Tarifazo
Lunes 26 de Marzo de 2018

La suba del gas castigará a sectores más vulnerables

Por cambios casi no habrá Tarifa Social, y el impacto será en las categorías residenciales 1, 2 y 3. Se trasladará también a las garrafas

Desde el domingo regirá un nuevo aumento del gas, de acuerdo a lo dispuesto por el Ministerio de Energía de la Nación. Se trata de un ajuste tarifario que rondará entre el 38% y el 53%, y que dependerá de las distintas categorías de consumidores, y de cada uno de los consumos actuales de los usuarios, para observar fielmente el impacto que tendrá en cada hogar.
Este nuevo incremento que alcanza tanto al servicio de red como al gas envasado, se enmarca en el proceso denominado por el gobierno nacional de "revisión tarifaria integral", que disparó 400% o más, el costo de este servicio, en menos de dos años. Y se suma a otros aumentos recientes habilitados, en diciembre y en febrero, correspondiente a incrementos por el costo del gas en boca de pozo.
En este caso, la suba se fundamenta en el pedido de las distribuidoras del servicio –Redengas en Paraná y Gas Nea en Entre Ríos–, otro de los componentes incluidos en la boleto de los usuarios.
La suba oscila entre el 38% y 53%. Pero particularmente, castigará a los sectores más vulnerables, por varios motivos.
Por un lado, según explicó el defensor del Pueblo Luis Garay, el mayor incremento entre esa banda autorizada de ajuste recaerá sobre las categorías inferiores de consumidores, como los residenciales 1, 2 y 3. Pero además, las modificaciones establecidas por Nación en una resolución de fines del año pasado, hará prácticamente nulo e inaccesible el beneficio de acceder a la Tarifa Social. En consonancia con un reclamo planteado por todos los defensores el Pueblo del país, el nuevo marco que se aplicará para acceder a la Tarifa Social no permitirá cubrir el consumo de las familias cuando baje la temperatura.
A ese beneficio podían acceder aquellos quienes perciben programas sociales; jubilados o pensionados que cobren menos de dos veces la jubilación mínima; trabajadores que cobren dos salarios mínimos o menos; personas con discapacidad; inscriptos en el monotributo social; empleadas del servicio doméstico; y personas que cobren seguro de desempleo. Hasta antes de la reciente modificación del Ministerio de Energía de la Nación, los usuarios contaban con determinados metros cúbicos libres o de consumo subsidiado. A partir de ahora, la tarifa social bonificará por mes el 100% sobre los primeros 87 metros cúbicos de gas consumido, del 75% sobre los 87 metros cúbicos siguientes y, desde los 174 metros cúbicos, el beneficio desaparecerá.
Según los defensores de todo el país, de acuerdo a diferentes análisis, una familia consumirá no menos de 300 metros cúbicos en invierno. "El mayor impacto se podrá observar en las boletas que lleguen en los meses de julio y agosto", dijo Garay, en referencia a la llegada de los consumos de los meses más fríos, y con la tarifa ya vigente. Desde noviembre hasta ahora, con tres aumentos tarifarios –dos ya concretados y uno desde abril–, no se han disparado los valores, porque son meses de muy bajo consumo.
Seguramente, comenzarán a observarse las mismas situaciones que hoy se padecen en torno al servicio de energía eléctrica.
Puntualmente, en relación a la Tarifa Social, el titular de la Defensoría del Pueblo de Paraná dijo que el porcentual de beneficiarios –tanto en el ámbito local como en la provincia– es bajo, porque las redes aún no cubren a toda la población. Por ejemplo, en Paraná, ronda el 60% del total de hogares, pero justamente, quienes podrían ser los beneficiarios de la Tarifa Social no tienen directamente el servicio.
Precisamente, esos vastos sectores excluidos de un servicio vital como el gas natural, tanto en Paraná como en todos los pueblos y ciudades de Entre Ríos, deben recurrir al gas envasado. El costo de contar con gas, para esas familias, se multiplica varias veces.
Actualmente, sin contemplar que tendrán una nueva y fuerte suba, la denominada Garrafa Social –la única subsidiada, en envase de 10 kilogramos– cuesta unos 200 pesos, sin contemplar el costo del traslado, con lo que llega a 300 pesos. En tanto, la garrafa de 45 kilogramos tiene un costo de ocho veces más, en promedio.

Comentarios