Secciones
La Provincia

Las huertas y una buena forma de educación con inclusión

En la ciudad de Libertador San Martín hay dos experiencias en marcha: el Centro de Capacitación Laboral en Huerta Orgánica Nº 276 y Huerta Kids. Ambas se realizan en el Museo Habenicht

Miércoles 05 de Noviembre de 2014

Sembrar la huerta es una actividad que brinda beneficios en diferentes aspectos: se puede educar, tener un proyecto a mediano y largo plazo, reunir conocimientos ancestrales y encontrar una salida económica y laboral.
La licenciada Sandra Erba, trabajadora social de la Municipalidad de Libertador San Martín explicó a UNO la importancia que tiene trabajar con los niños en las huertas orgánicas y las implicancias positivas que conlleva la autoproducción de alimentos: “Los productos frescos que pueden recolectarse, la importancia para la salud de consumirlos,  son algunos de los ítems que tuvimos en cuenta para este proyecto, pensando en cuán positivo es que los niños los desarrollen desde su edad temprana”, explicó.
En Libertador San Martín está funcionando desde hace dos años el Centro de Capacitación Laboral en Huerta Orgánica Nº 276. En el municipio observaron que muchos padres y madres asistían con sus hijos más chicos a las clases por lo que decidieron armar la Huerta Kids. “También se trabaja, a través de diversas actividades, la práctica de valores como la solidaridad, la cooperación, el trabajo en equipo, la responsabilidad, el cuidado y respeto por la naturaleza y el cuidado de la salud. Consideramos que la familia es importante en este proceso, por eso también se les asignan tareas que pueden implementar en su casa”, manifestó Erba.
En el primer encuentro los participantes aprendieron sobre la importancia de ingerir algunos alimentos que mejoran la salud y también sobre el trabajo con otros.  
Estas actividades se realizaron por medio de juegos, que fueron presentados por asistentes sociales del Municipio y alumnos de Nutrición de la Universidad Adventista del Plata.
Ahora se volverán a encontrar el lunes de 16 a 17.30 en la instalaciones del museo regional Roberto Habenicht.
“Es muy interesante en cada encuentro poder ver la felicidad de los niños y la curiosidad que muestran ante las actividades. Si tuviéramos que realizar una evaluación en esta instancia de la actividad, podríamos decir que con sólo lograr este objetivo tenemos resultados positivos”.
La propuesta se enmarcó como parte del proyecto Cuatro Estaciones  que es organizado por el área de Acción Social del Municipio.
La idea es trabajar con los niños que tienen entre 7 y 12 años para que aprendan sobre cultivos orgánicos y practicar valores como “la solidaridad, la cooperación y el trabajo en equipo, cuidando y respetando tanto la naturaleza como su propia salud”, explicaron desde el Centro de Capacitación Laboral en Huerta Orgánica Nº 276 que es coordinado por Eduardo Hatt, promotor externo del INTA.
Este diario se comunicó vía telefónica con la médica veterinaria Cecilia Luciano, técnica del INTA, pero se excusó en dar declaraciones  por las interferencias en el teléfono celular.
En la breve comunicación alcanzó a decir que trabajan unos 70 promotores que retiran las semillas y las entregan.  Además resaltó que en la ciudad de Paraná, las huertas son para el autoconsumo.

 

 

 


La experiencia que se está  gestando en el Centro Huella

 

En el Centro Huella de la ciudad de Paraná tienen la idea de que la huerta forme parte del cambio general que imaginan para la zona.
El taller comenzó  en los primeros días de octubre, como una actividad más de todas las que se realizan en  la institución que abre sus puertas para consultas y brinda atención interdisciplinaria sobre adicciones.
El médico psiquiatra, Justo Raggi, trabaja en el proyecto de huerta  junto con el médico clínico,  Andres Najman. Ellos reciben el respaldo y la capacitación del INTA y además sumaron un trabajador de Huella que tiene la experiencia de haber levantado una huerta  en su hogar familiar.
“El taller se suma al de Comunicación y Artesanías que ya funcionan dentro de Huella. Cuando pensamos en la Huerta fue para integrar a los usuarios de la institución  en la producción de hortalizas para consumo y si se da la oportunidad para la venta de lo que se pueda cosechar”, respondió Justo Raggi consultado por UNO.
 Cuando se trabaja en el tema de las adicciones, la paciencia es un tema fundamental, por lo que la huerta puede llegar a jugar un rol importante.
Se necesita de un tiempo prudencial para trabajar la tierra, depender del factor climático, tener constancia y realizar un trabajo en equipo.
Justo la palabra trabajo es fundamental: “Se manejan otros tiempos que pueden ser positivos en el proceso de la recuperación. En lo terapéutico, el trabajo en sí, es un factor de salud.  El que tiene condiciones para trabajar está más saludable que otra que no lo puede hacer por diferentes motivos”, detalló Raggi. 

 

 

 


Datos

* El taller Huerta Kids que se realiza en Libertador San Martín constará de seis encuentros que se realizarán los día lunes (desde el 27 de octubre al 1 de diciembre) en horario de 15 a 16.15 en el Museo Regional Roberto Habenicht.

 

*  En el Centro Huella van comentando los pasos que hacen en la huerta en la cuenta de Facebook.

 

* El jueves pasado los integrantes del grupo plantaron cebolla, repollo, lechuga y albahaca. Prepararon sus primeros cajones y sembraron. En una etapa posterior, los cultivos serán trasplantados a la tierra firme. Las semillas son del INTA y ahora buscarán conformar una huerta modelo que sea de referencia territorial en el barrio.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario