Secciones
Cementerios

La reapertura de los cementerios resucitó varias actividades comerciales vinculadas

Repuntaron las ventas en las florerías cercanas a los camposantos, y el arte funerario también cobró mayor impulso, luego de dos meses sin actividad.

Miércoles 03 de Junio de 2020

Desde que la gente pudo volver a visitar a sus difuntos, las florerías de las inmediaciones registraron un importante repunte en su actividad, severamente contraída desde que se declaró la cuarentena.

Daniel Cuscueta, propietario de un local de rubro situado frente al cementerio municipal de Paraná, manifestó: “Nuestras ventas habían caído muchísimo, porque este es un sector relacionado directamente a la costumbre de llevarle flores a la gente fallecida. Ya el lunes había personas haciendo fila desde las 8.30 para ingresar al cementerio, y desde que se reabrió estamos vendiendo bastante”.

En un pizarrón dispuesto en la vereda anuncian las ofertas: hay ramos de flores desde 50 pesos en adelante, claveles a 20 pesos la unidad, y una rosa cuesta 50 cada una. “Los ramitos de 50 pesos son lo que más se llevan. Hay quienes gastan 100 pesos, otros 200, e inclusive algunos 500 pesos, dependiendo de cuántos son los familiares que tienen en el cementerio”, refirió el comerciante, quien trabaja junto a su familia en el negocio y confió que hace un mes reabrieron las puertas del local, ofreciendo delivery, pero el movimiento fue escaso o nulo.

cementerio 2.jpg

Cuscueta señaló que tampoco tenían demanda de coronas, que es otro producto que habitualmente tiene salida, por las restricciones en los velorios. “Ya no los velan a los fallecidos y para nosotros fueron meses complicados, en los cuales tuvimos que pagar impuestos, alquiler y servicios”, lamentó.

Ahora que se reactivó la actividad, cuentan con un proveedor de Santa Fe que trae las flores desde la provincia de Buenos Aires, de la zona de Escobar o La Plata, y el vendedor afirmó que no han tenido problemas con la reposición de mercadería y que en una hora le traen los pedidos.

El arte funerario es otro rubro que corrió riesgo de perecer en estos más de dos meses. Humberto Berta, propietario de una marmolería situada a media cuadra del camposanto, comentó a UNO: “Hace un mes que venimos abriendo con horario restringido, pero antes de que se habilitaran las visitas al cementerio no andaba nadie. Nosotros incorporamos la comercialización de mesadas y algo vendimos a través de las redes sociales y el WhatsApp, pero antes de esta semana fue muy poco el movimiento”.

Si bien indicó que tenían permitido colocar láminas y lápidas, no hubo casi demanda, y opinó: “Nos va a llevar un tiempo que se normalice todo en nuestro rubro, porque al cementerio suele venir mucha gente grande, pero por el tema de la pandemia se están quedando ahora en su casa. Además no hay dinero y vamos a tener unos meses difíciles”.

Por último, acotó: “Para colmo el lunes los mayoristas nos dijeron que no vendiéramos porque no tenían precios, después de que subió el dólar blue. Ahora el Banco Central informó que toman el dólar oficial a 70,50 pesos, pero los proveedores informaron un aumento del 30% en los productos importados y 15% en granitos nacionales”.

Ritual arraigado

cementerio 4.jpg

Ramona Mendoza es una vecina del barrio Paraná V y llegó ayer al cementerio municipal de la capital entrerriana a media mañana para llevarle flores a su hijo y a su mamá. Detrás de un barbijo azul intentó ocultar su conmoción, pero no pudo contener las lágrimas que evidenciaron sus emociones al poder visitar la tumba de sus seres queridos, después de más de dos meses.

“Soy de venir todas las semanas desde que ellos no están, pero desde que empezó la cuarentena no pude, porque estaba cerrado. Estaba todos los días esperando que dijeran que iban a abrir, porque me puso muy mal no poder venir a verlos”, aseguró a UNO.

Rodolfo Todoni es de Paraná XIV y también fue una de las tantas personas que visitaron el lugar para honrar la memoria de sus parientes fallecidos: “Tengo unos tíos acá y a mi suegra. Estuve toda la cuarentena esperando”, indicó.

Visitar la tumba o el nicho donde yacen los restos de los seres queridos es un ritual muy arraigado en la cultura occidental. En muchos casos ayuda a transitar el duelo y asimilar la partida de la persona fallecida, manteniendo la conexión a través del recuerdo y la posibilidad de venerarla acercando un ramo de flores, algún crucifijo o una placa que simbolice un sentimiento. En este marco, mucha gente esperó con ansias poder retornar al camposanto y la noticia de que abrirían nuevamente este espacio fue bienvenida por muchos.

cementerio 2.jpg

Sobre este punto, Adrián Gómez, director general del cementerio situado al final de calle Perú, comentó que durante el tiempo que estuvo cerrado fue gente a pedir que la dejaran entrar. Al respecto, contó: “Hubo personas que llegaron durante la cuarentena y al estar cerrado nos pedían que por favor las dejemos pasar porque era el aniversario del fallecimiento del padre, del hijo o de algún otro familiar. Les informábamos que no se podía permitir el ingreso y que eso no dependía de nosotros, y entendían”.

En cuanto a esta semana, en la que la Municipalidad habilitó las visitas de los deudos, manifestó: “Han venido bastantes personas. Si bien esperábamos muchas más, creemos que durante el fin de semana va a aumentar la afluencia de gente”.

A su vez, explicó: “Pueden entrar varias personas porque es un predio de ocho hectáreas y se puede mantener el distanciamiento social. Además es un espacio abierto y vamos viendo cuánta gente va entrando. Tratamos de que no sean más de 20 o 30 personas, para que no se junten tantas”.

“El lugar está abierto todos los días, incluyendo los domingos, de 9 a 14, y se puede permanecer media hora. El lunes vino alguien justo a la hora de cierre y no lo pudimos dejar entrar, porque ya el personal se va y solo quedan los empleados y sepultureros que hacen el trabajo del cementerio”, aclaró.

El uso de barbijo es obligatorio y en la entrada hay personal municipal, acompañados de un policía, que aplican alcohol en las manos a quien ingresa. “Pueden venir en familia, pero les recordamos que tienen que utilizar barbijo, limpiarse los pies con un trapo con lavandina que está en la entrada, y respetar el metro y medio de distancia También tratamos de que las personas de más de 60 años no vengan, porque integran la población de riesgo y debemos cuidarnos entre todos, pero si llegan no les impedimos que pasen”, aseguró el funcionario.

Según aseveró, antes de que reabriera el cementerio se acondicionó el lugar: “El personal estuvo trabajando día por medio y se dejó el predio en condiciones, se cortó el pasto y demás”, dijo, e hizo alusión a los cuidados que también tienen respecto al dengue: “Vino personal de sanidad municipal y nos trajeron un líquido para echar en los tanques de agua; con eso vamos a andar bien. Además estamos haciendo fumigar cada 15 días, y le dijimos a las chicas de maestranza que limpiaran los floreros y tiraran las flores secas, para que no quedara agua estancada”.

Por otra parte, recordó que desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio en el país, y previo a la reapertura del lugar que rige desde el lunes, solamente se podían realizar sepelios, con algunas restricciones. “Hubo varios entierros en estos dos últimos meses y podían venir solamente dos o tres personas como mucho para acompañar y que vieran que el lugar sea el nicho que ellos compraron. Durante este tiempo estuvo trabajando la administración y el sepulturero”, afirmó.

San Benito, desde hoy

En San Benito también se autorizó a partir de hoy la reapertura tanto el cementerio municipal como el privado, donde descansan los restos de muchos paranaenses. El horario será de 9 a 18, y desde la Municipalidad anunciaron rigurosas medidas sanitarias para los trabajadores de estos lugares y para los visitantes.

En este contexto, refirieron que los familiares podrán permanecer entre 20 a 30 minutos y no podrá haber más de dos personas por nicho o panteón.

En tanto, definieron que en los sepelios se podrán admitir hasta ocho personas de luto, respetando el protocolo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario