Secciones
Inflación

La ropa sigue subiendo por encima de la inflación

El rubro indumentaria lleva 22 meses seguidos registrando incrementos que superan al IPC. La ropa importada aumentó entre un 70% y un 100%

Jueves 25 de Noviembre de 2021

Los precios de la ropa en la Argentina llevan 22 meses consecutivos registrando aumentos que superan el índice de inflación general. Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en octubre el incremento promedio del rubro llegó al 5,1% y la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el mismo mes fue del 3,5%.

Si bien las subas son dispares, según las prendas y su origen, los comerciantes señalan que en productos nacionales alcanzan el 45% de incremento interanual y en el caso de los importados, entre el 70% y el 100%, cuando el IPC acumula en el año un alza del 41,8%.

Se trata de porcentajes que se sienten en el bolsillo de los consumidores, sobre todo en aquellos habituados a comprarse periódicamente alguna indumentaria, o en quienes tienen que renovar parte de su vestidor con el cambio de estación o porque deben ir a una reunión social o un evento, en el marco de una mayor flexibilización de actividades.

Al respecto Natalia, propietaria de un local de venta de prendas unisex en calle Cervantes, en Paraná, comentó a UNO: “La verdad es que la ropa viene aumentando todas las semanas. Desde noviembre del año pasado hasta ahora, el incremento fue de entre un 60% a un 80% en lo que son productos de la industria nacional. En cuanto a lo importado, las subas fueron superiores al 100% en la mayoría de los artículos”.

La ropa subió por encima de la inflación..jpg
La ropa subió por encima de la inflación.

La ropa subió por encima de la inflación.

“El aumento se dio sobre todas las prendas”, dijo, y comentó que cuando la gente puede acceder a algún descuento pagando de contado, recurre a esta opción; en caso contrario, opta por financiar su compra.

Rocío, quien se dedica a la venta de indumentaria desde hace 23 años y es propietaria de una tienda en calle Almafuerte, contó a UNO: “El aumento se nota. Viajé hace poco a Buenos Aires a comprar ropa por mayor con 145.000 pesos y apenas traje tres bolsitas con mercadería”.

“En mi caso, históricamente remarco el 100% y tengo que vender al menos 10.000 pesos por día para sostener mi negocio y que me quede por mes un ingreso similar a un salario, pero hay tiendas que remarcan la mercadería el 200% o un porcentaje mayor, porque necesitan cubrir los gastos, sobre todo si tienen empleados”, indicó, y aclaró que no es su caso.

Rocío contó que el esfuerzo por mantenerse es cotidiano. Atiende su local pero además dedica horas extras a promocionar en redes sociales prendas que tiene a la venta, ofertas y oportunidades. “Tengo que juntar para el alquiler y demás gastos, que también siguen subiendo, como es el monotributo y los servicios. Tengo al menos 40.000 pesos mensuales de costos fijos”, refirió.

Acto seguido, destacó: “Me muevo mucho para vender, estoy todo el tiempo trayendo cosas nuevas, respetando la calidad, sin repetir modelos. En los años que llevo en el rubro veo que hoy, a pesar de la situación económica, la mujer en general invierte y se dedica más a su imagen, y renueva su placard muchísimo más que antes, más que nada para verse bien”.

Impacto en el precio final

“En los productos que yo vendo las suban rondan el 40% o el 50%. Hay cosas en las que se nota más que en otras. Por ejemplo, los vestidos largos que el años pasado estaban 3.890 pesos, ahora están 5.600 pesos”, señaló Rocío.

“Hay otros de 4.500 y el más barato que se puede conseguir, de una fibrana más o menos linda, está a 3.900. Pasa que en los mayoristas se abusan. A mí los vestidos no me bajan de 3.000 pesos de costo. Tengo varias casas que visito y están más o menos todas iguales”, dijo, y comentó: “Hay otros locales que venden ropa que tienen vestidos entre 12.000 y 15.000 pesos para cubrir sus costos”.

Asimismo, observó: “Un vestido de lurex hay que venderlo hoy a 5.000 pesos, y es una cosa de locos. Hace tres años que no vendo vestidos de fiesta porque no puedo arriesgarme, ya que tenés que contar con 200.000 pesos como mínimo para traer stock. Tenés que tener casi medio millón de pesos para mantener un negocio con ropa así”.

El valor de venta de la mercadería en los mayoristas impacta sin dudas en el caso de los comercios minoristas y sobre este punto, evaluó: “Se nota la inflación en el rubro ya en lo que son los fabricantes. Las telas son como el lino, la fibrana y otras más son importadas, y si sube el dólar se traslada el aumento, y se advierte que están más caras”.

No obstante, aclaró que en el caso del crepé, que se usa para confeccionar prendas como blazer, no se observaron incrementos significativos, y tampoco en los jeans y en otro tipo de prendas. “Los blazer no están tan caros, están a 3.800 pesos; las básicas tampoco: yo las vendía el año pasado a 790 u 800 pesos y ahora están a 1.190 o 1.200 pesos. Pero una remera hoy no te baja de 1800 pesos”.

La ropa sigue en alza en la Argentina.jpg
La ropa deportiva tuvo un fuerte aumento interanual.

La ropa deportiva tuvo un fuerte aumento interanual.

“Un jean clásico no ha habido tanto aumento: en 2020 lo estaba vendiendo a 2.000 pesos y ahora sale 2.690 pesos. Tengo marcados otros a 1.950, que son los más viejitos. Hay cosas que se pueden conseguir más baratas sin resignar calidad”, aseguró, aunque subrayó: “El precio de la ropa deportiva sí se ha ido muy alto: una calza importada sale casi 6.000 pesos,cuando el año pasado estaban algo más de 3.000. En eso día puedo decir que aumentó casi el 80%. Un short deportivo está a 2.000 pesos. En ese tipo de prendas ha habido un incremento importante”.

Por otra parte, mencionó que los cambios de precios se notan más cuando hay cambio de temporada: “Te das cuenta sobre todo en mayo, en agosto y ahora en diciembre”, dijo al respecto.

En cuanto al abastecimiento, que durante la cuarentena se vio restringido en algunos casos por la falta de insumos y las restricciones para que trabaje el personal completo de las fábricas, sostuvo que no se registran inconvenientes, aunque contó que es más difícil viajar a comprar mercadería porque los buses no ingresan a la zona comercial de Flores, en Buenos Aires, por ejemplo. Por este motivo muchos comerciantes optaron por comprar por Internet, una alternativa que requiere de mayores cuidados, ante la proliferación de estafas virtuales.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario