias que están en peor situación porque el agua les llegó a los colchones y perdieron todas sus cosas", relató.
Asimismo aportó que a la vera del arroyo hay dos familias más que se vieron afectadas y que necesitan muchas cosas. En tanto vecinos de 98 Viviendas señalaron que el agua arrastró dos viviendas precarias a un zanjón y que ni el 147 ni el 103 les dieron respuestas: "No vino nadie", aseguró a UNO un damnificado quien indicó que en la zona hay más de 30 familias afectadas.
Por otro lado, ayer hubo un corte de calle en Miguel David, en jurisdicción de la vecinal Santa Lucía. Unas 30 familias reclaman la ayuda social del Estado.
En tanto UNO relevó ayer la situación de niñas y niños que fueron evacuados del barrio La Misión de Paraná, y que necesitan ayuda urgente. Son 12 y varios de ellos padecieron enfermedades respiratorias severas en los últimos fríos del invierno y se estaban recuperando hasta que llegó el temporal.
Militantes del Movimiento Popular La Dignidad trabajan en el barrio La Misión, que se inundó el domingo desde las 13 cuando se desbordó, por tercera vez, el arroyo Antoñico a la altura del cruce Jorge Newbery. Y fueron ellos quienes tras el corte de calle de los vecinos, articularon la evacuación de las madres con los niños que se animaron a dejar sus pertenencias.
Ayer los pequeños amanecieron en la casona que se encuentra en avenida Estrada al 1.000 a unos metros de la Bajada de los Vascos, frente al Museo de la Memoria Municipal. Los chicos están descalzos y vestidos con la ropa seca que pudieron rescatar antes que el agua del arroyo y la que cayó del cielo arruinaran todas sus pertenencias. Necesitan: alimentos, artículos de limpieza, zapatillas, ropa. Por donaciones, se puede llamar (377 463-2501 Alejandra) o (343 450-7898 Melina).


Declaran emergencia vial, pluvial, sanitaria y social
Mediante Decreto 2.020/18, el Departamento Ejecutivo Municipal de Paraná declaró el estado de emergencia pluvial, vial, sanitaria y social en la ciudad, por el término de 90 días, a fin de realizar las acciones conducentes a la atención, asistencia y ayuda de las familias afectadas por el temporal acaecido este fin de semana, y efectuar la prevención de daños que pudieran derivar de futuras lluvias o como consecuencia de la situación extraordinaria suscitada por la contingencia aludida.

El intendente Sergio Varisco recorrió ayer los barrios afectados por el temporal. Desde la Municipalidad se continúa con los operativos de asistencia con entrega de elementos necesarios, saneamiento de arroyos, desagote de viviendas y reposición provisoria de techos de viviendas. "Estamos simultáneamente en 20 barrios, con asistencia a la población que más necesita y han perdido elementos de primera necesidad", señaló Varisco en su recorrida por zonas lindantes a los arroyos.

"Se está haciendo limpieza constante de los arroyos", agregó e instó a la población a no ser desaprensivos y no tirar elementos de gran porte a estos cursos de agua.

Durante dos jornadas se ha asistido, hasta el momento, a más de 300 familias paranaenses que han sufrido pérdidas parciales y totales.

Desde áreas del Centro Integrador de Servicio Ciudadanos prosiguen las tareas de limpieza y saneamiento de distintos arroyos; mientras que desde la Subsecretaría de Desarrollo Institucional y Servicio a la Comunidad con camiones atmosféricos y bombas extractoras; y el área de Protección Civil brinda soluciones provisorias a aquellas familias que han sufrido la voladura de su techo con plásticos resistentes de agrotileno.


Ayuda directa del gobierno provincial
La ministra de Desarrollo Social de la Provincia, Laura Stratta informó que son 400 familias las damnificadas en Paraná. El gobierno brinda asistencia con módulos alimentarios, frazadas, calzados y vestimenta.

"Hay un pedido del gobernador de siempre acompañar cuando se dan estas condiciones climatológicas en las que las consecuencias siempre son sobre las familias más vulnerable", sostuvo Stratta al finalizar el encuentro de trabajo con Gustavo Bordet.
La funcionaria precisó que el gobierno provincial atendió de manera directa diferentes barrios y zonas de Paraná y Colonia Avellaneda. Entre ellos los barrios San Martín, Estación Parera, Las Rosas, Las Piedras, Miguel David, Newbery, Antártida, Las Flores, Puente Blanco, El Túnel, Capibá, Bañados, Croacia Sur, La Delfina, 17 de Febrero, 25 de Junio, Coveflo, Paraná XVI, Gaucho Pobre, Los Berros, Don Bosco, Scapelatto, Lebenshon, Vecinal Ameghino, Villa 351, Giachino, Los Arenales, Toma Vieja, Belgrano, el Morro y Las Lonjas de Colonia Avellaneda.

"Ha caído mucho agua, pero particularmente los mayores problemas los tuvimos en Paraná. Desde ese domingo se está coordinando con las referencias barriales y las instituciones intermedias el envío de ayuda que se iba a distribuir desde ayer, y que consta de módulos alimentarios, frazadas, calzado y vestimenta".

Embed

Campañas solidarias
Para reunir alimentos no perecederos, elementos de higiene y limpieza, y ropa, lanzaron campañas de donaciones instituciones como el Rectorado de la Uader, la Facultad de Trabajo Social de la UNER, y distintas comisiones vecinales.

Comentarios