Secciones
Comercio

La gran expansión del comercio electrónico y móvil define nuevos hábitos de consumo

El E-Commerce y el M-Commerce llegaron para quedarse y desafían a quienes vendían o compraban solamente de manera presencial.

Sábado 04 de Julio de 2020

Aun antes de declarase la pandemia, el comercio electrónico en la Argentina se fue expandiendo a un ritmo constante. Y además de los sitios tradicionales de ventas con esta modalidad, fueron surgiendo otras plataformas con el fin de competir en un mercado que fue cobrando mayor impulso.

En este marco, la Confederación Argentina de la Mediada Empresa (CAME) advirtió esta demanda, y comenzó a desarrollar hace más de dos años su propia plataforma digital, no solo para abaratar costos, sino para que las Pymes puedan generar más transacciones comerciales, extendiéndose hacia otros puntos del país e incluso del extranjero.

comercio electrónico.jpg
Aun antes de declarase la pandemia, el comercio electrónico en la Argentina se fue expandiendo a un ritmo constante. Y además de los sitios tradicionales de ventas con esta modalidad, fueron surgiendo otras plataformas con el fin de competir en un mercado que fue cobrando mayor impulso.

Aun antes de declarase la pandemia, el comercio electrónico en la Argentina se fue expandiendo a un ritmo constante. Y además de los sitios tradicionales de ventas con esta modalidad, fueron surgiendo otras plataformas con el fin de competir en un mercado que fue cobrando mayor impulso.

A partir de la cuarentena, el comercio electrónico o E-Commerce, alcanzó cifras récord, según un estudio realizado en abril de 2020 por la consultora Kantar para la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE): “El 31% de los argentinos incrementó sus compras online, superando en 12 puntos a la medición realizada a fines de marzo, cuando se decretó el aislamiento preventivo”, señaló el organismo. Según este análisis, “a partir del 20 de abril, momento en que queda habilitada la venta minorista a través de E-Commerce para todos los rubros, se aceleró el crecimiento, con un incremento del 111% en facturación, 54% en órdenes de compra y 87% en productos vendidos, en comparación con una quincena promedio del primer trimestre 2020”.

No obstante, si bien fue una opción que permitió que numerosos sectores pudieran seguir trabajando aún a puertas cerradas, para la mayoría de los comerciantes de Paraná la venta online significó un verdadero desafío, que tuvieron que afrontar en tiempo perentorio.

En la capital entrerriana algunos rubros encontraron enseguida una salida y superaron el desconcierto causado por esta inusitada realidad que trajo el coronavirus, pero otros debieron armarse de paciencia hasta reabrir sus puertas, ya que las ventas no fueron las esperadas. Sin embargo, la mayoría sigue ofreciendo hoy en día la posibilidad de adquirir sus mercaderías a través de las redes sociales o sus plataformas, y enviarlas por delivery, ya que según afirman los especialistas, estos nuevos hábitos de consumir a través de Internet llegaron para quedarse.

A la modalidad del E-Commerce se suma también M-Commerce -es decir, el comercio que se realiza desde un teléfono móvil u otro dispositivo inalámbrico- y hasta conquistaron a una franja de la población que hasta entonces solo había realizado compras presenciales, que en muchos casos pronto se adaptó a las góndolas virtuales y al pago con medios electrónicos.

Sebastián Borrás es pionero en la región en comercio electrónico. Su empresa Pathfinding está abocada al desarrollo de software y brinda soporte a Amazon hace 12 años. Además, es uno de los impulsores de la plataforma Vamos Rápido en Paraná, y en base a su vasta experiencia aseguró a UNO: “Las ventas en las plataformas de marketplace se dispararon tanto en Argentina como en el mundo; siguen teniendo un crecimiento muy fuerte y también se están canalizando otros tipos de consumo”.

A su vez, reflexionó: “Creo que también el Covid-19, como todas las grandes bisagras de la humanidad, generan cambios, usos y costumbres. Eso ahora se está viendo”.

Sobre este punto, evaluó que la gente, al no poder salir, tiene un remanente de consumo que antes destinaba para otras cosas o para algún esparcimiento, y ahora “lo único que puede hacer es comprarse cosas por Internet”.

“Nosotros tenemos varios clientes que están en el rubro de tecnología, y cobró una relevancia muy fuerte la venta de todo lo que es informática y dispositivos de comunicación, y se aceleró esta demanda, por ejemplo”, afirmó.

Respecto del M-Commerce, Borrás refirió que forma parte de un proyecto que nació en Paraná, ahora está también en Río Cuarto, y están desembarcando en Rosario, acelerando este proceso por la urgencia, ya que muchos comercios necesitan de plataformas de este tipo. “Si bien hacemos seguridad informática, consultoría y demás, tenemos un perfil marcado en todo lo que es desarrollo E-Commerce y hace tres años desarrollamos una propuesta muy similar a Amazon Prime Now. Antes de que desembarquen plataformas similares, lanzamos en Paraná un desarrollo con la idea de un entorno de implementación de envíos, y ese proyecto creció mucho”, dijo, y remarcó: “Hoy tiene vida propia y hay más inversores, integrando varias soluciones en una misma plataforma: la parte de restaurantes y de supermercados –con un formato similar al de Amazon– con entrega en menos de una hora, que fuimos perfeccionando y luego le agregamos el servicio de taxi. Además, tenemos una billetera, que la estamos integrando actualmente a un banco para ofrecer otro tipo de soluciones en la misma plataforma”.

“Nuestra propuesta es un supermercado a puertas cerradas y se vende exclusivamente en la plataforma, y trajimos un modelo eficiente de entrega, lo que hace a un nivel de servicio distinto, incluso en el manejo de mercadería”, destacó.

Además de centralizar las soluciones, Borrás y sus colaboradores supieron adaptarse para cumplir fehacientemente con el caudal de pedidos que los desbordaba cuando se decretó la emergencia sanitaria del Covid-19, logrando que cada “héroe” -como han decidido llamar a los cadetes- entregara en taxi alrededor de ocho pedidos por hora, siempre priorizando la mejor experiencia para los clientes.

Por otra parte, atento a que los hábitos y costumbres juegan un papel fundamental en las conductas de consumo, Borrás rescató otra de las tantas innovaciones que incorporaron a partir de la pandemia: “Inauguramos una línea de comunicación para clientes de más de 65 años, a los cuales les entregamos la mercadería en menos de una hora, sin cobrarles el envío. Se trata de una población que no puede salir y tenía que depender de alguien que le hiciera las compras. Le dimos prioridad y un grupo de chicos dispuestos para atender el teléfono fue capacitando a esta franja etaria para enseñarles a utilizar la plataforma y se transformaron en fanáticos nuestros”, subrayó.

“Entre las calificaciones y comentarios que hacen en nuestra página aseguran que se sienten independientes y es un segmento que nos valora mucho”, concluyó, destacando la experiencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario