Pymes
Martes 29 de Enero de 2019

La UIER dijo que las pymes "van a tener serias dificultades para seguir operando"

El titular de la entidad, Leandro Garciandía, explicó que el aumento de la tarifa eléctrica para el sector será de un promedio "del 21% al 27%"

A partir del viernes comenzará a regir el nuevo cuadro tarifario de la energía eléctrica y en una entrevista que UNO mantuvo con el director de análisis normativos y estudios especial del Ente Provincial Regulador de la Energía, Luciano Paulín, se había adelantado que el usuario de Entre Ríos comenzará a pagar los nuevos valores con las boletas del período marzo-abril. En aquella oportunidad se había informado que el primer tramo del aumento será de un 38% (febrero-marzo-abril) y el segundo de un 15%, que se aplicará entre mayo y octubre.
La empresa de energía de Entre Ríos (Enersa), la mayor prestadora del mercado eléctrico entrerriano, informó a sus usuarios sobre los costos en la compra de energía que tendrá la distribuidora: "Al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) del 38% (como resultado de la combinación de un 700% de incremento en la potencia, un 416% de incremento del Fondo Nacional de Energía Eléctrica -FNEE- y un 26% de incremento en los valores de los tramos horarios de la energía", que fueron fijados por la Secretaría de Energía de la Nación. También se consignó que el EPRE estableció el lunes el nuevo cuadro tarifario, el cual representa para el mencionado trimestre "un incremento promedio para el usuario residencial en su factura del 27%".

"La situación es compleja"
La preocupación por el nuevo incremento del servicio de energía eléctrica no es nueva y muchos sectores reconocieron que no podrán afrontar la actualización tarifaria. Así lo hicieron los industriales, que a través de sus autoridades, que plantearon que el impacto en la factura "será del 21% al 27%", confirmó a UNO el presidente de la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER), Leandro Garciandía. "Es un momento muy complicado, porque claramente cerró un año muy difícil y enero viene siendo muy duro. Sumado a paritarias que han cerrado en los primeros meses. La situación se pone muy compleja", describió.
En un diagnóstico realizado entre los asociados se llegó a la conclusión que las más afectadas serán las pymes, en buena medida por las dificultades que tendrán para financiarse. "Las tasas para una empresa grande están en el orden del 60%; hay pymes que ni siquiera tienen líneas de crédito. No tienen dónde financiarse", señaló.
Pese al impacto que conlleva la medida para las pequeñas y medianas empresas, desde la UIER aseguran que "se pagará la tarifa, porque sino no producís", aunque se terminará "ajustando por otro lado".
Ese ajuste se aplicará –según Garciandía– en otras variables económicas donde se tenga mayor flexibilidad y alertó que algunas pymes "van a tener serias dificultades para seguir operando".
"Empezás a pagar más lejos a tus proveedores o por allí las negociaciones salariales no son a pleno, porque no se puede pagar. Otras tienen posibilidades de financiarse, o tienen un ahorro y recurren a esos recursos para tratar de seguir. Es muy diverso; pero el que claramente está en una situación comprometida termina poniendo su capital al servicio de tratar de sostener la empresa", planteó el referente del sector. Y brindó ejemplos de las medidas que se viene tomando en este campo: "Han adelantado vacaciones, otras estuvieron suspendiendo, el resto sigue en un proceso parecido, otras están con un preventivo de crisis presentado. Es muy diverso el panorama, pero todas presentan una afectación económica".
En su radiografía reconoció que se produjo despido de personal, como el caso de Paraná, y en otras localidades de la provincia. Además marcó que a diferencia de otros períodos estivales, cuando las empresas registran una mayor demanda de personal, este año "no hubo contratación de personal adicional en la mayoría de las empresas. En otras, en función de la demanda había horas extras, pero no habido nada de eso. Todo lo contrario, viendo como se acomodan las variables para poder cerrar los números en forma razonable". En cuanto al nivel de producción de las industrias, indicó que "algunas están exportando".



Solicitaron una audiencia con el gobernador

La UIER solicitó una audiencia con el gobernador Gustavo Bordet en noviembre del año pasado, aunque en principio las autoridades de la entidad mantuvieron una reunión con el secretario de la Producción, Álvaro Gabás. "Nos confirmaron que el gobernador está viendo en su agenda cuándo puede recibirnos, si puede recibirnos el viernes o el lunes. Así que estamos a la espera de la confirmación, para poder hablar dentro del pedido de entrevista sobre el temario que habíamos definido en noviembre", aseveró Garciandía.
"El encuentro busca poner sobre la mesa de diálogo acciones que permitan paliar la crisis que atraviesan los establecimientos generadores de valor agregado y de trabajo registrado. La muy complicada realidad que da la pronunciada recesión, nos posiciona como industriales ante tres grandes ejes de trabajo público-privado tales como son los referidos a los altos costos energéticos, cargas impositivas de fuerte impacto y carencia de financiamiento. En definitiva, nuestra intención es gestionar una serie de medidas necesarias que corresponden a la órbita provincial y profundizar, además, gestiones ante el gobierno Nacional", sostiene un comunicado publicado en el sitio web de la institución.
Allí se reiteró que "las industrias sufren desde hace muchos meses las consecuencias de un mercado recesivo, con caída de ventas, baja en los niveles de producción, dificultades de financiamiento lo que trae como consecuencia indudable problemas para sostener el empleo. Por ello, la UIER sostiene la importancia de impulsar junto a la Provincia las políticas necesarias que sirvan de sostén a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas que conforman la mayor parte del abanico industrial en Entre Ríos".

Comentarios