Paraná

La Piedad: historia de la congregación que decidió la venta del inmueble

Las Hermanas Franciscanas Terciarias de la Caridad y su llegada a Paraná. Un terreno donado, una construcción histórica en Paraná y la polémica por La Piedad

Jueves 25 de Agosto de 2022

El carisma franciscano propone un encuentro con el hermano y la fraternidad como modo de interacción. Algo que parece que no se vivió al momento de decidir el destino de una propiedad entre el Arzobispado de Paraná, la iglesia Nuestra Señora de La Piedad y las Hermanas Franciscanas Terciarias de la Caridad.

El domingo 31 de julio de este año se conocieron los pormenores de una polémica que llevaba un largo tiempo de discusión intramuros. El sacerdote Mario Haller, párroco de la iglesia Nuestra Señora de La Piedad, resumió en la misa dominical un litigio con las Hermanas Franciscanas Terciarias de la Caridad por un inmueble de uso parroquial, ubicado en la esquina de Italia y Paraguay, zona céntrica de Paraná.

la piedad.jpg
Parroquia La Piedad. Histórico fue vendido por las Hermanas Terciarias de la Caridad al odontólogo de Paraná, Jorge Sapetti.

Parroquia La Piedad. Histórico fue vendido por las Hermanas Terciarias de la Caridad al odontólogo de Paraná, Jorge Sapetti.

En su alocución, el presbítero y abogado, detalló: "Durante cuatro gestiones episcopales -desde monseñor Tortolo hasta hoy- y durante el ejercicio como párroco de ocho sacerdotes, del cual yo soy el octavo, se ha intentado un diálogo pacífico para llegar a una solución con las hermanas de la congregación Franciscanas Terciarias de la Caridad. Ellas tuvieron durante mucho tiempo el asilo San Antonio -que ocupaba la esquina de Paraguay e Italia, contiguo a la parroquia- ahora lo han vendido".

Al ampliar sobre el tema, expresó: "Se vendió hace un año y todos los reclamos que realizamos fueron pura ficción. Es lamentable. No pierdan la fe, suceden estas cosas dentro de la iglesia. Es inconcebilbe que no se pueda dialogar entre una congregación y un arzobispado. Va contra toda vida evangélica".

Con el paso de los días se supo que con fecha 14 de julio del corriente año, la Superiora General de la Congregación había informado que se había concretado la venta del inmueble a un particular, el odontólogo paranaense Jorge Sapetti, quien tomó posesión del mismo el 6 de agosto, mientras la comunidad celebraba la Santa Misa.

Esto generó malestar en el Arzobispado quien realizó una denuncia penal por el delito de usurpación de bien inmueble sito en calle Italia 396 de esta ciudad y de los bienes muebles existentes en dicho lugar cuya tenencia detenta la comunidad parroquial desde hace décadas.

Dicha denuncia penal se tramitó ante el Ministerio Público Fiscal, Unidad de Atención Primaria.

En fecha 16 de agosto la agente fiscal actuante desestimó la denuncia considerando que se trata de un conflicto que debe ser resuelto por ante el fuero civil y comercial o eclesiástico.

Tras este revés de la justicia, se convocó a una procesión de antorchas este viernes 26 de agosto, a las 19, bajo el lema "Una comunidad despojada".

Esa misma "comunidad despojada" también se sirvió de la caridad de las religiosas, que llegaron a Paraná a cuidar enfermos, asistir ancianos y a llevar adelante una obra de fe.

hospital.jpg
Colaboración. En la historia del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná también se las nombra.

Colaboración. En la historia del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná también se las nombra.

Dedicación al enfermo

La Madre Mercedes del Niño Jesús Guerra y Contreras bajo los auspicios de la órden de San Francisco, urgida por la caridad hacia los enfermos y pobres, fundó el instituto de las Hermanas Terciarias Franciscanas de la Caridad, el 13 de abril de 1880, en la Arquidiócesis de Buenos Aires teniendo la primera aprobación de la Santa Sede en 1908. La aprobación definitiva del instituto se obtuvo el 23 de junio de 1925.

En su acta fundacional, las religiosas afirmaron: "En los tiempos normales de la salubridad pública, lo mismo que en las infortunadas temporadas de epidemia nuestra Institución Franciscana se propone morir al pie del cañón, como vulgarmente se dice, antes que desamparar su puesto, volar a todas partes donde el dolor del prójimo la llame, servirlo en lo que ha menester, consolar su corazón, procurarle los auxilios de la ciencia y de la Religión, según necesidad, cerrarle los ojos a la vida humana, llegado el caso, y no descansar todavía hasta entregar a la tierra sus yertos restos, si hubiere necesidad".

Así, las religiosas de la Orden Franciscanas de la Caridad llegaron a la ciudad de Paraná en 1896, con la idea de fundar un asilo de niñas y una capilla.

"Un informe del Apostolado de la Oración del 28 de abril de 1900 indica que el 27 de diciembre de 1893 se sancionó el proyecto de traer enfermeras Franciscanas para atención de los enfermos a domicilio, para cuyo fin se destinó el producto de una velada literaria realizada el 1º de mayo de 1894. Este mismo año se redactan los estatutos para una comisión compuesta por el presbítero Luis Palma, el doctor Ramón Calderón y el director del Apostolado con el fin de solicitar la personería jurídica, que fue acordada con el gobierno de la Provincia el 25 de septiembre de ese año. Y el 16 de octubre fue hecha la donación de un terreno al Apostolado para la construcción del Asilo de las hermanas Franciscanas. El 2 de diciembre de 1894, se colocó la piedra fundamental y se empezó la edificación. El 1 de marzo de 1896 se inauguró una parte del Asilo donde quedaron instaladas las Hermanas y comenzaron a funcionar tres reparticiones de utilidad pública, Servicio de enfermería, Capilla y Escuela gratuita de niñas", se recopiló en el Archivo Arquidiocesano.

terciarias de la caridad.jpg
Orden. Las Franciscanas Terciarias de la Caridad llevaron su carisma a todos los lugares donde se las convocó.

Orden. Las Franciscanas Terciarias de la Caridad llevaron su carisma a todos los lugares donde se las convocó.

También se nombran a las Hermanas Franciscanas Terciarias de la Caridad por su colaboración con los inicios del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná. Así se lee en la página web del nosocomio donde se repasa la historia del mismo.

"En 1947 el Hospital cumplió 35 años de vida, para ese entonces contaba con 120 camas y estaba a cargo del Dr. Ovidio Rosas Costa (..). En ese año, sólo en el mes de octubre, los consultorios externos atendieron 900 pacientes, hospitalizándose en el mismo periodo un total de 73 personas en las distintas salas (...). Del recurso humano con el que contaba el hospital, sólo cuatro de sus médicos tenían un sueldo por parte del Estado, el resto trabajaban ad-honorem. 42 empleados que recibían sus sueldos 'de acuerdo al arancel fijado por el Sindicato de Enfermería' completaban la nómina de trabajadores. Además colaboraban con la atención y el cuidado de los pacientes un grupo de Hermanas de Caridad Terciarias Franciscanas, con títulos de enfermeras nacionales".

En textos del Archivo Arquidiocesana se detalla la construcción del asilo, antes que la iglesia.

"Pero antes del templo, se construyó el asilo, que bordea calle Paraguay y que ocupa media manzana, hoy con poco uso". El asilo al igual que la capilla llevaban el nombre de San Antonio, un santo surgido de la orden franciscana.

Con documentación de la Catedral se supo que: "El 6 de agosto de 1899 por iniciativa del Padre Yañi se reúne en el Asilo una asamblea de caracterizadas damas de la ciudad, que después de escuchar al cura resuelven constituir un Centro de Unión Pía de San Antonio y Pan de los pobres, previa autorización de la autoridad eclesiástica. El 15 de agosto de 1899 se crea el Centro Secundario de la Pía Unión en el Asilo de San Antonio para extender los bienes que la institución propone. En el informe dice que están trabajando bien, que el Pan de los Pobres se efectúa con regularidad y llevan a numerosas familias esta este socorro material y espiritual. Dice que todos los martes se realiza la misa a San Antonio y que es mucha la concurrencia a pesar de lo reducida que es la capilla".

El Archivo indica que "En un informe del 1900 se da cuenta que la capilla se ha terminado, que fue bendecida el 14 de octubre, y que se ha adquirido un terreno para ampliar el asilo. De la escuela se dice que hay 150 niños que asisten regularmente, que el 1 de marzo de 1899 se abrió el taller que funciona con éxito y que se ha hecho la exposición de los trabajos manuales, en dos años unos 635 piezas entre costuras, bordados, tejidos y que mucho eso fue vendido para la compra de útiles".

También en otras actas de la época, se documentó "que las Hermanas quieren que se subdivida un salón grande que han hecho recientemente para poder usarlo durante el año en otras tareas".

Las franciscanas dirigieron el lugar por varios años, hasta que comenzaron un lento retiro.

En los legajos de la iglesia La Piedad se indica que por decreto del 27 de febrero de 1965 fue elevada a parroquia; desmembrándola de la Catedral y de San Miguel.

Monseñor Adolfo Servando Tortolo, arzobispo de Paraná, firmó un convenio con las Hermanas Terciarias Franciscanas de la Caridad para la sesión provisorio del uso del asilo San Antonio, a los fines de proveer a la atención espiritual de los feligreses de la jurisdicción de la nueva parroquia. Las hermanas ponen a disposición del párroco un aula anexa para ser usada para despacho y lugar de reuniones.

Esa propiedad anexa a la parroquia es hoy el foco del conflicto casi 60 años después de que Tortolo firmara el convenio con la comunidad religiosa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario