Paraná
Jueves 14 de Diciembre de 2017

La obra de ensanche en avenida De las Américas arrasó con la Virgen y la arboleda

La ermita fue instalada en la esquina de Balbín en 1996. Les prometieron a los vecinos que le darán un lugar cuando finalicen los trabajos.

Avenida De las Américas es una de las trazas más importantes de la capital provincial, y su ensanche una obra esperada. Ayer a la siesta la empresa que construye las colectoras retiró la imagen de la virgen, una que fue instalada en su ermita en la esquina de calle Balbín por esfuerzo de la comunidad. Ahora la cuidan los vecinos, a quienes les prometieron que la devolverán a su lugar o a otro cercano cuando todo termine.


Arrasaron también con la arboleda y piden por una pasarela para poder cruzar. Los vecinos de la zona guardan la imagen de la virgen. Contaron que para construir la ermita intervinieron muchas manos, pero que entre ellas destacaron las del albañil Juan José Pepe Chiapino y por eso miran ahora no sin cierta nostalgia a esa esquina destruida por donde va a pasar la moderna colectora.

"Entronización. María Reina Inmaculada del Universo. Esta ermita en honor de la Santísima Virgen ha sido construida y costeada por la comunidad católica en agradecimiento por bendiciones recibidas e implorando su protección y amparo. 25 - 2 - 1996".
Pablo Felizia.jpg
En la esquina debieron derribar la construcción que le dio identidad a esa zona de Paraná. Foto <b>UNO</b> Pablo Felizia.
En la esquina debieron derribar la construcción que le dio identidad a esa zona de Paraná. Foto UNO Pablo Felizia.


Eso aún se lee en la placa que acompaña la imagen y que los vecinos guardan. Esa ermita fue un símbolo que le dio identidad a la zona, una referencia, un espacio donde muchas personas se acercaban a rezar, siempre cuidado y llena de flores.

Ahora le prometieron a los vecinos que al finalizar la obra le darán un nuevo lugar, quizás más chico, pero en las cercanías. "La tenían que sacar porque justo por ahí pasa la colectora", dijo a UNO Marcelo Ruggeri, presidente de la vecinal De las Américas, y se lamentó por ser una postal de la zona ya perdida, una imagen representativa que no está. Pero también, esta obra se llevó gran parte de la arboleda que tenía la traza, y aún, si alguien sigue la línea de lo que ya se realizó, queda mucho por sacar.


"En el proyecto original no había colectora y quedaba el espacio verde entre la edificación y la ruta. Era la autovía con tres carriles y en el espacio verde iba un sendero peatonal porque la gente sale a correr en la banquina y a caminar, aunque es un peligro, y también iban a hacer una bicisenda y rotondas, más una pasarela frente a la escuela Tabaré", agregó el vecinalista, pero dijo que ahora mucho de todo eso no se hará. Lo de la pasarela motivó instancias entre los vecinos y la comunidad educativa porque la necesitan y exigen. ¿Cómo harán los chicos de la escuela para cruzar por una autovía donde pasarán vehículos a gran velocidad? Aún no tienen respuestas.


"El cruce de la calle para los chicos estará a 200 metros y dicen que quedará muy lejos. Esto tiene muy preocupada a la escuela", contó Ruggeri, y agregó que esta semana tuvieron una reunión y mantendrán otras.

12 foto 2 Pablo Felizia.jpg
Vecinos de la zona guardan la imagen y la placa, como también parte de la ermita. Foto <b>UNO</b> Pablo Felizia.&nbsp;
Vecinos de la zona guardan la imagen y la placa, como también parte de la ermita. Foto UNO Pablo Felizia.


"Pero además sacaron los árboles, y se supone que pondrán tres por cada uno que ya no está, pero habrá que ver; estamos medio descreídos. Eran muchos árboles y ahora deberán tener una distancia, e irán en el medio si hacen un cantero. Todos lloramos por el verde que no está más. Quedó desértico", dijo, y es verdad, en algunas zonas todavía se ven los troncos cortados de ejemplares que quizás tenían más de 50 años.


Pero además a lo largo de la traza, mientras se trabaja, quedaron varias zonas sin iluminación. Al parecer la Municipalidad entregó el tendido a la empresa que trabaja en la zona porque es lo que se hace en estas instancias, pero hay lugares, sobre todo desde el kilómetro 5, en que deben salir con linternas. "No se ve nada. Si llega a salirse un auto, no sé. Además da mucha inseguridad", agregó Ruggeri con razón.


En los últimos días este barrio también sufre la falta de agua con lugares en donde directamente no sale ni una gota. A los vecinos les dijeron que la obra estará terminada a fines de 2018. Mientras tanto, el cemento avanza, dicen que es el progreso, pero no quita la nostalgia

Comentarios