Secciones
Educación

La UNER reclama más fondos por inflación, devaluación y errores en las asignaciones

La universidad debió congelar, en valores nominales, programas académicos de investigación y extensión y suspender acciones

Lunes 02 de Septiembre de 2019

Las universidades públicas de todo el país elaboraron días atrás, en el marco del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el proyecto de presupuesto 2020 por 248.523 millones de pesos, que se elevó a la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación; posteriormente deberá ser tratado en el Congreso de la Nación. En ese marco, se reclamó también un urgente refuerzo de fondos por 4.000 millones de pesos para terminar este año.

En relación a los fondos para cerrar el año en curso, producto de una inflación que superó las pautas previstas y con el impacto de la devaluación posterior a las elecciones PASO, el rector de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) Andrés Sabella, precisó que el refuerzo presupuestario “viene en consonancia con lo que se le otorgó a las universidades públicas para gastos de funcionamiento en el año 2019, que en promedio tenía un incremento para el sistema del 31%. Ante una inflación esperada para este año del 50% indudablemente que el incremento previsto en el presupuesto 2019 resulta escaso. Así que técnicamente, haciendo correr las variables dentro del presupuesto el gasto del funcionamiento surge este pedido de refuerzo”. De ese total a la UNER le corresponderían unos 40 millones de pesos.

Respecto a la situación que atraviesa la casa de altos estudios en territorio entrerriano, indicó: “Hemos hecho saber a la Secretaría de Políticas Universitarias, que entendíamos que el presupuesto de la universidad que le fue asignado a la UNER tenía algunos errores y que había recibido un presupuesto de 80 millones de pesos menos. Esto afectó las posibilidades de llevar adelante determinadas acciones durante este año e hizo que el Consejo Superior de la universidad congelara en valores nominales muchos de los programas académicos de investigación y extensión”. En ese marco, consignó que se han ido haciendo las gestiones para que eso sea corregido: “Algunos de esos pedidos han sido atendidos y otros estamos en trámite de espera de una solución definitiva. Este refuerzo presupuestario, en caso de concretarse, nos permitiría retomar algunos programas, que en algunos casos tuvo que suspender”.

En cuanto a los costos para el funcionamiento de las casas de estudios, Sabella aclaró que comprenden en ese concepto los costos de la energía eléctrica, gas, tasas y combustible. “Obviamente –agregó– aparece todo lo que son insumos de laboratorios, la mayoría de ellos valuados en dólares, con lo cual los incrementos han sido significativos, Pero también, y lo más importante, es que dentro de ese concepto aparece también todo el sistema de bienestar estudiantil que desarrollan las universidades, es decir que por gasto de funcionamiento se realizan todas las inversiones vinculadas con becas universitarias, comedores estudiantiles, actividades deportivas, también todas las actividades de extensión que desarrolla la universidad y en nuestro caso en muchos lugares de la provincia y que tienen que ver con acciones que vinculan a la universidad de manera directa y concreta con la sociedad, ya sea a través de entidades civiles, de cooperativas”.

Finalmente, en relación al proyecto de Presupuesto 2020, explicó que en términos globales, el incremento presupuestario de las diferentes partidas de 2019 a 2020 es del 50%. A la UNER, en el año próximo le corresponderían unos 2.485 millones de pesos aproximadamente; este año tuvo 1.500 millones de pesos.

“Lo que pasa es que si uno compara 2019 contra 2020 es un poco mayor el incremento total y eso se debe a que se vuelve a insistir en que se reincorporen algunas partidas que fueron eliminadas en el presupuesto 2019 o que fueron parcialmente ejecutadas en 2018 y 2019. Esto es en lo que refiere a programas de infraestructura universitaria y también en la necesidad de incorporar una partida que refleje programas de extensión, dado que el presupuesto no incluye partidas específicas para extensión universitaria”.

“Por otro lado, debido a que en los presupuestos de 2017, 2018 y este de 2019, los gastos de funcionamiento quedaron por debajo de la inflación realmente ocurrida, se incluyó una partida de recomposición histórica de otros gastos y que tiene que ver con tratar de corregir esos efectos. Allí reside el incremento superior al 50% en el proyecto de presupuesto 2020 comparado al 2019.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario