Submarino ARA San Juan
Viernes 24 de Noviembre de 2017

"Llora ella y lloro yo, pero es terrible", dijo la madre del marino entrerriano

Desde Mar del Plata, Raquel Colombani contó que la vigilia se hace cada vez más desesperante. "Tengo una leve esperanza", dijo.

La madre del teniente de navío del submarino ARA San Juan, el concordiense Fernando Ariel Mendoza, que lleva nueve días desaparecido, contó que ayer fue el día más complicado que vivieron desde que se inició la búsqueda en aguas del Mar Argentino. Desconsolada, al igual que Carolina, su esposa, que ayer se descompensó en medio de la vigilia, Raquel Colombani aclaró que el sumergible se encontraba en buenas condiciones desde que se realizó el mantenimiento denominado de media vida. "Fue un día más complicado que otros, porque aparentemente fue un momento crucial de la mala noticia, pero en realidad tengo una leve esperanza. Para qué vamos a crear falsas expectativas", dijo quebrada por la angustia y explicó que no tenía certezas sobre si existía información previa de la explosión ocurrida en el ARA San Juan el mismo día que desapareció.


Raquel afirmó que se encuentra alojada en la casa de otro de sus hijos, en la localidad de Santa Clara del Mar, a 20 kilómetros de la Base Naval de Mar del Plata. Si bien primero se había instalado en la casa de su nuera, la llegada de sus familiares a la casa y otros factores hicieron que cambiara de decisión. "Ella se descompensó, estaba terriblemente mal hoy (por ayer). Pero no se puede, llora ella, lloro yo. Es terrible porque ella tendrá su dolor de esposa y yo de madre.


Es doloroso lo que está pasando, pero tampoco podemos estar echando culpas acá o allá", consideró.


Fernando es el menor de tres hermanos. Nacido en la ciudad de Concordia y tiene dos hijos, una nena de 11 y un nene de 13 años. "Hace 17 años que está en la Armada y 10 que reside en Mar del Plata. Se recibió en la escuela técnica Nº 1 de Concordia y después se fue a estudiar a la Armada", contó sobre sus comienzos. Enseguida recordó que fue decisión de Fernando sumarse a la Armada, el mismo camino que siguió su hermano mayor que se dedica a la actividad pesquera. "Nosotros cada vez que dan el parte vamos a la Base Naval, o estamos en la casa de mi nuera o estamos en la casa de mi hijo", indicó.


La mujer recordó el último contacto que mantuvo con Fernando, antes de zarpar desde Ushuaia. "Hablamos cosas de madre e hijo, qué querés que te diga. Siempre estaba comunicada con él, teníamos una excelente relación de madre e hijo. Vivíamos comunicándonos, como lo hago con los otros hijos", relató en diálogo con UNO.



"Este era su último viaje"


Un amigo del teniente Fernando Mendoza, uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan, habló ayer sobre la situación del marino y confesó: "Este era su último viaje".Se trata de Sergio Zelaya, quien se siente orgulloso de su amigo. "Cumplieron el rol de amar a su Patria", rescató.



Comentarios