Secciones
Viviendas

Las torres del Procrear ya están listas, pero la entrega se demorará casi un año

Durante la última administración nacional no se destinaron los fondos para la obra de saneamiento. Ello demorará su habilitación

Miércoles 22 de Enero de 2020

Las 23 torres compuesta por unidades habitacionales de uno, dos y tres dormitorios, distribuidas en un predio ubicado entre calles General Espejo, Pablo Crausaz, General Sarobe y avenida Ejército de Paraná, están prácticamente listas. Tal como informó UNO en octubre pasado, se avanzaban en los detalles finales de las viviendas familiares. Actualmente, solo se ejecutan las tareas mínimas, al punto que hacia fin de mes es probable que se reduzca el plantel de operarios a la mitad, de los poco más de 40 actuales. Quedarían, en general, la dotación de serenos.

El desarrollo urbanístico a cargo de la Unión Transitoria de Empresas (UTE), compuesta por las empresas Caballi SA, Pecam SA y Szczech Néstor Iván, se había iniciado en 2014. Con un lento ritmo, avanzó en estos años la construcción del complejo de 426 departamentos totalmente equipados, como ya lucen actualmente, con cocina y equipos sanitarios. Algunos módulos en planta baja de las torres, tendrán locales comerciales; además, se hizo parquizado del amplio predio, y se lo dotó de servicios y nuevos espacios públicos.

Pese a que su construcción está prácticamente concluida, la adjudicación se estima que tardará casi un año. Es que el plan urbano contempla la construcción de una planta cloacal, que debía ejecutarse como obra complementaria, pero que en todos estos años no avanzó a la par del desarrollo estructural de los edificios. Por ello, la entrega de viviendas se demorará más de lo previsto, y de lo conveniente, ya que se produce un deterioro o desgaste de los departamentos, como consecuencia de no estar habitados.

“El proyecto ejecutivo está en manos del Banco Hipotecario, que es el que debe hacer la licitación. La entidad ya tiene listo hacer el llamado para la licitación; lo que está pendiente ahora es la autorización de la Municipalidad”, confirmó a UNO el secretario general de la delegación local de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Walter Doronzoro.

Sobre la no asignación de fondos en los últimos años desde el Estado nacional, el dirigente gremial calificó como una “injusticia tener cerrado” el complejo ante la necesidad habitacional que vive la ciudad y la región, “por no haberse previsto la obra. La anterior gestión nacional no le dio importancia al desarrollo Procrear, y por eso no otorgó la ampliación presupuestaria correspondiente”, explicó.

A la vista, se aprecia que el emprendimiento que modificará y dinamizará esa zona sur de la ciudad, en terrenos que pertenecían al Ejército, se encuentra prácticamente finalizado. Además de ya estar todos los departamentos totalmente equipados, se observa incluso la demarcación vial ya concretada en el interior del predio, e incluso señalizadas y pintadas las dársenas de estacionamiento.

Al respecto, el dirigente gremial hizo hincapié en los problemas que se pueden ocasionar al no estar habitadas las torres: mencionó que la falta de ventilación de las unidades genera desgaste en la pintura, o problemas de pérdidas mínimas, goteras entre otras fallas menores que sin ser atendidas, pueden agravar o deteriorar la vivienda. Además, se abre también un interrogante en torno a la garantía de obra.

Doronzoro indicó que si bien la comuna extiende la autorización en los próximos días, cumplidos los estudios y requisitos exigidos, y constatada la preservación ambiental del proyecto de la planta, se inicia un largo proceso, a saber: el llamado a licitación demanda un mínimo entre 30 y 60 días a partir de su publicación, presentación y estudio de ofertas, y adjudicación. Y en este tipo de obras, el plazo para su construcción no es menor a 180 días, estimó el dirigente.

Así, la concreción de una intervención indispensable para la habilitación del complejo sería –según esos cálculos– no menor a 8 o 9 meses.

“La realidad es que la anterior gestión nacional no le importó estos emprendimientos urbanos, pese a que el déficit habitacional es un problema estructural que afecta a cada vez más familias, en el país y en Paraná”, apuntó.

Precisamente, el proceso para la adjudicación de estas 426 unidades no se inició.

A diferencia de las viviendas que otorga el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV), estos desarrollos se concretan a instancias de obtención de créditos hipotecarios por parte de los interesados. Las recientemente designadas autoridades en el flamante Ministerio de Vivienda y Hábitat de la Nación delinean las nuevas políticas en la materia, teniendo en cuenta que durante la administración de Mauricio Macri no solo no hubo nuevas iniciativas de construcción o créditos Procrear, sino que se optó por los polémicos créditos hipotecarios UVA (Unidades de Valor Adquisitivo), que al ajustarse por inflación y dólar, multiplicó varias veces por encima del poder adquisitivo, a esos beneficiarios.

En el caso del desarrollo urbanístico Procrear en calle General Espejo, destinado a familias que quieran comprar su primera vivienda, deberá habilitar las inscripciones. De acuerdo con el formato que han tenido estos emprendimientos –unos 70 en todo el país, desde la Presidencia de Cristian Fernández–, las adjudicaciones salen por sorteo de la Lotería Nacional.

En principio, podrán anotarse paranaenses y habitantes de municipios del departamento. Se requiere ser argentino o extranjero con residencia permanente; tener ingresos familiares netos de hasta ocho salarios mínimo, vital y móvil –hay de todos modos, un ingreso mínimo según la tipología de vivienda–; tener entre 18 y 55 años y no haber resultado beneficiado con planes de vivienda en los últimos 10 años; entre otras obligaciones.

Superada la etapa, se realizará un sorteo que habilitará a que el beneficiario pueda iniciar el trámite de inicio de crédito en el banco. Y superada la precalificación crediticia se hará el segundo sorteo donde se determinará la unidad funcional que le corresponderá dentro del desarrollo urbanístico.

Las condiciones de evaluación y los requisitos habrá que ver si no se modifican con la nueva gestión, del mismo modo que el formato de los créditos a promover, si serán como hasta 2015 con sistema francés (tasas fijas), por UVA o bajo una nueva modalidad de indexación.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario