Secciones
Aumentos

La harina subió un 12% y la próxima semana se trasladaría al pan

En Buenos Aires hay zonas donde ya se vende a 110 pesos el kilo. En Paraná todavía está entre 50 y 75 pesos, pero no descartan incrementos

Sábado 08 de Junio de 2019

La bolsa de harina de 50 kilos subió alrededor de un 12% esta semana: de 900 pesos pasó a costar 1.010 pesos en promedio. Este aumento ya impactó en el precio del pan en Buenos Aires, donde hay locales del rubro que remarcaron el precio y hoy venden el kilo a 100 pesos, y algunas incluso a 110 pesos.

Si bien en Paraná todavía no hubo incrementos, referentes del sector advirtieron que es imposible sostener los mismos valores frente a los nuevos costos de la harina, cuyo aumento se suma al de otros insumos que subieron hace un par de meses. Por ahora se puede conseguir el kilo de pan a 50 pesos en algunos barrios de la capital entrerriana, y en el centro ronda los 75 pesos; en tanto que las facturas oscilan entre 15 y 20 pesos. Quienes están detrás del mostrador recordaron que la última modificación de los precios fue hace poco más de un mes, a fines de abril.

Andrés Fontana, titular de un tradicional supermercado de calle Churruarín al 1900, contó a UNO: “Nosotros elaboramos el pan y lo tenemos a 49,99 el kilo. Tratamos de sostener un precio lo más bajo posible porque es un alimento con mucha demanda en las familias del barrio. Pero los proveedores ya nos avisaron que la harina sufrió un incremento que ronda el 10%; aducen que es por el precio de combustibles, de los fletes y demás”.

“Por ahora tenemos stock de harina y todavía no hemos tenido que comprarla más cara; pero de ser así, vamos a tener que tocar un poquito al precio del pan”, señaló.

Por su parte, Gabriel Toso, propietario de un local del rubro en calle Perú y secretario de la Federación Industrial de Panaderos y Afines de Entre Ríos, sostuvo que ayer se enteró de la suba de la harina y advirtió que “además subieron hace un par de semanas todo lo que es materia grasa: la margarina, la manteca, y la misma grasa”. Y acotó: “Estos insumos tuvieron un fuerte incremento, que ronda entre un 40% y un 50%”.

“En Paraná todavía no ha aumentado el precio del pan, pero es algo que va a suceder, si no es la semana que viene será la otra, pero inevitablemente tenemos que trasladar las subas al valor de venta al público porque hubo aumentos también en los costos impositivos, las cargas sociales, en los servicios como la luz y el gas; y al aumento de las materias primas hay que sumarle ahora el de la harina. También las paritarias se definieron con un incremento del 30% para los trabajadores del rubro, así que indefectiblemente alguna suba del pan va a haber”.

Si bien el pan es tradicionalmente un alimento de consumo masivo en el grueso de los hogares, afirmó que por su valor las ventas han caído alrededor de un 30%: “Ya casi nadie viene a comprar un kilo de pan, sino que piden de acuerdo al dinero que tienen disponible, algunos por 30 pesos, otros por 20 y hasta por 10. Frente a esta situación es cada vez más difícil que las panaderías se sostengan. Vemos constantemente en las vidrieras los carteles que dicen ‘liquidación por cierre’, y está pasando en todos los barrios”, evaluó.

A su vez, comentó que la semana pasada junto a sus pares del país mantuvieron una reunión en Buenos Aires y que la situación se repite en las diferentes provincias: “La problemática es la misma en distintos lugares”, aseveró.

Por otra parte, comentó que resignar calidad para abaratar los costos no es una opción que se baraja: “No hay tanta diferencia de precios entre una materia prima de mayor calidad y alguna marca más económica; estamos hablando de un 10%. Y hoy uno apuesta a tener más calidad y competir aunque sea con eso: que nos elijan porque hacemos el mejor pan, la mejor torta negra, el mejor bizcocho o la mejor medialuna”.

Sobre la suba de la harina, cuestionó: “Nos estamos preguntando a qué se debe este incremento. Aunque uno se pone a pensar en que hubo una cosecha récord de trigo y la realidad es que los productores se manejan con un precio internacional, porque les conviene más vender afuera y no al mercado interno, cuando debería haber un precio diferente en cada caso”.

Por su parte, Javier Schnitman, titular de la Dirección de Seguimiento de Precios de Entre Ríos, indicó a UNO que desde enero a mayo de este año el pan tuvo una variación del 10%, pero observó que desde diciembre de 2015 hasta el mes pasado las sucesivas subas suman un 310%.

Otro alimento de la canasta básica que posiblemente vaya a ser remarcado en estos días es la leche, ya que La Serenísima aumentó otro 20% y la tendencia es que las otras también incrementen sus valores. Actualmente el sachet de litro se consigue a 45 pesos en cadenas de supermercados, donde es la única opción disponible, ya que no hay stock de otras marcas a pesar de los anuncios hechos tras el acuerdo de Precios Esenciales.

En las góndolas puede encontrarse el litro de larga vida de la firma Mastellone a partir de los 60 pesos y en estos casos sí hay alternativas de segundas marcas a 47 pesos, al menos por ahora.

Sobre este incremento, Andrés Fontana señaló que en el supermercado que es propiedad de su familia el precio está estable: “Por ahora no nos han aumentado los proveedores, pero ya me comentaron que a partir del lunes pueden llegar a aumentar. Cuando modifica el precio La Serenísima también lo hacen las otras marcas”, analizó.

“En estos productos ponemos poco margen de ganancia, porque rotan bastante. Tenemos para la venta Ramolac, a 40 pesos; y La Serenísima a 50 pesos”, sostuvo, y sobre el stock, comentó: “La Serenísima siempre se consigue, pero en el caso de Ramolac solemos pedir 20 cajas por semana, pero llegan siete u ocho”.

Acerca de la evolución de precios de la leche este año, Javier Schnitman manifestó: “De enero a mayo los valores de leche en sachet de primera marca sufrieron un incremento del 22,32% y las más económicas de un 49,50%. En el caso de las larga vida, las de marca subieron un 26,09% y las de segundas marcas un 57,86%”. En este marco, resaltó que “los productos más económicos aumentan más que los de marca”, situación que termina afectando a los sectores más vulnerables de la población.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario