Secciones
Bienestar psicológico

La Importancia de tener Amigos

Domingo 31 de Marzo de 2019

Cuando hablamos de amistad nos referimos a ese vínculo estrecho emocional con personas que elegimos con el corazón, por lo tanto se descartan aquellas personas que son simplemente "conocidas", o por lo menos que se haya compartido al menos 5 años de relación.
Ahora bien... ¿saben que la verdadera especie en extinción no es el Panda, por ejemplo? Parecería descontada la respuesta, ¿no? Pues no es así. La verdadera especie en extinción que tendríamos que proteger los seres humanos son los amigos íntimos, más estrechos, sí, así como lo estás leyendo. Es bastante fuerte y dolorosa esta afirmación, porque son justamente las relaciones interpersonales las que nos ayudan a dar un significado y a dar un valor adjunto, especial a nuestras vidas. La falta de afecto se puede volver peor que padecer una infección que podamos padecer temporáneamente.
Como seres humanos necesitamos con asiduidad el contacto social, el sentimiento de apego,un sostén de parte de un otro significativo para poder dar sentido a nuestros sentimientos y actividades que realizamos diariamente. Pero en esta época histórica y contextual no nos estaríamos comportando de forma de buscar estos vínculos mas estrechos.

¿Cómo hacer para tener amigos?
1. Empezar por posicionar el "Turbo" en dirección a la amistad. Las investigaciones dicen que se necesita al menos noventa y cuatro horas de estar juntos para arrancar que un "conocido" se convierta en un amigo ocasional. Ciento sesenta y cuatro horas para pasar de una "amistad ocasional" a ser un amigo verdadero. Y doscientos diecinueve horas para pasar a la categoría de "mejores amigos". Con esta cantidad de tiempo necesario para "hacer" una amistad parecería casi imposible poder llegar a cumplirlo y la razón de que demore tanto tiempo para llegar a una intimidad más profunda, tiene que ver con el miedo. Nos sentimos asustados si tenemos que meternos al "desnudo" delante de otros y comprometerse en una relación. ¿Y si este temor desapareciera? Tal vez seríamos más capaces de crear buenos amigos en menos tiempo. Abrirse de forma mas espontánea para conocer al otro, interesarse, preguntarle con verdadero interés, hará que los tiempos disminuyan. El grado de profundidad de lo que vamos hablando, compartiendo y preguntando mientras vamos construyendo el lazo de amistad nuevo, es lo que va dar "velocidad" a sentir una relación mas vinculante. ¡Preguntas profundas, respuestas profundas! La idea es que se terminen encontrando dos intimidades.
2. Compartiendo esperanzas, sueños, sentimientos, recuerdos, etc., de a dos, que inclusive te causen sensaciones incomodidad y desagrado, inclusive serían buenas señales, porque en general buscamos evitar esas sensaciones de malestar que en realidad no te dejen avanzar. Fluyan, muéstrense vulnerables, así somos también de vez en cuando, forma parte de la construcción de las relaciones.
3. Poner en práctica ser más sociables de forma no tan "protegida". Hacemos muchas cosas para no mostrar nuestras debilidades, para no tener que exponernos demasiado al prejuicio de los otros. Por una parte este comportamiento nos protege, pero al mismo tiempo nos impide conectarnos con los otros o no permite que los otros se conecten con nosotros. Busquen de felicitar a los que quieren, reconocerles sus actitudes y gestos positivos. Si el otro no inicia una conversación, lo puedes hacer tú si quieres también, no tengan miedo de sentirse tontos, eso no es lo que debería importar. Aprendan a salir de la zona de confort para sentir mas en las relaciones. Respiren profundamente, tomen impulso y vayan hacia el otro espontáneamente. Prueben a verse diferente sin poner en marcha el temor y vean qué pasa. Cuando renuncien a los comportamientos evitantes de inseguridad, se terminarán dando cuenta que no son tan débiles como creían, sino que se han convertido en mas auténticos y seguramente serán mas apreciados por quienes te elijan para ser su amigo. Esto evita la hipocresía, poder conectarse mejor con los demás y sentirme mejor consigo mismos. Salgan de la posición de estar "a la defensiva".
4. Utilicen el "otro cerebro". El neuro licenciado Meteo Liberman ha descubierto que dentro de nuestra mente tenemos dos tipos de áreas diferentes, una mas social y otra mas analítica. Lo importante a saber, es que cuando una parte trabaja de forma mas exacerbada, la otro parte trabaja por debajo, enlenteciendo la otra. Y teniendo en cuenta que pasar del tiempo con amigos no es un problema analítico para resolver, tendría que ser vivido con nuestra parte más social del cerebro; buscando dejar a un lado esa parte analítica que no nos estaría sirviendo para la ocasión. ¿Y cómo es que se haría ese "switch"para poder cambiar? Es suficiente prestar atención, focalizar, estar plenamente en el presente en ese momento elegido con amigos. Hablar con nuestra parte analítica y pedirle que en ese momento no nos interrumpa.
5. Poner en marcha el rol social, ese que tiene que ver con interaccionar, comunicarse con todas las diferentes partes de nuestra personalidad en la interacción con el otro. Cuando estamos con nuestros amigos, simplemente tener en mente esta idea de poner en escena, recitar todo lo que somos con nuestros mejores recursos sociales, animarnos, será suficiente para estimularnos a querer seguir en ese camino hacia el encuentro con los otros. Hace que la ansiedad disminuya produciendo más una escena de juego y distensión que llevan al encuentro de autenticidades. Rompan estructuras y reglas demasiados rígidas de vinculación a las cuales solemos atenernos. Esto no significa dejar de ser uno mismo, pero ayuda a darse cuenta que dentro de ustedes se encuentra una amplia gama de esfumaturas caracteriales que se ven influenciadas según el contexto en el que nos encontremos. No tener temor a mostrar diferentes partes de vos mismo. Buscar hacer salir la parte mas funcional de tu verdadero yo. Demostrarnos a nosotros mismos ganas de seguir aprendiendo para relacionarnos mejor.
6. Demostrar que te interesa el otro realmente. Una verdadera amistad requiere empeño. Un buen amigo siente comprometido con la relación y muestra interés. Y lo tendrían que sentir ambas partes. Preguntate: ¿estoy dispuesto a darle a mi amigo algo de mí mismo, aunque sea en términos de tiempo y recursos?
7. Aprender a comunicarse. La amistad no puede crecer hay una comunicación regular y se comparten intereses comunes. Saber inclusive respetar opiniones diferentes, ayudar a darle coraje, hacerle ver si percibimos que podrían llegar a hacerle daño desde afuera alguien o algo, tratarlo con gentileza y respeto.
8. Buscar tener expectativas reales del otro. Cuanto mas se volverá íntima la relación, mas se verán los defectos del otro. Los amigos no son perfectos, tampoco ustedes. Lo importante es saber apoyarse en el otro con nuestro defectos y virtudes sin sentirnos rechazados.
9. Saber buscar amigos en otros contextos diferentes, alargar la red. Generalmente nos movemos en círculos estrechos de relaciones y no vemos que éste podría ser mucho mas amplio. No limiten los horizontes, estén atentos mas allá de lo que habitualmente están acostumbrados a ser, muéstrense curiosos a otras perspectivas y personas. Enriquecerá seguramente la visión de nuestras vidas, mejorando con estímulos que tal vez no hubiésemos pensado de encontrar.
No busquen de ser "populares" con las personas que encuentren en general cuando en realidad lo que queremos es hacer verdaderas relaciones de amistad mas profundas. Sean simpáticos, cooperativos, solidarios, disponibles, abiertos al otro. Porque quien busca la popularidad lo que en realidad busca es algún tipo de ganancia en la relación. Quien verdaderamente quiere generar simpatía y empatía se irá a preguntar: ¿de qué forma puedo contribuir? Se da, se muestra disponible hacia el vínculo con el otro generando amistades mas profundas y duraderas en el tiempo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario