Vecinales
Miércoles 21 de Marzo de 2018

La vecinal Aatra III y IV reivindica su identidad con obras y propuestas

Además de gestionar mejoras para la zona, los integrantes de la comisión apuestan a la educación y al deporte de la gente del barrio

La mayoría de quienes hoy forman parte de la comisión vecinal Aatra III y IV creció en el barrio y además de conocerlo en detalle tienen un marcado sentido de pertenencia. Carolina Lavallén es la presidenta y afirma que jamás se imaginó gestionando obras, elevando notas al municipio, pidiendo reposición de luminarias, entre otras acciones, pero hace poco más de un año y medio, charlando con quienes también habitan la zona, se fueron planteando qué podían hacer para que el barrio pueda mejorar.
Con los que se animaron armó una lista y se presentaron a elecciones. Sin otra alternativa que disputara la conducción de la vecinal, asumieron sin experiencia previa el 20 de octubre de 2016 y comenzaron a trabajar enérgicamente para multiplicar los espacios de participación, capacitación y recreación que ya había. "Nos empezamos a juntar en la casa de uno o de otro, viendo qué podíamos hacer por el barrio. Estar al frente de una vecinal es un sacrificio, porque lleva tiempo y no a todos los vecinos los dejás conformes, pero a la vez es un placer", indicó Lavallén.
La vecinal está delimitada por las calles Río Gualeguay, Provincia de Entre Ríos, Isla Soledad y Gobernador Crespo. Son 386 casas la que la componen y quienes las habitan son de edades diversas, con distintas necesidades y demandas, pero con el anhelo común de que siga siendo una zona tranquila y familiar. "Uno de los desafíos que tenemos es el de mantener las luminarias, las calles, la limpieza del barrio, que es lo que más demanda la gente. Y nuestra idea además es la de retomar los valores del barrio, basados en los deportes, la cultura, la educación. El año pasado implementamos el Plan Fines para los adultos que querían culminar sus estudios y este es el segundo ciclo. Ya se recibió la primera promoción, con una totalidad de 18 alumnos, y ahora estamos con más de 50 estudiantes", aseguró.
También enumeró varias de las acciones que complementan las propuestas: "Tenemos distintas actividades físicas, con el apoyo del área de Deportes de la Municipalidad. De la mano del Instituto Becario contamos con lo que es apoyo escolar y también deporte; hay taekwondo, yoga, futsal femenino, y ahora comenzaron las prácticas las chicas con maxibásquet y maxivoley. Al equipo lo integramos quienes nos criamos en el barrio y retomamos la actividad", señaló.
Este año, según adelantó, quieren implementar además talleres de cocina y de repostería, dos disciplinas muy demandadas, que brindan herramientas no solo para el quehacer hogareño, sino que pueden llegar a abrir puertas en el ámbito laboral. En el mismo barrio apuntalan el emprendedorismo: "Tenemos un centro de emprendedores y ya se han hecho varias ferias en el salón comunitario, con un gran éxito. Son alrededor de 18 personas las que participan, y la mayoría son mujeres", destacó.

Sentido de pertenencia
Lavallén contó que el barrio Aatra III y IV cumplió 35 años en agosto de 2017. "Yo vivo acá desde su inauguración y es un lugar hermoso, muy tranquilo y familiar. Los vecinos casi todos se conocen, se ayudan unos a otros. En general es seguro, aunque de vez en cuando hay algún arrebato, como en todos lados, sobre todo en las paradas de colectivos. Tratamos de estar en contacto permanente con la comisaría, los vecinos que están alertas y llaman al 911 si hay algún movimiento atípico", comentó.
Si bien su población se fue modificando, todavía predomina la gente mayor. Al respecto, mencionó: "El barrio ha ido cambiando. Hay muchos vecinos que se han ido y matrimonios jóvenes que fueron llegando; otros, como yo, que nos criamos acá y nos hemos quedado. Y hay mucha gente grande que vive desde que se inauguró".
Por otra parte, recordó que el complejo de viviendas se edificó gracias al impulso que en la década del 70 le dio la Asociación Argentina de Telegrafistas Radiotelegrafistas y Afines (Aatra), que era uno de los sindicatos del Correo. Al mudarse los vecinos, a principios de los 80, se fueron gestionando más servicios y recién con los años fueron logrando las mejoras: "Cuando nosotros llegamos al barrio teníamos broza, calles de tierra, fueron más de 25 años con pozos de agua salada, y sabíamos lo que era estar sin agua meses enteros", aseveró.
Lo que es un orgullo para los vecinos son las dos plazas del barrio, a las que cuidan con afán, ya que no solo constituyen los espacios verdes de la vecinal, sino que honran la memoria de quienes forman parte de la historia: "Tenemos dos plazas, la más antigua que es Puerto Argentino, que se llama así en conmemoración a los héroes de Malvinas", dijo, y señaló que en el barrio hubo "protagonistas" que participaron de la gesta de 1982, y en una placa figuran los nombres de tres vecinos que hoy son recordados: Manuel Acosta, Juan Domingo Bernhardt y Horacio Benito Ibáñez.
La otra plaza a la que hizo referencia se llama Padre Emilio Senger, en homenaje al cura que tuvo una destacada labor pastoral y de caridad como vicario parroquial en Gualeguay, Larroque y Bovril, y como párroco en esa localidad y de la iglesia Santa Teresita del Niño Jesús de Paraná. "La inauguramos el año pasado. Es un espacio verde hermoso que recuperamos, con arboleda, mejoramiento del suelo, con juegos nuevos, mobiliarios y demás", subrayó Lavallén.
Por otra parte, resaltó que casi todas las calles están pavimentadas, y manifestó: "Se están haciendo tareas de bacheo y ahora se están asfaltando calle Provincia de Entre Ríos y también calle Gualeguay, que figuraba tres veces asfaltada pero recién esta semana se inició la obra. Fue toda una gestión que estuvimos haciendo con la comisión".
Entre los sueños que albergan y esperan poder cumplir está el de ampliar el salón comunitario. "Con todas las actividades educativas que tenemos, nos ha quedado chico. Hay un proyecto de ampliación que ya viene desde 2015 y estamos tratando de ver si lo podemos concretar. También estamos tratando de recuperar la biblioteca", contó por último, con visible entusiasmo.

Comentarios