Secciones
Naturaleza

La naturaleza avanza sobre espacios libres por la pandemia

Hoy es el Día del Biólogo en la Argentina. Alfredo Berduc, referente en esta profesión en la provincia, analizó el impacto que generó la cuarentena.

Viernes 26 de Junio de 2020

Se conmemora hoy el Día del Biólogo en la Argentina. Fue el 27 de junio de 1812 cuando se realizó el primer acto oficial vinculado a esta profesión en el país; y por resolución del Triunvirato, a través de Bernardino Rivadavia, se dio principio al establecimiento en la Capital de un Museo de Historia Natural.

Con los constantes cambios que, por distintos factores, se vienen dando en los últimas décadas en los ecosistemas del mundo, los biólogos cumplen un rol fundamental al investigar y estudiar cómo impactan estos procesos, y analizar qué medidas se pueden adoptar para revertirlos cuando generan un daño en el ambiente. Y en este tiempo, cuando la menor circulación de personas que produjo el coronavirus hizo que aparecieran diversas especies en hábitats en los que no se las suele ver a menudo, son una importante fuente de consulta acerca de estos comportamientos.

Alfredo Berduc es uno de los biólogos de la región con mayor trayectoria y hoy está a cargo de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas de la Provincia. Se recibió en Córdoba, en 1998, en una época en que la carrera no tenía la difusión actual. Según contó a UNO, a los 14 años ya sabía cuál era su vocación tras escuchar los relatos de una tía abuela sobre las bondades de la naturaleza, y heredar de sus padres esta pasión por el río, los árboles y el entorno.

Si bien aclaró que la formación, con un perfil científico, invita a los profesionales del sector a reflexionar a partir de “lo que se ve, se mide y se registra, y preferir hablar solo cuando se tienen datos suficientes”, hizo un análisis sobre el fenómeno actual que ha causado la pandemia, y observó: “Estamos percibiendo sobre todo lo que pasa a veces en las ciudades, ya que no vivimos en los hábitats naturales, y nos impacta profundamente. Ahora nuestros perros no andan tan libres como hasta hace poco tiempo, no los llevamos al campo, a la isla, ni tan seguido al Parque, y esos lugares empiezan a estar un poco más liberados para la fauna. Principalmente lo que vemos más es el avance de la fauna silvestre”.

berduc
Berduc crea conciencia sobre el cuidado del ambiente y la naturaleza

Berduc crea conciencia sobre el cuidado del ambiente y la naturaleza

Ver un guazuncho cerca de alguna vivienda en alguna localidad, un aguará guazú corriendo por alguna calle de la capital entrerriana, algún zorro en un patio, son algunas de las situaciones que se generaron en estos últimos meses y llamaron la atención de los vecinos. “En esto hay una combinación de cosas. Una de ellas es que hay menos movimiento en las rutas por la pandemia y se atropellan menos animales; realmente se dan muchas muertes de la fauna silvestre en este ámbito. Entonces, hoy uno se puede topar con una familia entera de tatúes cruzando la ruta, por ejemplo; la otra vez un guardafauna amigo me pasó una filmación de un yaguarundí que había aparecido en una casa en Colonia Nueva, y se vieron más en alguna localidad del norte de la provincia”, señaló Berduc.

No obstante, aclaró: “Se van dando esas cosas, pero eso no significa necesariamente que toda la naturaleza se haya recuperado y que ahora volvemos a punto cero, sino que quiere decir que los sistemas naturales tienen una gran capacidad de reacomodación, y por la rápida respuesta que han tenido sorprende a muchos investigadores. Pero no creamos que todo se recuperó: muchos organismos reaccionan ocupando los espacios que dejamos libres”.

En estos meses, que coincidieron con una bajante histórica del río Paraná, en varias zonas de Entre Ríos se pudieron observar mayor cantidad de cardúmenes de peces, lo que hizo ilusionar a muchos amantes de la naturaleza pensando en una recuperación de la fauna ictícola. No obstante, el especialista explicó: “En realidad en el río hay una cierta cantidad de peces, por decir, un millón, distribuidos en 50.000 hectáreas de espejos de agua. Y ahora con la bajante quedan unas 10.000 hectáreas de espejos de agua, pero los peces son la misma cantidad, lo que pasa es que ahora están más concentrados y tendemos a pensar que hay muchos más; pero es una ilusión que se haya recuperado la fauna de peces”.

Según mencionó, la pandemia también trajo aparejado otras situaciones que llaman a la reflexión, y al respecto refirió: “Por ejemplo, han habido denuncias por el mal uso de los agroquímicos en estos meses, o de casos de personas que aprovecharon y desmontaron, que tal industria cometió alguna infracción porque ahora al no andar tanta gente no la ven, o que tal vecino aprovecha que hay poco movimiento y anda cazando”.

Áreas protegidas

Berduc comentó que a mediados de esta semana la Cámara de Senadores de Entre Ríos le dio media sanción a un proyecto que declara como “área natural protegida” al establecimiento El Cencerro, de Federal, considerándola una reserva agroecológica y productiva de características únicas dentro de la biodiversidad.

Al respecto, contó que desde que es director de Áreas Naturales Protegidas, es el segundo establecimiento con el que se firmó un convenio entre un privado y el Estado. “Esta es una previsión que tiene la Ley de Áreas Naturales Protegidas, a partir de la cual el privado rubrica un acuerdo y un plan de trabajo en el que se compromete a tomar ciertas medidas conservacionistas y para su producción”, dijo, y agregó: “En el caso de El Cencerro, el campo ya tenía un modelo de producción muy respetuoso del ambiente desde antes, ya había logrado las certificaciones de carne orgánica, de lino orgánico y coriandro. Es un establecimiento con el tipo de producción que nos importa mucho promover, porque demuestra que es un mito esto de que no se puede producir si se está conservando, y que la producción está siempre en contra de la conservación y demás”.

Acto seguido, subrayó que esta norma “prevé también un descuento impositivo para estos campos” y destacó que en la provincia “ya son seis los establecimientos que están recibiendo ese descuento, ya que tienen convenios refrendados por ley”. Algunos de ellos son La Aurora, en El Palmar; El Potrero, en Gualeguaychú; y Don Sebastián, muy cerca de Feliciano. “Afortunadamente hay además muchos otros campos en Entre Ríos que, aunque todavía no han tomado ese camino de marcarse como área protegida, también producen conservando”, remarcó Berduc.

De acuerdo a lo que explicó, estas iniciativas tienen un impacto sobre el territorio que se protege. “A veces esos territorios son relativamente grandes, y a veces son muy pequeños, pero aún en ese caso, el otro componente que tenemos es el de ser un nodo de difusión del mensaje de cuidar al ambiente y de contar con un lugar donde uno puede ir y compenetrarse con la naturaleza para percibir el valor que tiene; también en este ámbito se puede recibir información, porque los guías suelen estar formados y contarle a quien visita ese lugar cuántas especies de aves alberga”, recalcó, y comentó: “Por ejemplo, en el Parque San Martín hay dos tercios de las especies de aves que hay en toda la provincia; y son más que lo que hay en toda Inglaterra. Esos datos sorprenden e impactan. Estamos apuntando a que en cada municipio haya un espacio protegido, que es lo que genera muchas veces que después querramos conservar la naturaleza”, manifestó por último, destacando el paradigma de conservación del ambiente que tienen sobre todo las generaciones más jóvenes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario