Inclusión
Miércoles 03 de Octubre de 2018

Llevan 41 años forjando la inclusión, inspirados en San Francisco de Asís

Hoy se celebra el día del santo de los pobres, que dedicó su vida a atender enfermos. En la institución que lleva su nombre honran su legado

Hoy se conmemora el Día de San Francisco de Asís, llamado el santo de los pobres, de quien tomó el nombre Jorge Bergoglio para transformarse en el papa Francisco.
En Paraná, María Delia Rubinetti también bautizó con su nombre a la institución que fundó el 4 de abril de 1977, para honrar al religioso que la inspiró con sus valores a crear un espacio para brindar educación y contención a personas con discapacidad profunda. Desde entonces se fue sumando más gente en esta encomiable labor, que ya lleva 41 años.
Al respecto, Silvia Pasquet, la vicepresidenta y actual presidenta interina de la entidad, señaló a UNO: "La fundadora, María Delia Rubinetti, siempre tuvo este sentimiento respecto a la forma de vida de San Francisco de Asís, sobre su trayectoria al abandonar su riqueza y dedicarse a la atención de las personas enfermas y sumidas en la pobreza, repartiendo amor y esperanza en las épocas en que vivió. Es un santo de la humildad, del perdón, de la vocación por acompañar a los que sufren".
La obra, que en aquel entonces comenzó con un grupo de psicopedagogas en un inmueble de calle Yrigoyen y que en la actualidad funciona en Elena de Roffo 140, en la capital entrerriana, con los años fue multiplicando las posibilidades, y sus mentores fueron dándole un marco formal e institucional a esta iniciativa.
Actualmente cuentan con distintas propuestas para propiciar la atención de quienes lo necesitan, para que puedan avanzar y salir adelante. "En este momento son 146 niños, adolescentes y adultos los que concurren a las cuatro instituciones que tenemos y que llevan todas el nombre de San Francisco de Asís", contó Pasquet, en referencia a la escuela integral N° 9, el Centro de Estimulación Temprana –para niños de cero a 6 años–, el Centro Educativo Terapéutico –para los asistentes de 6 a 25 años– y el Centro de Día –sin límites de edad–. También mencionó: "Contamos además con un pequeño hogar en calle El Crespín 167, donde hoy en día residen de lunes a viernes cinco personas, que es la cantidad que podemos albergar, y que procura resolver las expectativas de los papás pensando en cuando ellos ya no estén".
Las tareas que llevan adelante, fomentando la inclusión, requieren de un gran esfuerzo y compromiso, por eso hay un gran equipo de trabajo que a diario va dispuesto a dar lo mejor de sí, y con vocación comparte sus saberes y su formación con quienes asisten a alguno de los espacios que se brindan. "Atendemos a gente con discapacidades severas y profundas. Somos el único establecimiento con esta particularidad en Paraná y uno de los pocas que existe en la provincia. En total hay 192 personas trabajando. Que dependen de la institución, son 135, entre profesionales, equipo técnico, directivos y todo el personal de mantenimiento y de maestranza, choferes, auxiliares, cocineros, gente de limpieza y dedicada a la higiene de los chicos. Y en la parte de la escuela, se suma personal del Estado, que son 57 trabajadores", refirió la mujer, que hace 18 años vuelca su vocación de servicio para mejorar la calidad de vida de los concurrentes.
"Siempre he estado conectada con la temática de la discapacidad y por eso estoy en esta institución. Soy maestra de ciegos, aunque nunca ejercí. Amo lo que hago, estoy muy comprometida, desde que arranqué y forma una parte muy importante de mi vida en este momento la fundación San Francisco de Asís", dijo, y aclaró: "No es para cualquiera trabajar con personas con discapacidad, porque requiere un compromiso de mente, cuerpo y alma, sobre todo en casos severos a las cuales nosotros nos dedicamos".

La actividad en la escuela
Como la mayoría de las instituciones que atienden a personas con discapacidad, en San Francisco de Asís están golpeados por los recortes y las dificultades económicas que les generan sobre todo los atrasos en los pagos del programa nacional Incluir Salud. No obstante, no bajan los brazos y siguen adelante, cumpliendo con la misión que se propusieron hace más de cuatro décadas atrás.
Si bien no realizarán hoy un acto o un festejo formal por estos motivos y la actividad será la habitual, comentaron que durante toda la semana emprendieron trabajos con los chicos recordando los valores que el religioso trasmitió a lo largo de su vida. En este marco, Adriana Morales, la directora de la escuela integral N° 9, a la que asisten 74 alumnos, comentó a UNO: "Las docentes durante toda la semana hicieron actividades áulicas y de recreación vinculadas a San Francisco de Asís". Asimismo, señaló: "Es el día de nuestro patrono, tal como lo llamamos, a pesar de que no es una escuela confesional. Quien la fundó, que es María Delia Rubinetti, se inspiró en la obra de San Francisco para impulsar esta institución y se toma a este santo como ícono, como un ejemplo a seguir".
Sobre la modalidad de trabajo en la escuela, indicó que en el lugar trabajan en doble jornada: de 8.30 a 12.30 es el primer turno, por la mañana, y luego los chicos que continúan o directamente van por la tarde, lo hacen de 12.20 a 16.20.
Morales, quien hace 25 años forma parte de este establecimiento, coincidió con Pasquet en cuanto a que hay que contar con una marcada vocación: "Somos una institución que atiende a personas con discapacidades profundas y múltiples, que tienen comprometidas todas sus áreas, tanto la cognitiva, como la motriz y la conductual. Trabajamos con grupos reducidos, atendidos por especialistas. Durante la mañana tenemos todo lo que son las áreas pedagógicas y por la tarde también hay cuatro grupos pedagógicos pero además se brinda estimulación temprana a los niños hasta seis años y se trabaja en las áreas estéticoexpresivas con los más grandes", dijo.
A su vez, la directora reivindicó: "Es un trabajo con el que decididamente hay que estar comprometido y nos tiene que agradar, porque si a uno no le gusta o no hace contacto con las personas con las características que tienen nuestros alumnos, no se puede llevar adelante. En nuestra labor diaria está muy en juego todo lo que tenga que ver con la afectividad también. Nos vinculamos con los alumnos y con sus familias. Son chicos que tienen limitada su expresión y tenemos que ser intérpretes y saber que necesidades tienen a pesar de que no lo puedan verbalizar", dijo, y destacó: "Desde mi experiencia, siempre digo que trabajar acá me ha hecho mejor persona".
Por último, instó: "Queremos que la comunidad se acerque a conocer el lugar, y a conocer en profundidad nuestro trabajo. Siempre están abiertas las puertas de nuestra institución".

Comentarios