Secciones
Despidos

Lleva dos semanas la toma de un frigorífico por parte de sus trabajadores

Reclaman salarios atrasados y precariedad laboral. Fracasó ayer una audiencia en la Dirección de Trabajo. Prevén iniciar gestiones políticas.

Miércoles 27 de Noviembre de 2019

Ayer tuvo lugar una nueva instancia de negociación entre los trabajadores del Frigorífico Serviaves y la patronal para tratar de encontrar una salida al conflicto que lleva ya dos semanas de paralización de la planta ubicada en la localidad de San Justo, en el Departamento Uruguay.

El encuentro de ayer tuvo lugar en la Dirección de Trabajo en la ciudad de Concepción del Uruguay.

Al igual que cada una de las diferentes reuniones que tratan de acercar posiciones, la de ayer tampoco llegó a buen término y se prolonga de esta manera un problema que involucra a unos 200 trabajadores de la industria avícola.

Si bien hay una conciliación obligatoria dispuesta desde la Dirección de Trabajo, la misma no ha sido acatada por los trabajadores y se esperan nuevas propuestas para salir del estancamiento actual.

“La propuesta presentada por el empresario Domingo Leopardo (propietario del frigorífico) no alcanza para dar respuesta ni garantías a los justos reclamos de los trabajadores del frigorífico y niega la existencia de posibles garantes que confíen en la productividad del mismo”, señaló ayer Sergio Vereda, secretario general del Sindicato de la Carne en esta región.

Uno de los puntos abordados dio cuenta de los 8.000 pesos depositados a los trabajadores como parte de lo adeudado, sin embargo el reclamo se centró en la falta de un plan para cancelar los salarios atrasados.

Paralización total

A la salida de la audiencia de ayer, Vereda se refirió a los trabajos que Serviaves estaba haciendo para la empresa SoyChú, para quien se estaba faenando hasta antes de la medida de fuerza y que se estaría haciendo con una frecuencia constante.

“Esto no es una toma de la planta, sino la permanencia en su lugar de trabajo para resguardar no sólo su trabajo sino el lugar y el cuidado del mismo, sin impedir la entrada o salida de cualquier persona autorizada”, destacó el representante gremial.

Los argumentos esgrimidos para no acatar la conciliación obligatoria se centran en que se les está exigiendo que se trabaje pese a la deuda existente con ellos, y, además, no habría cobertura médica para los empleados ya que no contarían con ART, algo que exigen desde el gremio como uno de los puntos principales.

Según se dio a conocer ayer, se pasó a un nuevo cuarto intermedio hasta que sean convocados frente a la presencia de un tercero interesado, que probablemente sea SoyChú. “La Lucha continúa de la misma manera y más unidos que nunca, porque el pueblo está apoyando esta causa”, indicaron los trabajadores.

Las negociaciones están estancadas

El conflicto comenzó el viernes 15 e involucra a casi 200 obreros que se desempeñan en el lugar, los cuales decidieron ese día no ingresar a trabajar a la planta.

Según remarcó el titular del gremio de la Carne, Sergio Pancho Vereda, la medida se adoptó tras una asamblea con los trabajadores y con una nota ante el Ministerio de Trabajo. “La precarización laboral es una constante, pero ante la difícil situación del país los trabajadores hicieron un esfuerzo y se aguantaron mucho de lo que sucedía mientras cobraban, ahora se ha llegado al límite, no les pagan y no hay respuestas positivas a nuestros reclamos”, remarcó Vereda en diálogo con UNO.

Mientras las conversaciones entre las partes continúan por diversos carriles, el planteo formal sostiene por estas horas un cuarto intermedio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario