La Provincia

Las clases de yoga al aire libre siguen siendo un éxito

Los encuentros comenzaron en el balneario Municipal y continúan los sábados por la mañana en  uno de los muelles del Puerto Nuevo. La instrucción es gratuita y si llueve van al Gloria Montoya 

Jueves 26 de Marzo de 2015

Las clases de yoga que se realizan al aire libre tuvieron una repercusión  tan grande que ahora continuarán en uno de los muelles del Puerto Nuevo de Paraná.


Los interesados pueden  presentarse mañana a las 9 y hablar con la profesora Andrea Zorzín que está al frente del espacio  que se armó a través de la Subsecretaría de Deportes de la Municipalidad de  Paraná.


Las clases son gratuitas, duran un poco más de una hora (según el tiempo de relajación que elija cada uno) y los alumnos tienen todos los materiales a su disposición. En el caso de que siga la lluvia las actividades se trasladan en forma directa al centro cultural Gloria Montoya.


Esta historia comenzó los martes, jueves y sábados por la mañana en el balneario Municipal y continuó hasta estos días en los centros culturales, en el centro de salud Antonini y en el jardín materno infantil Tortuguitas en Villa Mabel.


La profesora Andrea está segura de que una entrevista en la televisión, en pleno verano, sumó muchos interesados.


“Vino gente de Tierra del Fuego que había visto la entrevista y se sumó. Una mujer de Concordia que venía a Paraná para realizar las últimas consultas médicas porque estaba saliendo de un cáncer,  al que venció, también se sumó”, explicó  vía telefónica desde el centro cultural Juan L. Ortiz en donde estaba ingresando a la clase que brinda los  miércoles por la tarde.

 

 

Cómodos

 


Ahora con la llegada de los primeros fríos, las clases en el muelle serán con ejercicios más activos. Su idea es siempre estar al aire libre, incluso las clases que organiza en el Gloria Montoya, si el día está lindo, salen a la barranca y la hacen de frente al río.


Ahora está terminando un curso de Biodecodificación para sumarle a su manera de practicar yoga. Con el tiempo fue logrando experiencia en manejar las clases al aire libre. “Es maravilloso porque la gente aprende a discriminar los sonidos y aislarse de los bocinazos o los gritos  de los vendedores ambulantes. Se concentran mucho en mi voz”, reconoció


Andrea trabajó un año gratis en la vecinal Antonini en el marco del proyecto de voluntariado de yoga en los barrios que armó la directora general de la Subsecretaría de Deportes, Claudina Embon.


Otra experiencia fuerte que le tocó vivir fue en el jardín Tortuguitas, en donde ideó clases para todos los pequeños estudiantes con movimientos, juegos y cantos.


La idea es replicar en los jardines y las escuelas primarias las clases de yoga porque está probado que, entre los niños, se logran resultados muy positivos.  

 

Crecimiento


En Paraná las clases de yoga se multiplican y ahora la idea de las profesoras y los profesores es intentar unir  la práctica habitual con otras actividades. Por ahora son todos proyectos pero algunos de ellos están basados en el trabajo con los músicos. La idea es aprovechar las posturas (para  corregir) y las mejoras que se registran en la respiración.


En la capital provincial se está gestando un interesante movimiento de acroyoga en donde las posturas se realizan en duplas.


Las clases de Ashtanga Vinyasa Yoga, que  es una forma de yoga dinámico, están completas   y hay que esperar que se baje un alumno para aprovechar un lugar.


Muchos esperan que llegue a la ciudad el método de yoga que armó Ryan Giggs, el jugador del Manchester United que jugó 22 años en el primer nivel mundial.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario