Industria
Sábado 16 de Marzo de 2019

La industria funciona apenas por encima del 50% de su capacidad

"La actividad está en caída y todavía no tocó fondo", dijo Bourdín. Sin despidos masivos, en el Parque Industrial de Paraná cayeron contratos

"Es difícil comparar con 20 años atrás. La economía y la producción industrial está en caída y todavía no tocó fondo", dijo el presidente de la Asociación de Empresarios del Parque Industrial (Asempi) de Paraná, Gabriel Bourdín.
La capacidad instalada de la industria en el país se ubicó durante el primer mes del año en el 56,2% promedio, con rubros más afectados que otros: por ejemplo, debajo del 50% de su capacidad, o con más instalaciones ociosas que en actividad, figuraron rubros como productos de caucho y plástico (48,4%), la industria metalmecánica, excepto automotores (38,4%), productos textiles (31,4%) y la industria automotriz (15,7%). En cambio, por encima se situaron productos del tabaco (83,9%), refinación del petróleo (76,6%), industrias metálicas básicas (71,7%), sustancias y productos químicos (68,9%), papel y cartón (67,4%), productos alimenticios y bebidas (57,5%).

"Los promedios son nacionales y equivalentes a la región. Hay zonas que pueden estar más afectadas por la propia antigüedad de la industria; siempre hay una parte de instalaciones obsoletas que suma entre 10 y 15 puntos, nunca tenemos el 100% del uso de la capacidad y las actividades son aproximadamente al 80% o 85%. La caída se puede decir que está llegando a un tercio", indicó.

Ante ese panorama, el dirigente del plástico sostuvo que las empresas del polo fabril en la capital provincial dispusieron medidas como horas extras, vacaciones, que son las habituales ante las crisis, y el paso siguiente requiere una reestructuración organizativa. De todos modos, aclaró que no hubo despidos masivos, sino solo la discontinuidad de trabajadores contratados.

"En el Parque Industrial hay muchas industrias con problemas, todas vinculadas a la construcción, a la metalmecánica como fabricantes de aberturas y otros insumos industriales que están con una caída importante y marcando un descenso que no hace pie. Uno no termina de saber dónde es el piso", planteó.
En materia laboral, remarcó que el caso de Longvie es especial por la situación de la firma a nivel nacional, con cierre de plantas y producción al mínimo. Es el caso más emblemático que atraviesa la industria de Paraná.
"El empresario genuino de Paraná está haciendo un esfuerzo grande para mantener a su personal. Uno no tiene que olvidarse que la gente es parte de la industria manufacturera. No es una regla de ajuste, al contrario, es muy importante el personal porque se lo va calificando día a día, y si vuelve la actividad uno se quedó sin ese personal calificado y no se consigue. Por eso se trata de hacer esfuerzo entre las dos partes y sostener la situación, que es muy difícil", dijo el empresario dueño de Petropack, que contó que entre las empresas del polo fabril de la capital provincial se creó una bolsa de trabajo con personal calificado para evitar que se pierdan puestos de trabajo.

En cuanto al diagnóstico de la situación, señaló a UNO: "Vemos fundamentalmente que atravesamos un problema grave. A partir del momento de la devaluación del peso, en junio del año pasado, el país dejó de crecer y tenemos el resultado de la caída. De pronto la tasa de interés que no deja financiarnos, la falta de crédito que se agudizó, el crecimiento impositivo y la falta de consumo es un cóctel ideal para estar muy preocupados", reseñó.
Y en otro tramo de la conversación, tras cuestionar al gobierno nacional por políticas en contrasentido –había premios para quienes exportaran, y luego volvieron las retenciones a los productos manufactureros–, también advirtió que Provincia y municipios no colaboraron en morigerar la crisis, por ejemplo con reducciones impositivas.
"En todas las provincias sus mandatarios se quejan de que está alto el costo de la energía, que aumentó un 250%. Pero también todos los impuestos que allí están gravados como Ingresos Brutos, las tasas de Higiene y Profilaxis, o de Alumbrado no bajaron nada. Entonces nadie morigeró lo que realmente cobra; se quejaron de lo que cuesta la energía pero tampoco levantaron el acelerador con el impuesto, y así terminaron cobrando dos o tres veces más. Estas distorsiones son las que no ayudan a pasar la crisis, y que todos la sintamos un poco", y se mostró poco esperanzado en un cambio en los próximos meses, teniendo en cuenta el plan de déficit cero que lleva adelante el Gobierno: "Lo único que se quiere es recaudar más y gastar menos. Es un ajuste fenomenal".

Comentarios