Secciones
Coronavirus en Entre Ríos

La Justicia citó a indagatoria a 15 pacientes con Covid-19 que pidieron delivery de pizzas

Se los acusa de violar el aislamiento, luego de haber participado de una comida grupal y subir las fotos del evento a las redes sociales. Qué dijeron para defenderse.

Viernes 12 de Junio de 2020

La fiscal federal de Concepción del Uruguay, Josefina Minatta, citó ayer a declaración indagatoria a los jóvenes infectados de Coronavirus Covid-19 en Colón. Se trata de los pacientes que cumplen aislamiento en un pabellón del hospital San Benjamín y que luego de compartir una foto en redes sociales comiendo pizzas y helados volvieron a estar el centro de la discusión. Según el oficio judicial al que pudo acceder UNO, la medida se cumplirá “al día hábil siguiente a que finalice su aislamiento, se procederá a recibirles declaración indagatoria judicial, en el marco de las presentes, las cuales se llevarán a cabo a través de la aplicación Zoom.

En total serán indagadas 15 personas acusadas de “violar las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

En la notificación también se dejó constancia que se requirió a las autoridades del hospital colonense, que “se informe el día en que cada uno de los nombrados terminaría el aislamiento en dicho nosocomio, a efectos de la realización de las audiencias”.

También se confirmó que la fiscal actuante había solicitado que se secuestraran los teléfonos celulares de los pacientes, pero tal solicitud fue rechazada por el juez federal de Concepción del Uruguay, Pablo Seró.

La investigación –a cargo de Minatta– se inició tras la denuncia realizada el 5 de junio de 2020 por el intendente municipal de Colón José Luis Walser. La presentación daba cuenta de que un grupo familiar ingresó a la ciudad el 20 de mayo, proveniente de Buenos Aires, y fijó domicilio en la vivienda particular. Sin embargo, la médica encargada de hacer el seguimiento de la cuarentena plasmó su preocupación en un informe luego de no poder contactarse con la familia; a eso se sumaron audios donde reconocerían su transgresión del aislamiento obligatorio. Además, personal policial tampoco pudo dar con ellos en su domicilio, se indicó en la pesquisa. Uno de los integrantes de la familia incluso fue denunciado ante la Justicia provincial por el delito de Daños, tras presuntamente haber arrojado su celular contra una pared y romper un vidrio del hospital.

Creciente malestar

La selfie del grupo de pacientes comiendo pizzas en una de las salas de internación del San Benjamín, trascendió en pocas horas las fronteras de la ciudad. El hecho no solo aumentó el malestar puertas adentro del hospital, sino que además agudizó la bronca de los vecinos, aislados como al principio de la cuarentena.

De la indignación se pasó a la acción: la dirección del hospital puso en conocimiento a la fiscalía uruguayense de los hechos ocurridos e inmediatamente el caso se judicializó. En primer lugar se notificó a las personas internadas en la sala acerca “de las normas de convivencia que son de cumplimiento obligatorio”.

A los fines de garantizar una información confiable y veraz, el hospital colonense, que tiene como directora a Norma Hernández, se pronunció a través de un comunicado. Entre otras cuestiones se informó que “la permanencia de algunas de estas personas en la institución obedece a la necesidad de asegurar el aislamiento de pacientes que, por presentar una afección de salud altamente transmisible, a pesar de tener un estado clínico satisfactorio, si no cumplieran una internación domiciliaria estricta pondrían en riesgo al resto de la sociedad”.

La institución también advirtió que “ese riesgo sanitario no desaparece, lo asumen exclusivamente los trabajadores del sistema de salud, que más allá de la consideración o no con un paciente cumplen el rol de cuidado que les compete y no son responsables por las actitudes irreflexivas de aquellos a los que cuidan”.

La dirección, en otro pasaje del escrito, dijo comprender el enojo de la sociedad “que ha debido retraerse nuevamente, lo cual seguramente pone en riesgo fuentes laborales y altera la armonía social ante una publicación que es leída como una afrenta, tampoco es satisfactorio para los trabajadores de este hospital que desde hace una semana no hemos tenido horario de trabajo ni fin de semana, que hemos llegado al amanecer y nos vamos a intentar descansar a la madrugada del siguiente”.

El descargo de uno de los jóvenes aislados

Uno de los aislados “escrachados” por la juntada publicó un descargo en sus redes sociales. Por las críticas, un joven llamado Matías minimizó el asunto: “Pagamos la cena a los enfermeros que estaban de guardia”.

“Compramos las pizzas nosotros, porque el hospital estaba comprando viandas para todos y sobraban más de la mitad. Para que no sigan gastando, decidimos pagar nosotros la cena. Al mismo tiempo también, pagamos la cena a los enfermeros que estaban de guardia. Con respecto a lo del helado, el dueño de la heladería lo envió como regalo”, aclaró en Facebook el muchacho desde el hospital.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario