Paro Bancario
Lunes 19 de Febrero de 2018

La paritaria bancaria marca un parámetro para el resto de los gremios

Hasta el miércoles no habrá atención bancaria y avizoran que la negociación salarial será complicada

A partir de las 0 de hoy comenzó el paro de 48 horas convocado por el sector bancario en rechazo al 9% de aumento que quieren dar las cámaras del sector, por lo que recién la actividad de las entidades financieras se normalizará el miércoles. En lo que va del mes se registraron solamente nueve días de atención efectiva al público, teniendo en cuenta la última medida de fuerza del viernes 9 en vísperas del fin de semana de Carnaval.


El gremio de la Asociación Bancaria, liderado a nivel nacional por Sergio Palazzo, es uno de los primeros en acordar la pauta salarial para todo el año. Es una de las características de una organización gremial que desde 2016 viene estableciendo las pautas de una negociación que comienza en diciembre y que, por lo general, se extiende hasta enero. Con el nuevo gobierno nacional las condiciones y el escenario se modificaron, a tal punto que no demoraron en producirse los primeros conflictos.

Los paros de esta semana son el reflejo de una paritaria que va a ser larga, y si encima el partido gobernante interviene poniendo techos salariales las expectativas no son demasiado optimistas, según un primer sondeo.

Cronología de una paritaria
Para entender la historia reciente de la paritaria es necesario remontarse a 2016. Ese año el sector acordó un aumento del 33% y una inflación que trepó por encima del 40%. Cuando las partes volvieron a juntarse en octubre para discutir la pauta salarial de 2017, la falta de acuerdo derivó en un conflicto gremial que se replicó en varias medidas de fuerza. Hubo tregua, y en diciembre se firmó una compensación del 4% con vigencia a partir de enero.

"Se había firmado con las cámaras empresarias una suma fija para los tres primeros meses de 2017 y bono a pagarse en tres tramos, de 7.000, 7.200 y 7.500 pesos. Pero el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, no lo quiso firmar. Ahora no lo quieren pagar, por eso las paritarias están trabadas", dijo a UNO el secretario Adjunto de la Asociación Bancaria de Paraná, Augusto Gervasoni.

En febrero continuaron las conversaciones y se arregló un aumento del 19,5%, con cláusula gatillo retroactiva a enero. Como la inflación anual alcanzó un 24,3% los trabajadores bancarios accedieron en dos oportunidades a una actualización en sus salarios, la primera en noviembre y la segunda en diciembre.

La perspectiva para los tres primeros meses de 2018 no era la mejor teniendo en cuenta que en diciembre comenzaron las medidas con reducción de la jornada laboral. "Ahí nos metieron la conciliación obligatoria, y en todo diciembre y enero no hubo conflicto. En ese marco se dieron seis reuniones, cuatro formales y dos informales en el Ministerio de Trabajo. En ese contexto se mantuvo la postura empresaria de una oferta del 9%", detalló el gremialista. En realidad, la Bancaria había propuesto un aumento del 24,3% sin cláusula gatillo a partir de enero, y luego una mejora del 19,5% con cláusula gatillo retroactivo a enero, aunque ambas fueron rechazadas.

Gervasoni aseguró que el salario inicial de un trabajador es de 25.499 pesos y adelantó que la intención del gremio es mejorar la antigüedad, que explicó que se han ido perdiendo por distintos acuerdos entre las cámaras empresarias.


Un parámetro nacional
La paritaria bancaria marcará una medida para la discusión que deben afrontar el resto de los gremios. Así lo interpretó el adjunto de la Bancaria local: "Nosotros somos un parámetro, teniendo en cuenta que somos uno de los primeros gremios en el año en discutir paritaria porque nosotros un mecanismo de diciembre a enero. Sabemos que nos están mirando, porque en los últimos años del kirchnerismo venimos firmando los primeros tres meses una suma fija que nos permite discutir paritarias a partir de marzo cuando está lanzada la economía".

Respecto de la falta de entendimiento con la patronal el sindicalista anticipó una negociación "dura". "Hay una ley que especifica que si no hay nuevo convenio paritario se tiene que respetar el convenio anterior", advirtió al respecto.


"Toda paritaria que se abre o se cierra influye en el resto"

El secretario de Comunicación de la Asociación de Trabajadores del Estado, seccional Entre Ríos, Esteban Olarán, reconoció que la resolución de la paritaria bancaria puede marcar una tendencia para las discusiones salariales de otros gremios. "Toda paritaria que se abre o se cierra influye en el resto, como las que han cerrado en un 6% o en un 12% o algún sindicato más chico, tiran para abajo. El resultado de la paritaria de bancarios puede influir porque están ofreciendo un 9% y tiene un carácter nacional. Después se darán discusiones en el resto de las provincias", planteó.

Olarán consideró que el porcentaje ofrecido ni siquiera se ajusta a la meta de inflación anunciada por el gobierno nacional. "Para nosotros sería un número irreal e inaceptable, siendo que la inflación de diciembre y enero marca una tendencia que en realidad los números que están planteando las patronales y el Gobierno están alejadísimas de su propia política económica", graficó. Y marcó la diferencia con los salarios de bancarios y el resto de los trabajadores.

Comentarios