La Provincia
Domingo 03 de Junio de 2018

Las cartas avizoraron un Mundial de Fútbol difícil para la Selección y la necesidad de mayor unidad

Hace cuatro años, videntes de Paraná dieron cuenta de que las cartas nos mostraban en la final; ahora hubo resultados diferentes Tarotistas señalaron que más allá de las barajas, la actitud positiva y el juego en equipo son claves

El domingo 22 de diciembre de 2013, UNO publicó: "Consultadas dos tarotistas importantes de Paraná sobre los resultados de la Selección Argentina en el próximo mundial, las respuestas no solo fueron positivas sino que además hubo coincidencias en afirmar que llegaremos lejos en el torneo. No aseguraron que seremos campeones, pero las cartas anunciaron lo mismo: con esfuerzo y dedicación, jugaremos la final". Ante semejante premonición, por supuesto que ahora se ha ido en la búsqueda de nuevas respuestas.

Los problemas de pareja, ataduras, endulzamientos –así le dicen– preguntas sobre las cartas astrales, predicciones sobre el futuro, si la persona amada que se fue volverá, limpieza de casas ante malas energías, de empresas, de campos, aprobar un examen difícil, poner fin a las barreras que traban la vida, mejorar las condiciones económicas, conseguir un trabajo, la fidelidad, vivir en paz, alcanzar la alegría y otros menesteres son prometidos en los clasificados de todos los días. En ninguno decía: "rendimiento de la Selección Nacional en el Mundial de Fútbol de Rusia", pero la pregunta no estaba de más. Es que hace poco más de cuatro años y previo a la competencia que se disputó en Brasil, las respuestas fueron contundentes y certeras.

Los archivos testifican que entonces, las tarotistas de Paraná que fueron consultadas, tras tirar las cartas aseguraron que llegaríamos a la final, pero no veían el triunfo en esa instancia. Ahora, tras las consultas a dos experimentadas especialistas en la materia y videntes, las respuestas volvieron a ser coincidentes aunque entre ellas no se conocen y no estaban juntas durante la consulta. Dijeron que la Selección llegará hasta cuartos de final, pero que superar esa instancia será muy difícil. No descartaron avanzar hacia otras contiendas, pero al alcanzar ese punto, las cartas ya no siguieron de la misma manera. Afirmar estos resultados es arries gado, pero también se sabe que hay aspectos que vuelven relativa la contundencia de las barajas. El silencio María hace videncia natural, la llama así, 'natural' y utiliza las cartas. También realiza trabajos espirituales, parece una persona tranquila, habla pausado, se toma su tiempo.


Es de Chaco, y aunque vive en Entre Ríos desde hace poco lleva más de 20 años en este oficio. "Con sinceridad, no creo que ganemos el mundial, pero se llegará lejos, desconozco mucho de fútbol pero me atrevería a decir que a cuartos", dijo a la mujer tras la consulta. Sobre Messi se mostró más optimista, dijo que siempre le va bien, pero aclaró: "Se tienen que poner más las pilas". Se ve que trabajo y clientes para los tarotistas hay y de sobra en Paraná, al menos más de uno respondió que estaba ocupado, que tenía tareas que hacer, que justo en ese momento y quizás por algo tan concreto como el desempeño en el Mundial no podían responder.



Pero otras especialistas, como María o Roxana Ferreyra, con sencillez y humildad no tuvieron problemas y pusieron las cartas sobre la mesa. Ferreyra, además, tiene a su favor, haber avizorado la final contra Alemania, una victoria del esoterismo no tan fácil de alcanzar. "En las cartas salió que podemos llegar lejos, que pasamos octavos, hasta cuartos llegamos seguros", dijo a UNO, después de que UNO le explicó cada una de las fases del torneo. Luego agregó: "De ahí en más es difícil –nunca usó la palabra imposible– por cosas que no se terminan de arreglar. Es como que no tienen esa energía de equipo", contó a partir de los resultados que arrojaron sus cartas.



Enseguida, el silencio. Porque se sabe que el equipo nacional no va como candidato, que en estos cuatro años pasó la vida, que poco queda de aquello que se vivió con Romero convertido en héroe, con Mascherano capaz de todo, con Messi que en cualquier momento hacía algo y cambiaba hasta la historia universal. Los goles errados del 9 trajeron todos los 'memes'; el "Era por abajo, Palacio" y las tres finales perdidas en tan poco tiempo marcaron una era deportiva; y hasta una docente entrerriana tuvo que escribirle una carta al 10 que fue leída en la pantalla de la televisión en horario central, para intentar romper con el exitismo.



Pero luego llegaron nuevas peleas, las lesiones, hasta el final de las eliminatorias estábamos afuera y el 0-6 abrumador con España pareció tener más de premonitorio que de simple amistoso. Pero el escepticismo no es el color de la bandera de la Selección y también se sabe que se tiene con qué hacerle frente a la adversidad e incluso más allá de lo que dijeron las cartas. Quizás por eso, y con la impronta propia de la esperanza, Ferreyra agregó: "Hay algo, como una energía que con mucha fe se puede superar.



Se dice de tal jugador tal cosa, y de este otro, otra, pero así no los ayudamos. Falta apoyo para que esté unido el equipo. Tenemos con qué persistir; tenemos con qué llegar más lejos". ¿Qué dirá el pulpo Paul?, protagonista en el Mundial de Sudáfrica por elegir siempre al ganador. Porque en Salta, la llama Wendy, enseguida eligió días atrás el balde con la bandera Argentina. Sí, es cierto que tener un animal con visiones sobre el futuro no tiene tanto peso como las cartas de tarot, pero habrá que ver. No hace mucho, la Selección del 86 volvió a Tilcara para cumplir la promesa y dejar atrás el maleficio: antes de conseguir el título mundial en México, algunos jugadores visitaron a la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral y entonces le habían prometido que, si salían campeones, regresarían a Jujuy. Nunca lo hicieron hasta un día soleado de marzo. Quienes se dedican al tarot aseguran que más allá de lo que las cartas digan, todo depende del esfuerzo individual y colectivo para tener una vida, una relación, una semana, o hasta un Mundial con mucha felicidad. Se necesita más unidad, más energía positiva, se necesita jugar mejor. Es que las lágrimas de Maradona tras la final del 90, aún no tuvieron revancha.

Comentarios