Secciones
IVE

La IVE sostenida por el activismo feminista

En 2020 hubo un incremento en la demanda de abortos, y con la sanción Ley 27.610 de a poco se avanza en el acceso a la IVE aunque falta difusión

Jueves 17 de Junio de 2021

Luego de tantos años de lucha incansable de la militancia feminista, el 24 de enero de 2021 entró en vigencia en todo el territorio nacional la Ley 27.610 de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). No obstante, es necesario detenernos en el escenario previo, en 2020, con el comienzo de una pandemia inédita, y preguntarnos ¿cómo fue para las mujeres y personas con capacidad de gestar atravesar un aborto, bajo estrictas restricciones y sin la sanción de la normativa? Y seguidamente, con la promulgación de dicha ley ¿cómo se avanzó en la implementación en estos seis meses? Con la mitad del 2021 transcurrido ¿cómo es la situación actual en materia de acceso a una IVE en la provincia?

pañuelos verdes 1.jpg
La IVE sostenida por el activismo feminista

La IVE sostenida por el activismo feminista

En este sentido, las Socorristas en Red (SenRed), que informan y acompañan a mujeres y personas con posibilidad de gestar que han decidido interrumpir embarazos inviables para ese momento de sus vidas, en 2020 brindaron información sobre los usos seguros de la medicación para abortar a 17.534 personas, la cantidad más alta desde el 2014 (de acuerdo a los datos sistematizados por las SenRed).

Del relevamiento a nivel país, las socorristas acompañaron 8.867 abortos autogestionados y 6.430 abortos en el sistema de salud. Del total, entre los datos más relevantes se destacan que el 73 por ciento sufría algún tipo de violencia; el 60 por ciento de las personas acompañadas tenía hijos/as; el 44,3 por ciento no contaba con un trabajo remunerado; el 76,5 por ciento no había abortado antes; y el 43 por ciento tiene como método anticonceptivo el oral.

Las SenRed están organizadas en Entre Ríos bajo el nombre de Dora te escucha, una colectiva feminista que desarrolla acciones de acompañamiento en diferentes puntos de la provincia y que articula, tejiendo redes con el sistema sanitario, tanto con el sector público como privado. Respecto de 2020, acompañaron a 216 personas a abortar (de forma autogestiva), y 270 fueron acompañadas a hacer el procedimiento en el sistema de salud. Así lo indicó la integrante de la colectiva, María Elena Ale, a UNO, quien además precisó: “La demanda no ha dejado de crecer. Nosotras el año pasado advertíamos esta situación de que iba a haber una mayor demanda por la situación de encierro y no nos equivocamos. En 2020 acompañamos el doble de lo que acompañamos el año anterior”.

María Elena Ale.jpg

No sólo se incrementó la demanda de personas con la necesidad de abortar sino que además los llamados se volvieron más extensos, con una duración de hasta 40 a 50 minutos. “Abrimos los teléfonos porque había una necesidad mayor de contención, es decir, quienes vivían una situación de un embarazo no querido a su vez tenían la incertidumbre de que no sabían si iban a poder resolverlo. En algunos lugares solamente estaban atendiendo casos de Covid-19 pero esto también era urgente. En este contexto resultaba importante garantizar el acceso a los abortos tempranos porque si se complicaban las situaciones y no podían acceder, esas mujeres iban a ocupar camas en los servicios de salud, lo cual era complejizar más el contexto de pandemia”, afirmó Ale.

La IVE en un marco legal

La ley 27.610 establece que se debe garantizar el derecho a acceder a un aborto voluntario, seguro y gratuito en todo el país y en todo el sistema de salud. Es voluntario hasta la semana 14 de gestación inclusive (14 semanas y 6 días). Nadie puede exigir motivos, ni cuestionar ni dilatar la atención. Hasta las 12 semanas de gestación inclusive se indica un aborto con medicamentos en el domicilio de la persona (excepcionalmente se prescribe la internación si existe alguna razón relacionada con la salud integral que lo requiera). Pasadas las 12 semanas sí se debe internar.

Ante la sanción de esta normativa y con el transcurso de estos 6 meses desde ese hecho histórico, las Socorristas en Red junto al movimiento de mujeres y otras organizaciones han advertido una falta desde el Estado de acciones que visibilicen, difundan y comuniquen este derecho. “Queda todo en manos de la militancia y los medios de comunicación. A nosotros nos desagrada la situación, con Socorristas hicimos una campaña y la tenemos impresa. Estamos esperando para poder salir de la situación pandémica para pegar los afiches en Paraná y llevarlos también a otros lugares para que se conozca esta normativa”, aseveró la activista Ale.

A propósito de la falta de campañas de difusión sobre la legislación, Ale precisó: “Hay un 30 por ciento de las mujeres que llaman que no sabían que podían acceder a la IVE de forma gratuita y que nadie las iba a llevar presas”. Es preciso indicar que hay grupos de socorristas en Santa Elena, Paraná (y localidades aledañas), Gualeguay, Concepción del Uruguay, Colón, Concordia, Victoria y Gualeguaychú.

En las zonas rurales es donde la articulación de las activistas con el sistema sanitario se complejiza un poco más. No obstante, “se coordinan acciones con el Programa de Salud Sexual y Reproductiva de la provincia y con algún servicio de salud que esté cerca al que pueda dirigirse la mujer que lo necesita”, señaló Ale.

Debido a que la ley es muy reciente y aún falta mucho por hacer y avanzar en la implementación, las articulaciones y acciones suceden “por voluntarismo, por el compromiso profesional y por quienes creen que esto es un derecho y lo reafirman todos los días desde su trabajo”, sostuvo la referente de Dora.

La militante también se refirió a los acompañamientos abortos que realizaron en 2021, en enero y febrero, que fueron 37, “y a nivel red son 2.974 acompañamientos en ese período de tiempo”. En tanto que en términos de cantidad de llamadas Ale indicó que reciben entre 3 y 4 por día aunque no todas son vinculadas a IVE, sino también a métodos anticonceptivos y sugerencias de ginecólogas amigables y garantes de derechos. En tal sentido, Ale añadió: “Estamos recibiendo por consulta de aborto entre 6 y 7 llamados semanales. En otras palabras, recibimos más de 20 llamados, pero 7 de ellos son por necesidad de acompañamiento de aborto”. Cabe señalar que la línea de Dora está abierta de lunes a viernes de 9 a 18.

Por otro lado, la integrante de la colectiva manifestó que lamentablemente “la provincia no tiene una mirada sancionatoria ante quienes no cumplen o violan derechos, pero sí hay una sobrecarga de trabajo y de demandas a quienes los garantizan y eso no se traduce en salarios mejores”. Un ejemplo de ello son los equipos docentes de Educación Sexual Integral, y los y las profesionales de la salud.

Avances

Desde la sanción de la normativa 27.610, la responsable del Programa de Salud sexual y Reproductiva de la provincia y referente del movimiento de mujeres, Lucy Grimalt, indicó a UNO que es posible hacer tres lecturas acerca de los impactos que tuvo. “El primero es que las mujeres se enteran que pueden recurrir al sistema sanitario público por una IVE, lo cual a su vez generó un aumento en la demanda”, señaló. Esto por añadidura se traduce en aumento de la cantidad mensual de pedidos de medicación (Misoprostol 200) que hace el Programa para proveer a los efectores.

Lucy Grimalt.jpg

En tanto que “el segundo impacto es que los y las profesionales de la salud ya saben que ahora hay un respaldo legal para realizar la práctica, y las más jóvenes comienzan a garantizarla, la mayoría son mujeres hay que decirlo”, afirmó la referente.

Acerca de los avances, Grimalt también hizo hincapié en que a principio de 2021 se contaba con 15 profesionales en la provincia que realizaban IVE y hoy se supera a los 40. “Actualmente en las cuatro regiones sanitarias hay un establecimiento sanitario que garantiza la IVE en el primer trimestre de embarazo donde el procedimiento es ambulatorio. Y respecto de la IVE en el segundo trimestre, cuando hay causal, estamos avanzando en garantizarla paulatinamente”, sostuvo la responsable del Programa.

En forma coincidente con María Elena Ale, Grimalt expresó que uno de los problemas que se presenta actualmente es que las mujeres llegan con su embarazo al segundo trimestre porque por diferentes razones no pueden acercarse antes al sistema de salud, pero “sabemos que muchas de las situaciones tienen que ver con que desconocen que hay una ley, no saben que pueden ir a un centro de salud y no saben cuáles son esos efectores”.

El desconocimiento de la Ley se vuelve un factor común desde ambas visiones, y en esa línea Grimalt consideró: “Es real que falta una fuerte campaña de difusión, eso es así. No lo podemos negar, pero necesitamos mirar qué fortalezas tenemos y el 0800 222 3434 es una. Esta línea sí está funcionando y es lo que necesitamos difundir”.

Capacitaciones

En materia de capacitaciones Grimalt destacó que vienen desarrollando distintas estrategias en pandemia. En principio desde el Programa, en febrero, se mantuvo una reunión con los efectores que ya venían realizando la Interrupción Legal del embarazo (ILE) por causales y que inmediatamente comenzaron con IVE. Con ellos se conformó la red sanitaria para garantizar la Ley 27.610. Ese mismo mes, con la colaboración de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva se hizo otra reunión pero con todos los demás efectores y hospitales sobre todo, que no estaban realizando aún la práctica para informarles de qué se trata la ley, cuáles son las obligaciones y qué es lo que tienen que hacer. Estas dos reuniones grandes fueron articuladas con las direcciones generales del Segundo y Tercer Nivel, y del Primer Nivel de Atención y de Asuntos Jurídicos.

Luego Nación realizó un curso de formación de dos meses, de libre inscripción, sobre la práctica en sí misma y estuvo dirigido a profesionales que realizaban IVE o quisieran comenzar a hacerla.

Más adelante, en la medida en que las restricciones por la pandemia lo permitieron, el equipo del Programa realizó capacitaciones presenciales, en marzo y parte de abril, en los hospitales San Miguel de San Salvador, San Benjamín de Colón y en Feliciano.

Por ejemplo, “el establecimiento San Miguel de San salvador comenzó a realizar interrupciones de embarazos del primer trimestre ahora en abril, se incorporó”, destacó como un avance Grimalt.

Otra de las estrategias es la disposición de una profesional para acompañar la conformación de nuevos equipos en diferentes efectores. “Esa instancia la comenzamos a realizar en el centro de salud Ramón Carrillo de Paraná y allí se ha terminado de conformar un equipo con instancias de capacitaciones, y con esta profesional que asesora durante el proceso para dejar capacidad instalada”, dijo la referente.

Por último, la consolidación de los equipos requiere de tiempo y una vez que se comienza en un lugar a realizar la IVE, es preciso que no se retroceda pasado un tiempo y nuevamente no se garantice este derecho explicó Grimalt. Y agregó que en simultáneo a este trabajo se debe informar a las mujeres de la Ley vigente y que nadie puede negarles la práctica.

Consultas de IVE y temas afines Quienes tienen consultas o dudas sobre IVE pueden llamar a la línea del Ministerio de Salud de la Nación 0800-222-3444 (atención específica vinculada a derechos sexuales y reproductivos), o comunicándose con Dora te escucha: 0343 154 724949 (Paraná); 03442 479-819 (Costa del Uruguay); y 3437 408 594 (Santa Elena).

Relatos de aborto en cuarentena

Si hablamos de la decisioón de interrumpir un embarazo durante la cuarentena del año pasado, donde todo giraba en torno al Covid-19, no es posible estar ajenos al crudo relato delas mujeres que lo hicieron por diferentes razones, todas válidas y necesarias de ser acompañadas.

Sol, de 22 años, oriunda de la ciudad de Paraná, expresa desde su experiencia: “Mi útero expulsó con el dolor que solo la fuerza de la decisión puede resistir. Un desgarro que data de generaciones, de mandatos impuestos que acaban con nuestras vidas y sueños (…) Mi útero duele acompañado amorosamente. Mi útero aún duele pero late con fuerza. Mi útero gesta la poesía de la libertad”.

En consonancia, Natalia, de 27 años, de Santa Fe, narra su desesperante situación. “Soy niñera y empleada doméstica. El 2 de abril de este año (2020) ya estábamos en una cuarentena estricta, la cual me dejó sin trabajo por un mes y medio. Estaba con 13 semanas aproximadamente de embarazo, no sabía qué hacer (…) Me animé a escribirles (a las socorristas) porque estaba desesperada. Después de una semana de charlas (…) decidí hacerlo en mi casa acompañada de mi pareja. Cami (la socorrista) nunca me dejó sola (…), tardé todo un día en expulsar el feto. En cuarentena las sentí conmigo a todas las Nanas Socorristas”.

En tanto, Valeria 37 años, de Santa Fe, cuenta: “Me enteré de mi embarazo, con tres hijos me pareció imposible, junto con mi edad y mi trabajo, otro bebé no fue buena noticia. Me informé con las chicas socorristas. Y llegué a concluir un aborto seguro”.

Otra mujer que puso en palabras su vivencia fue Mariana de 39 años de Córdoba: “Me encontré con un embarazo a las pocas semanas de que empiece la cuarentena, estando distanciada de la que es ahora mi pareja. Cada uno tiene hijos por su lado. Tengo tres nenes pequeños de 3, 5 y 7 años y la verdad que para mí en este momento hubiese sido imposible llevar adelante un embarazo. Yo me quedé prácticamente sin trabajo (...) pensé en la alternativa del aborto y encontré a las socorristas en la web. Han sido para mí, luz en medio de la noche. Todo salió muy bien, normal y no me arrepiento.

Estas narraciones fueron reunidas en el documento Relatos de aborto en cuarentena por las Socorristas en Red.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario