Paraná
Martes 18 de Diciembre de 2018

La ex-Sala Mayo de Paraná volverá a ser explotada por capitales chinos

El Centro Comercial firmó un contrato de locación por tres años con empresarios del país asiático. Funcionará un nuevo restaurante

Luego de varios meses sin actividad, y tras finalizar el proceso legal del cierre del anterior emprendimiento –que incluyó la subasta y remate de bienes–, en una semanas más la ex-Sala Mayo volverá a recobrar movimiento.
El Centro Comercial e Industrial de Paraná –propietario del inmueble– firmó días atrás un nuevo contrato de locación con empresarios chinos. La vigencia de la relación contractual será por tres años, y ya se iniciaron los primeros trabajos en el interior de la exsala cultural.
La decisión de abrir el espacio a un nuevo emprendimiento gastronómico del tipo "tenedor libre" llegó luego de infructuosas negociaciones con distintos oferentes, pero llamó la atención el escaso interés expuesto por inversores locales.
El titular del Centro Comercial Jorge López confirmó a UNO que el grupo económico que se hizo cargo de la explotación del lugar no tenía aún inserción en el ámbito local. Se trata, dijo, de empresarios del país asiático con antecedentes de emprendimientos gastronómicos en otras ciudades del país, como Mar del Plata, Pergamino y otras del interior de Buenos Aires.
"Acordamos un contrato de tres años de duración, y ya se iniciaron distintas obras en el edificio, que se encontraba muy afectado por la falta de mantenimiento", indicó. Las intervenciones abarcan desde instalaciones de electricidad y de gas, hasta otras relacionadas a la parte donde funciona la cocina.
La ex-Sala Mayo, emplazada frente a la plaza principal de la capital provincial, albergó durante los últimos 18 años al restaurante Petra. Desde el año 2000 funcionó un tenedor libre, que en la práctica fue pasando por distintas manos, aunque siempre personas oriundas del país asiático. A fines de abril, ante la decisión del Centro Comercial por no renovar el contrato con los entonces locatarios, el restaurante cerró sin pagar ni cumplir con las obligaciones con sus trabajadores.
Ni la intermediación de la Dirección Provincial del Trabajo logró hallar a los responsables, para que se abonen salarios e indemnizaciones adeudadas. La situación irregular se extendió hasta fines de septiembre, cuando se pudo realizar una subasta de los bienes y equipamiento existente, para que los trabajadores puedan obtener de allí parte de la deuda que les dejó su patronal.
Recién cumplimentados esos plazos y con el salón ya vacío, la institución paranaense pudo retomar su dominio de la propiedad, y se avanzaron y profundizaron las negociaciones con distintos oferentes.
Tal como había testimoniado UNO meses atrás, hubo una propuesta de una franquicia nacional de comidas rápidas, algún tanteo por emprendimientos de carácter cultural, pero finalmente prosperó el interés del grupo chino, al que López indicó que llega a Paraná con buenos antecedentes.
De todos modos, el dirigente de la institución gremial no ocultó su desazón por la falta de interés en el ámbito local, para llevar adelante alguna otra propuesta. "Entendemos que es un momento difícil de la economía, con mucha incertidumbre respecto a los próximos meses, lo que pudo haber llevado a que determinadas ideas o intereses no se cristalicen. Una lástima", sostuvo.
La situación parece similar a aquella del año 2000, en que luego de varios años en que el edificio fue ocupado por la Fundación BICA para desplegar desde allí una intensa actividad cultural, desembarcó el local gastronómico, a fines de 2000.
Justamente a inicios de siglo, el lugar permaneció más de un año sin ser alquilado y con notables problemas edilicios.
"En ese momento buscamos distintas alternativas, y lo mejor fue ese emprendimiento, porque se hicieron distintas obras que eran urgentes. Tampoco en ese momento se concretó ninguna propuesta de inversión firme alternativa.
López estimó que las obras que actualmente se desarrollan en el interior de la ex-Sala Mayo se extenderán algunas semanas más, y estimó como posible que reabra sus puertas a fines de enero, dependiendo justamente del ritmo de los trabajos.

Detalles
La ex-Sala Mayo se encuentra en la Planta Baja del inmueble ubicado en calle 25 de Mayo N° 28. El edificio fue una obra de Alberto Marangunich, expresidente de la institución que nuclea a los comerciantes e industriales de Paraná, quien junto con otros directivos, durante de la tercera década del siglo XX construyeron esa sede. La previsión que adoptaron fue que la sala Mayo, y el local ubicado a su lado, hacia el este, permitieran a la entidad obtener recursos económicos para el mantenimiento y funcionamiento del Centro Comercial con sede en la capital entrerriana.
"La institución no funciona solo con el recurso de las cuotas societarias. Sería imposible para la actividad que se realiza y para cumplir con las obligaciones con su personal. Por eso durante las tratativas exigimos que los interesados en el lugar lleven adelante una explotación que les permita dar rentabilidad", acotó López.
El edificio había sido inaugurado el 15 de septiembre de 1930. Y funcionó como cine y teatro hasta 1990.



Comentarios