Silencio de radio

La lucha sin fin para que la Voz de Montiel vuelva a sonar

LT 27 La Voz de Montiel, de Villaguay, agoniza. La intervención del Enacom no aportó soluciones sino, hasta ahora, más desesperación. Seis meses sin cobrar.

Jueves 09 de Junio de 2022

Una radio entrerriana con más de 50 años de existencia ha sido silenciada. Víctima de una administración deficiente y que maltrató a los trabajadores, y ahora en un limbo por la falta de solución del Estado nacional, LT 27 La Voz de Montiel está callada, para pesar de la población del Departamento Villaguay y los alrededores.

Un día los empleados dejaron de cobrar lo que les correspondía por trabajar los domingos. Después dejaron de percibir el aguinaldo. Más tarde empezaron a descontarles una parte del sueldo. Cuando parecía que ya nada podía ser peor, el propietario abandonó el barco. Entonces llegó la intervención del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y ya no volvieron a cobrar los salarios. ¿Cómo podría agravarse aún más la situación? De esta manera: el equipo de transmisión de la AM 1580 se rompió, Siguieron al aire por la FM 88.7, para sostener la fuente laboral. Se acumularon las deudas. Nadie pagó las facturas de la luz. Se la cortaron. Conclusión: se quedaron sin AM y sin FM. Silencio de radio.

Son un puñado de trabajadores y trabajadoras los que desde hace seis meses sobreviven sin percibir un sueldo. Obligados, se las rebuscan para conseguir ingresos con los cuales poder sostener a sus familias, en un contexto de inflación desesperante. Y buscan también la manera de sostener la radio, porque saben que una vasta audiencia del centro de la provincia tiene en LT 27 un medio de comunicación que, pese a los avances de la tecnología, les sigue ofreciendo información y entretenimiento como hace medio siglo atrás. Allí donde no llega internet ni las señales de televisión, las tradicionales emisoras entrerrianas de Amplitud Modulada, como esta, son una conexión con el mundo. Así ocurría hasta hace poco a 120 kilómetros a la redonda de la antena instalada en el sur de la ciudad, lo que abarca gran parte del departamento Villaguay e incluso parte de San Salvador, Colón, Uruguay, Tala, Paraná y la Selva de Montiel, que le da el nombre a la radio. Así ocurría hasta que llegó el silencio.

la voz de montiel radio villaguay lt 27 2.jpg

Cinco empleados esperan a UNO dentro del edificio de la radio. Son Vilma Segovia, Silvina Cabral, Fito Van Derdonckt y Nicolás Merele. Falta Marcelo Fernández, que no pudo estar. Ellos son el plantel de la emisora: tres locutores, dos operadores y una administrativa. Se organizan para cubrir las múltiples tareas que demanda el medio y sostener el aire.

—Ayer nos conectaron de nuevo la luz —dice Van Derdonckt, uno de los locutores. Parece que tuvo efecto positivo el comunicado que sacaron hace una semana, después de que Enersa les cortara la energía eléctrica por falta de pago. Gracias a esto pudieron volver a encender la FM.

LEÉ MÁS: Trabajadores de LT27 llevan seis meses sin cobrar

El lugar parece congelado en el tiempo. Más todavía si es un junio helado, cae la tarde y circula poca gente por los alrededores. Solo los camiones que ingresan o salen de Villaguay por la ruta 130, que está a pocos metros. Escasas mejoras ha tenido la construcción a lo largo del tiempo. Es de una planta, con techo acanalado y pintada de blanco. En rojo, las letras y números que identifican a la radio están colgadas en el frente. Para ingresar hay que atravesar un jardín todavía cuidado y con algunos arbolitos que rodea el edificio y lo separa de la calle. En el interior, un pasillo lleva a la sala de operadores y más adelante al estudio, ambos a la izquierda. A la derecha hay oficinas y algunas dependencias más se adivinan al fondo.

Lo que se ve de equipamientos y muebles está gastado, a tono con la poca inversión que aseguran los empleados que ha habido en los últimos años. En una pared, al costado de una consola despintada por el roce permanente de los dedos de los operadores, cuelga una fotografía del fundador, el sacerdote gaucho montielero José Héctor Lavini. En un sepia tenue, se lo ve hablando de frente a un micrófono de los años 70, con la mesa cubierta por diarios y una imagen de una virgen tallada en madera.

Antes del silencio

Si se les pregunta cuándo empezó la debacle, los trabajadores dicen que fue con la intervención del Enacom en enero de 2022, luego de que el empresario Adalberto Chispa Álvarez se desentendiera de la radio. En un principio, la medida los esperanzó: la resolución Nº 19/2022 del Ente, firmada por su presidente Claudio Julio Ambrosini, dispuso la designación de Juan Muga como delegado administrador, con “amplias y suficientes facultades para asegurar la continuidad del servicio y conservar su infraestructura, y preservar las fuentes de trabajo”. Seis meses después, hay interesados en hacerse cargo de la licencia, pero la espera continúa y la desesperación también.

“En primera instancia nos habían dicho que se iban a pagar los sueldos y, por supuesto, no ocurrió. Ahí comenzamos con el conflicto”, menciona Fito Van Derdonckt, y agrega los problemas que surgieron por la imposibilidad de facturar las publicidades de las que vivía el medio de comunicación. “Teníamos unas 300 casas publicitarias, que querían pagar su pauta. Le dijimos al interventor, Juan Muga, que necesitábamos una cuenta bancaria a nombre del Estado para que nos depositaran y facturar. Él hizo todos los trámites en Buenos Aires y en Buenos Aires le dijeron que no”, lamenta.

la voz de montiel radio villaguay lt 27 3.jpg

Ante la imposibilidad de facturar, tampoco pueden cobrar los sueldos. El Enacom les informó que no le corresponde abonar los salarios, porque no son empleados del Estado, sino que solamente intervinieron la empresa para “salvaguardar la fuente laboral”. En consecuencia, se empezaron a caer las publicidades y a acumularse los meses sin cobrar.

No tardó en aparecer otro problema: las cuentas sin pagar. “Entre todas esas idas y venidas empezamos a ver que había deudas que había que pagar. Por ejemplo, los teléfonos: se le dieron las facturas al interventor para que abonara, se pidió a Buenos Aires y no hubo respuesta favorable”, continúa el locutor.

Después de eso vino la acumulación de las facturas impagas de Enersa. Se juntaron 16, es decir, muchas corresponden al periodo anterior a la intervención: “El anterior patrón ya venía incumpliendo varias cosas, como los sueldos y también con la luz. Tampoco se pagó la luz desde el gobierno nacional”.

En medio de toda esta historia, en marzo se les rompió el equipo de la AM. Solicitaron un técnico al Enacom para que fuera a Villaguay a repararlo, puesto que en la ciudad no hay quien lo haga. Consiguieron el compromiso del ente nacional para enviar a la persona que pondría de nuevo al aire la emisora. El día que iba a ir, llovió. Nunca más apareció. La AM quedó en silencio.

La única solución que encontraron fue transmitir la programación solo por FM. Así lo estaban haciendo cuando les cortaron la energía eléctrica porque nadie había pagado las facturas. Esto fue hace poco más de dos semanas. Tras las denuncias públicas de los trabajadores, volvió la luz y pudieron retomar la salida por la 88.7 de frecuencia modulada.

—Hoy por hoy, los trabajadores cumplimos seis meses de estar sin cobrar –dicen ellos a coro, parados en el frente del edificio, de espaldas a la puerta. Algunos de ellos tienen más de 30 años de servicio en la radio y les resulta muy complicado conseguir otro trabajo. Otros tienen otros ingresos como para poder sobrevivir. Pero la angustia se les nota a todos por igual.

La etapa previa

El plantel actual de LT 27 está compuesto por un operador, tres locutores y un administrativo. Entre todos cubren los huecos y hacen de todo un poco para cubrir las 18 horas de salida al aire. Además, hasta hace poco había una locutora que se jubiló y un operador al que Álvarez, el anterior dueño, hizo sacar con la policía porque no acataba lo que le ordenaba y nunca más lo dejó entrar, cuentan. Es que los problemas no empezaron con la intervención, sino que ésta fue una consecuencia de los problemas anteriores.

El relato de Van Derdonckt lo ilustra con precisión: “Esto viene de arrastre desde hace unos diez años. Ya venía complicada la situación hasta que apareció una persona a la que le dieron la licencia provisoria, que es Adalberto Álvarez. Empezó con todo tipo de violaciones a la Ley de Contrato de Trabajo. Por ejemplo, nos hacía trabajar los domingos sin paga. No nos daba las vacaciones que correspondían; nos daba solamente una semana. No pagaba los aguinaldos. Cuando a la radio no le daban los números, nos empezó a descontar el 20% del sueldo para poder subsistir. Después no alcanzaba con el 20% y nos empezó a descontar el 25%. Siempre bajo la amenaza de que habría despidos e iba a tener que cerrar la radio. En diciembre de 2020 estábamos cobrando 13.000 pesos, cuando el sueldo era de 33.000 pesos. Hacíamos doble, triple trabajo a la vez, todo por el mismo precio”.

la voz de montiel radio villaguay lt 27 1.jpg

Después de toda esa situación se sumaron episodios de violencia laboral y psicológica, que los empleados denunciaron ante la Secretaría de Trabajo. Y no se trató solo de los gritos: “Llegó un momento en que estalló todo y el director terminó con denuncia de violencia física en la Policía de Villaguay”, dice quien lleva la voz cantante.

“Cuando a fines de diciembre de 2021 le hicimos frente porque no se podía continuar así de esa manera, él decidió directamente entregar la licencia, abandonar la radio, y ahí fue cuando se agravó todavía más el conflicto. Pensábamos que se iba a poder solucionar desde el Estado pero esto no ocurrió”, resume.

No obstante, aclara que tienen comunicación diaria con el interventor Muga: “Entendemos que él ha hecho todo lo posible para encauzar todos los pedidos que hemos hecho, pero parece que LT 27 no es prioridad del Estado nacional en este momento”.

En febrero se abrió a concurso la licencia de la radio y todavía no se ha cerrado. Los empleados dicen que hay dos oferentes que estarían en la puja final por la adjudicación y esperan que pronto haya una definición y puedan volver a darle volumen a la Voz de Montiel.

Del cura montielero a la incertidumbre actual

Como se lee en el artículo de la periodista de UNO Dina Puntín publicado el 9 de abril, el sacerdote José Lavini fue el fundador de la radio de Villaguay. Su propósito era evangelizar, pero también ofrecer un servicio de comunicación, información y bienes culturales a una importante población rural.

En 1966, el entonces Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) llamó a licitación para la instalación de una radioemisora en el centro de Entre Ríos. Dos grupos villaguayenses respondieron enviando carpetas técnicas, que fueron devueltas sin tener respuestas positivas. Tiempo después, Lavini decidió –como único aspirante– elaborar una nueva carpeta; su proyecto fue aprobado y fue el puntapié para la fundación de la emisora.

la voz de montiel radio villaguay lt 27.jpg

Víctor Fleitas en su libro “Historias del aire”, citado por Rubén Bourlot en “Línea de Tiempo Georreferenciada del Espacio Entrerriano”, relata que las primeras emisoras de radio que transmitieron de manera permanente en la provincia fueron LT 14 de Paraná, LT 15 de Concordia y LT 11 de Concepción del Uruguay, habilitadas entre 1945 y 1951. Recién en la década del 70 aparecieron nuevas propuestas por empeño de emprendedores locales y amparándose en un proyecto nacional que favorecía la instalación de radios de baja potencia en zonas de frontera durante el gobierno de Arturo Illia.

En esa segunda etapa de ampliación de los servicios radiofónicos en la provincia fue que surgió LT 27 La Voz del Montiel de Villaguay. El 29 de septiembre de 1969 se dio a conocer el proyecto en una conferencia de prensa realizada en el Club Social El Recreo y fue inaugurada un año y cinco meses después, el 13 de febrero de 1971. Su sede estaba en Vélez Sarsfield 1.111, el mismo lugar desde el cual hoy busca volver al éter

El servicio público de comunicación que brindó fue clave para uno de los departamentos más extensos de la provincia. La población rural de los distritos Mojones al Norte, Lucas al Norte, Mojones al Sud, Lucas al Sud, Raíces y Bergara, aislada por falta de medios de transporte y comunicación y en una geografía hostil de cuchillas, monte y arroyos, encontró en la AM LT 27 una conexión con el resto de la comunidad provincial y nacional. Halló también en la radio un mayor acceso a los consumos culturales.

El cura montielero murió el 9 de abril de 1996. Al frente de LT 27 quedó su secretaria parroquial, Alicia Fauts, y al morir ella se hizo cargo su esposo, Juan Carlos Andreoli. Fue Andreoli quien posteriormente se la vendió a Adalberto Álvarez.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario